Así salía el jueves de su departamento en Coronel Díaz, secundado por sus asistentes y fans, sin la ayuda para desplazarse que tuvo el año pasado, post operación de cadera. (Foto: Julio Ruiz y Sol Seta)
Así salía el jueves de su departamento en Coronel Díaz, secundado por sus asistentes y fans, sin la ayuda para desplazarse que tuvo el año pasado, post operación de cadera. (Foto: Julio Ruiz y Sol Seta)

El año pasado había brindado su último show, el único que dio en 2017, en la sala Caras y Caretas. El jueves, después de once meses, Charly García regresó a los escenarios.

El anuncio de que iba a tocar en el Coliseo bajo el signo de La torre de Tesla, con la presentación de Random (2017) y de sus clásicos de siempre, lo hizo el mismo martes.

Llegó al ensayo en un auto privado, sonriente, sentado en el lugar del acompañante. Completamente renovado y con energía para brillar, así se lució Charly en el Coliseo, acompañado por el Zorrito von Quintiero en teclados, Rosario Ortega en coros, y los chilenos Kiuge Hayashida en guitarra eléctrica, Carlos González en bajo y Toño Silva en batería. (Fotos: Julio Ruiz y Sol Seta)
Llegó al ensayo en un auto privado, sonriente, sentado en el lugar del acompañante. Completamente renovado y con energía para brillar, así se lució Charly en el Coliseo, acompañado por el Zorrito von Quintiero en teclados, Rosario Ortega en coros, y los chilenos Kiuge Hayashida en guitarra eléctrica, Carlos González en bajo y Toño Silva en batería. (Fotos: Julio Ruiz y Sol Seta)

En apenas media hora ya había agotado todas las entradas. El show de una hora y media, para el que ensayó bien pegado al recital –tal como recordó un emocionado Zorrito von Quintiero en sus redes, evocando que soñó toda su vida con tocar teclados junto a García–, fue para 1.700 personas.

A once meses de su último show, el astro dio un concierto sold out en el Coliseo. (Foto: Julio Ruiz y Sol Seta)
A once meses de su último show, el astro dio un concierto sold out en el Coliseo. (Foto: Julio Ruiz y Sol Seta)

La vigencia de su obra es indiscutible, pero sorprendió su performance y su estado físico, que mejoró notablemente. El mismo jueves salió caminando de su departamento de Coronel Díaz, casi sin ayuda –que venía teniendo post operación de cadera y una larga rehabilitación, en la que usó silla de ruedas como apoyo–, y así se mostró, en una fecha épica y de valor documental.

Charly inauguró su repertorio con Instituciones, de Sui Generis, seguida de Cerca de la revolución y La máquina de ser feliz, corte de su disco más reciente, y un nuevo track titulado King Kong. Un gigante que se resetea como leyenda.

Tocó acompañado por el Zorrito von Quintiero en teclados, Rosario Ortega en coros, y los chilenos Kiuge Hayashida en guitarra eléctrica, Carlos González en bajo y Toño Silva en batería. (Foto Julio Ruiz y Sol Seta).
Tocó acompañado por el Zorrito von Quintiero en teclados, Rosario Ortega en coros, y los chilenos Kiuge Hayashida en guitarra eléctrica, Carlos González en bajo y Toño Silva en batería. (Foto Julio Ruiz y Sol Seta).

Por Karina Noriega
LEA MÁS: