Bárbara Amaral, la brasileña de Campanas en la noche. Foto: Diego Granados
Bárbara Amaral, la brasileña de Campanas en la noche. Foto: Diego Granados

De su Belo Horizonte natal a un departamento en el barrio porteño de Recoleta: así es la vida un poco nómade de Bárbara Amaral (29). La actriz brasileña, que coprotagonizó la novela Campanas en la noche junto a Calu Rivero –que se vio en Telefe–, y su spin off, La otra cara de Rita –que transmitió la web de ese canal–, llegó a Buenos Aires hace poco más de tres años, después de un episodio de acoso que sufrió en Río de Janeiro, la ciudad donde primero había apostado a cristalizar sus sueños.
"Río es una ciudad muy peligrosa para una chica sola, y el trabajo estaba difícil. Allá es igual que acá: si una chica del Interior quiere trabajar como actriz, tiene que venir a Buenos Aires. En Brasil es Río o San Pablo. Participé en novelas en Globo y en Record, que hace las bíblicas. Estuve en David, creo que la única que no tuvo aire acá, jaja…", cuenta.

Lo primero que sorprende de Amaral es su perfecto castellano, que hasta incluye algún "chabón" bien argento. "Desde chica me llamó la atención el español. Tuve un novio chileno que no hablaba nada de portugués, así que me entrené bien. Viviendo acá aprendí el resto", continúa.

Su llegada al país no tuvo nada de azaroso: es el fruto de un plan que salió bien: "Empecé a ver Violetta en Disney, que se hacía en Argentina, para practicar el español. Me di cuenta de que había chicos con distintos acentos, y uno era brasileño, Samuel Nascimento. Ir a Chile era complicado, en México pedían muchos papeles… Lo más sencillo era Argentina, porque hay un acuerdo bilateral. Busqué en Google dónde hacían castings y vi que en Telefe había una escuela de actores. Mandé un currículum sin decir que vivía en Brasil. Me llamaron y vine una semana para presentarme. Cuando volví, en el aeropuerto de Río recibí un mensaje donde me llamaban para la escuela. Así que me mudé a Buenos Aires".

–¿De qué vivías mientras estudiabas?

–El primer año me ayudó mi familia, y después hice comerciales y una serie web. Al final, me llamaron al mismo tiempo para Campanas en la noche y para conducir en Disney. Me quedé con la primera opción.

–¿Tu futuro está en Buenos Aires?

–Quiero seguir. Me encanta vivir en la Argentina. Estoy viendo algunas propuestas de teatro y tele. Mientras tanto, conduzco un programa para Fox Brasil que se graba acá. Volví a Río sólo para una participación en una serie llamada Uno contra todos, cuyo protagonista ganó un Emmy.

–¿Hay novio argentino?

–Ahora estoy soltera… Bueno… más o menos. Estoy saliendo con alguien. No es actor, pero trabaja en el medio. Recién lo estoy conociendo.

–¿Qué te gusta de los argentinos?

–¿De los hombres? ¿Qué te puedo decir que no me complique la vida, jaja…? Van de frente: si les gustás te buscan, te escriben. En Brasil son más vuelteros.

–¿Y del país?

–Primero, que nos reciben muy bien a los brasileños. Jamás me hicieron sentir mal. Además, la ciudad es hermosa, las plazas bonitas… Ah… son los reyes de lo dulce: las facturas, la chocotorta, el dulce de leche, ¡todo! Como soy vegetariana, no probé el asado. Todos me dicen que me pierdo algo buenísimo. Pero aprendí a tomar mate. Me encanta esa ceremonia, la ronda…

–¿Y qué no te gusta?

–¡Que opinan demasiado! Como que saben de todo, y a veces no es el caso.

Amaral con Calu Rivero, con quien compartió pantalla. Foto: Instagram B.A.
Amaral con Calu Rivero, con quien compartió pantalla. Foto: Instagram B.A.

–¿Qué te dejó este año de trabajar y convivir –en cierta medida– con Calu Rivero, justo después de su regreso a la tele tras su denuncia contra Juan Darthés?

–No tuve tantas escenas en común. Pude conocerla más cuando fuimos a grabar a Villa La Angostura. Me pareció una chica divertida, fresca y muy humilde, sencilla. Supe lo que le pasó con Darthés… El caso me impresionó mucho más cuando escuché la denuncia de Thelma Fardin. Una violación ya es algo mayor. Un acoso es algo que, lamentablemente, ocurre muy seguido.

–¿A vos te sucedió?

–Sí, pero en Río. Un tipo inventó un casting, me dio un guion, todo lindo… La escena era sola. Me di cuenta de que el chabón mezclaba las cosas. Se quiso pasar, me dijo cosas pesadas. Después de eso volví un tiempo a Belo Horizonte.

Bárbara Amaral, en las playas de Río de Janeiro. Foto: Instagram B.A.
Bárbara Amaral, en las playas de Río de Janeiro. Foto: Instagram B.A.

–Darthés estuvo hasta la semana pasada en San Pablo, donde no lo conoce nadie. ¿Creés que podría haber trabajado en Brasil como actor o cantante?

–No. Hubo una movida, chiquita, pero movida al fin, de actrices brasileñas que postearon su foto y alertaron quién era. Allá el tema está en auge. Un actor muy famoso de Globo Televisión, José Mayer, se tuvo que jubilar por el acoso a una vestuarista.

por Hugo Martin
fotos: gentileza Diego Granados
Make Up: Alejandra Giúdice.
Styling: Aldana @helloaldana
Agradecimientos: Guillermina Regalado y Natalia Román Press.

SEGUÍ LEYENDO: