Cuáles son las principales diferencias entre Xbox Series X y Xbox Series S, las nuevas consolas de Microsoft

Las nuevas consolas apuntan a públicos diferentes y te las presentamos en una nueva comparativa

Microsoft encaró la nueva generación de consolas con dos modelos diferentes creados para distintos tipos de usuarios
via REUTERS
Microsoft encaró la nueva generación de consolas con dos modelos diferentes creados para distintos tipos de usuarios via REUTERS

En Infobae tuvimos la oportunidad de probar a fondo las nuevas consolas de Microsoft, Xbox Series X (XSX) y Xbox Series S (XSS) por separado para poder experimentar la generación de consolas que dio sus primeros pasos en este último mes. A diferencia de su competidora, Xbox presentó dos modelos muy diferentes entre sí con el objetivo de satisfacer las necesidades de distintos usuarios. Para entender mejor cuáles son las fortalezas y debilidades de cada consola, ofrecemos esta comparativa con lo que hay que saber de las nuevas plataformas.

Dimensiones

La Xbox Series X tiene 15 centímetros de ancho por otros 15 de profundidad, por 30 de altura. El diseño sobrio y minimalista está pensado para que la consola pase desapercibida, pero a la vez pueda contener todos los componentes necesarios para ser la más potente del mercado. Su contrapartida, la Series S, es en cambio la Xbox más pequeña de la historia con sus 6 centímetros de profundidad, 15 de ancho y 27.5 de altura. Ambas consolas se pueden exhibir de manera vertical u horizontal, según la preferencia del usuario.

Por el momento, la XSX se consigue únicamente en color negro, mientras que la XSS sólo en blanco, para poder diferenciar ambos modelos desde lo visual. Los controles acompañan esta decisión estética. Seguramente más adelante se lancen modelos distintos.

En cuanto al peso, la Xbox Series X pesa 4.5 Kg contra los menos de 2 Kg de la Series S.

La Xbox Series S es la Xbox más pequeña de la historia
La Xbox Series S es la Xbox más pequeña de la historia


Componentes

El CPU de ambas consolas es muy similar, aunque el de Series X presenta una mayor velocidad de procesamiento. Por el lado de la tarjeta gráfica, XSX tiene un rendimiento de 12 TeraFLOPS, mientras que la XSS sólo de 4. Esto se traduce en que la primera alcanza resoluciones 4K a 120 cuadros por segundo como su estándar, mientras que la segunda logra una resolución de 1440p a 60 cuadros por segundo. La Series X puede alcanzar resoluciones de hasta 8K, así como la Series S posee tecnología de reescalado para alcanzar 4K en caso de que el juego esté pensado para eso.

En cuestiones de memoria RAM, el modelo más costoso cuenta con 16 GB, mientras que su compañera tiene 10GB.

Otra gran diferencia entre ambas es que la XSX está pensada como el principal centro multimedia de Xbox en esta generación, por lo que incluye una lectora de discos Blu-Ray 4K UHD. La XSS, por su lado, está pensada para ofrecer una experiencia completamente digital y no posee lectora.

La Arquitectura Xbox Velocity es la base de la Xbox Series X y S (Foto: Xbox)
La Arquitectura Xbox Velocity es la base de la Xbox Series X y S (Foto: Xbox)


Almacenamiento

El espacio de almacenamiento es otra de las características más importantes a tener en cuenta a la hora de elegir entre las dos opciones. La Xbox Series X cuenta con 1Tb, mientras que la Xbox Series S posee la mitad. Lo cierto es que el sistema operativo y otras funciones esenciales de la consola ocupan espacio en el disco de estado sólido de ambos sistemas, por lo que el almacenamiento disponible en cada caso es todavía menor.

Es extraño ver que la consola pensada para tener juegos únicamente en formato digital tenga el almacenamiento más pequeño, pero está claro que se priorizó el correcto funcionamiento de los componentes y la premisa de “la consola más pequeña del mercado” que ofrece la Series S.

Ambos modelos poseen una ranura para expandir el espacio con tarjetas específicamente diseñadas por Microsoft.

La Xbox Series X y Series S presentan una ranura en la parte trasera para expandir el almacenamiento con tarjetas especiales
La Xbox Series X y Series S presentan una ranura en la parte trasera para expandir el almacenamiento con tarjetas especiales

Catálogo

Lo mejor de todo es que ambas consolas poseen el mismo catálogo. Las diferencias entre ambas no se verán en la cantidad de juegos ni en el rendimiento, sino en la resolución y los cuadros por segundo.

Ambos sistemas tienen recién un mes en el mercado, por lo que los próximos títulos que se lancen durante 2021 están disponibles tanto en Xbox One, la predecesora, como en Series X y S. Una vez la compañía esté lista para dar el salto, se dejará atrás la One para darle soporte únicamente a las nuevas plataformas, que se espera continúen su camino juntas de principio a fin.

Gracias a la retrocompatibilidad y los servicios como Xbox Game Pass y Games with Gold, el catálogo de las nuevas Xbox reúne títulos de generaciones anteriores, incluyendo los de la Xbox original, por lo que hay miles de juegos esperando desde el momento en el que se conecta cualquiera de las dos consolas.

Xbox Game Pass actualiza su catálogo mes a mes con importantes novedades
Xbox Game Pass actualiza su catálogo mes a mes con importantes novedades


Público

Al principio del artículo mencionamos que cada modelo está pensado para un público diferente. Mientras que la Xbox Series X busca demostrar el máximo poder de la nueva generación de consolas con el mayor rendimiento, la mejor resolución y la más rápida respuesta, la Series S puede considerarse un salto intermedio entre la generación que terminó y la que está comenzando.

Más precisamente, la XSS cuenta con la velocidad y la performance de su consola hermana, pero con algunas limitaciones en la resolución, lo que se traduce en un precio bastante menor. Por otro lado, lo cierto es que la XSX requiere de una pantalla 4K que soporte 120 cuadros por segundo para ser experimentada de la mejor manera y no es algo tan común en los hogares argentinos. La Series S no requiere una pantalla de última generación y, como se mencionó más arriba, presenta exactamente el mismo catálogo de juegos.

La Xbox Series S se consigue en Argentina a $65.999 y la Xbox Series X, a $99.999
La Xbox Series S se consigue en Argentina a $65.999 y la Xbox Series X, a $99.999

Actualmente no hay stock de Xbox en el país, pero aquellos que compraron una en noviembre pagaron $65.999 por la Series S y $99.999 por la Series X. Una diferencia considerable que pesa mucho a la hora de inclinarse por una u otra opción. Habiendo probado ambas plataformas durante varios días, la diferencia es mínima en cuanto a lo visual y nula respecto del catálogo, por lo que la Series X se percibe más como una inversión que rendirá sus frutos en uno o dos años, cuando pueda exprimir al máximo sus capacidades.

Seguí Leyendo: