CIA: “La señora de Perón ha mostrado un patrón duradero de reaccionar al estrés personal o político con angustia y depresión”.
CIA: “La señora de Perón ha mostrado un patrón duradero de reaccionar al estrés personal o político con angustia y depresión”.

"Los médicos han confinado a la señora de Perón a su cama, lo cual desencadenó una nueva ronda de especulación sobre si ella solicitará una licencia, posiblemente por un largo periodo de dos meses. Aunque sus asistentes de prensa describen sus dificultades como una gripe, ella sufre un grave cuadro nervioso y necesita frecuente sedación fuerte. Bajó mucho de peso", resumió la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

El cable secreto, que pertenece al último paquete de documentos desclasificados en los Estados Unidos sobre los años 1976-1983, llega un poco más atrás en el tiempo: al desmoronamiento del gobierno de Isabel Perón, quien asumió la presidencia argentina tras la muerte de su marido, Juan Perón. Tiene fecha del 25 de julio de 1975 y muestra la preocupación de la inteligencia estadounidense por el modo en que se asomaba un "vacío político".

Isabel Perón empeoró, cuenta un documento desclasificado, tras la expulsión de José López Rega de su gobierno. (Archivo La Gaceta)
Isabel Perón empeoró, cuenta un documento desclasificado, tras la expulsión de José López Rega de su gobierno. (Archivo La Gaceta)

"La señora de Perón ha mostrado un patrón duradero de reaccionar al estrés personal o político con angustia y depresión", siguió el texto. "Ha tenido graves reacciones emocionales en el pasado, ante la pérdida del apoyo emocional". Ese sostén alude a Perón, desde luego, y también a José López Rega, el sumo sacerdote del gobierno que acababa de ser expulsado del Poder Ejecutivo el día 11 —luego de la crisis por el plan económico de su fiel Celestino Rodrigo, también renunciado— y nombrado embajador itinerante en España.

"Con la destitución forzada y la subsecuente salida hacia Madrid de su principal fuente de apoyo y consejo, López Rega, es probable que su angustia haya aumentado de manera aguda. En el pasado, cuando estuvo bajo presión, se la retiró de sus actividades normales por 'razones médicas'", evaluó la agencia.

De gala, Juan Perón y su esposa y sucesora en la presidencia argentina, Isabel Perón; entre los dos, detrás, el poderoso Brujo López Rega.
De gala, Juan Perón y su esposa y sucesora en la presidencia argentina, Isabel Perón; entre los dos, detrás, el poderoso Brujo López Rega.

En 1975 en Argentina actuaban las organizaciones armadas, como Montoneros y el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP); los grupos parapoliciales, como la Concentración Nacional Universitaria (CNU) y, sobre todo, la Triple A, que gracias a los recursos del Ministerio de Bienestar Social de López Rega anticipó lo que sería el terrorismo de Estado desde 1976, y las fuerzas armadas, a las que Isabel Perón autorizó a "aniquilar el accionar de elementos subversivos que actúan en la provincia de Tucumán" en el Operativo Independencia.

Pero además los sindicatos y distintos sectores dentro del peronismo gobernante atacaban las políticas de la presidenta. Los agentes estadounidenses, que habían comenzado el año con el golpe del secuestro y el asesinato de John Patrick Egan, cónsul en Córdoba, por los Montoneros, trataban de abrirse paso en la confusa maraña política donde parecía no penetrar la luz.

CIA caos y nervios Isabel
EEUU sobre las internas peronistas: "El sucesor legal [de la presidenta] es el presidente del Senado Luder, recientemente elegido contra los deseos de la señora de Perón".
Tras la salida de López Rega, el cable subrayó que "los sindicatos, los militares y la prensa todavía critican duramente al gobierno", aunque se acababa de producir la segunda reorganización del gabinete y se le había solicitado la renuncia al yerno de López Rega, Raúl Lastiri, a la presidencia de la Cámara de Diputados. "Los políticos peronistas, ansiosos por evitar una completa toma de control por parte de los sindicatos e interesados en liberar el país de la influencia de López Rega, se sumaron en el esfuerzo contra Lastiri".

Según la Constitución, Lastiri hubiera sido presidente en caso de acefalía; la negociación dio lugar al surgimiento de Ítalo Luder como el posible sucesor de Isabel. Pero, aunque parecía haber consenso dentro de los sectores más fuertes del peronismo, según la CIA Isabel fue la convidada de piedra en esa conversación: al hablar del "presidente del Senado Luder" el cable destacó que había sido "recientemente elegido contra los deseos de la señora de Perón".

A la izquierda, detrás del brazo derecho de Isabel Perón, se ve al entonces presidente del Senado, Ítalo Luder, quien la reemplazó en sus licencias. (Getty Images)
A la izquierda, detrás del brazo derecho de Isabel Perón, se ve al entonces presidente del Senado, Ítalo Luder, quien la reemplazó en sus licencias. (Getty Images)

El telegrama también analizó las presiones de los peronistas por llegar a un punto de inflexión y hacer que Isabel asumiera sus responsabilidades o los dejara hacer: "Esas demandas están creadas para obligarla a elegir entre asumir del todo los deberes de la presidencia, sea cual sea el costo, o entregarlos a alguien más", evaluó la inteligencia estadounidense.

"Una renuncia por razones de salud podría ser la forma menos dolorosa, para todos los involucrados, de terminar una situación insostenible", agregó el cable.

En sus páginas también aparece ya la vocación golpista de Jorge Videla, como "líder" de "una facción del ejército que está a favor de echar a su gobierno para detener lo que este grupo ve como una manipulación izquierdista de la economía".

La CIA conjeturó que “una renuncia por razones de salud podría ser la forma menos dolorosa” para terminar con el mandato de Isabel Perón.
La CIA conjeturó que “una renuncia por razones de salud podría ser la forma menos dolorosa” para terminar con el mandato de Isabel Perón.

El protagonismo de Videla aumentó en un informe de la CIA del 19 de septiembre de 1975 sobre la "creciente participación de los militares en el gobierno". El documento también se encuentra entre los desclasificados el 12 de abril de 2019 y entregados a las autoridades de Argentina.

Isabel, que había tomado un mes de vacaciones, seguía con una notable fragilidad política: "Aunque claramente necesita descansar, su licencia podría estar diseñada para probar la reacción pública y hasta para acostumbrar a los argentinos a un gobierno sin presidenta activa", conjeturó el informe.

La inteligencia de los EEUU dedicó un informe a la “creciente participación militar en el gobierno” de Isabel Perón en 1975.
La inteligencia de los EEUU dedicó un informe a la “creciente participación militar en el gobierno” de Isabel Perón en 1975.

"Sus vacaciones también son un periodo de prueba para el presidente interino Ítalo Líder, para el talentoso nuevo ministro de Economía, Antonio Cafiero, y especialmente para los líderes de las Fuerzas Armadas, quienes en el último mes, a disgusto pero con firmeza, intervinieron en el proceso básicamente político de formar el gabinete", destacó.

Y a continuación detalló: "Los oficiales que durante todo este tiempo han favorecido un papel más fuerte en le gobierno, detrás de escena, han ganado. El principal entre ellos el el general Videla, nuevo titular del ejército. Se dice que Videla se opone a la intervención abierta de los militares en política, pero apunta a influir y manipular al primer mandatario, sea la presidenta Perón o Ítalo Luder".

El memorándum también mencionó al nuevo ministro de Relaciones Exteriores, Ángel Robledo, al que calificó como "un líder capaz ampliamente respetado dentro de las fuerzas armadas". Lo que se describió en el texto como el "equipo Luder-Cafiero-Robledo" había llenado, "al menos por un tiempo, el vacío político", estableció el documento del 19 de septiembre de 1975.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: