Cuáles son las claves del nuevo protocolo que entregará la Ciudad de Buenos Aires para que 6.500 alumnos tengan clases presenciales

Este miércoles por la tarde, los equipos de Salud y Educación porteños le acercaron la propuesta a sus pares nacionales. El plan contempla una apertura escalonada entre el 5, 13 y 19 de octubre

mluna@infobae.com
El gobierno porteño pretende darle clases de apoyo a 6.500 alumnos
El gobierno porteño pretende darle clases de apoyo a 6.500 alumnos

Este miércoles por la tarde, en una reunión que duró casi dos horas, la ciudad de Buenos Aires le anticipó al gobierno nacional los detalles del nuevo protocolo que entregará mañana, mediante el cual buscará lograr que 6.500 alumnos porteños puedan volver a clases durante el mes de octubre, en un plan que traza cinco puntos fundamentales a desarrollarse en tres etapas.

La propuesta original –la segunda– del jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta planteaba el retorno en espacios abiertos como plazas y calles y contenía cuatro grupos prioritarios, encabezado por los 6.500 chicos que la Ciudad identificó como aquellos que perdieron todo contacto con la escuela.

En este nuevo encuentro, el foco está puesto en esos miles de alumnos a los que la Ciudad apunta a rastrear para acercar a los establecimientos educativos y brindarles cases de apoyo en los patios de las escuelas. “El protocolo estaba armado para espacios verdes y se modificó para los patios de los colegios", indicaron desde el gobierno porteño a Infobae.

El plan establece brindar las clases en los patios escolares
El plan establece brindar las clases en los patios escolares

La propuesta que llegará mañana al Ministerio de Educación implica un reinicio escolar escalonado durante tres fechas. A partir del 5 de octubre, apertura de 25 establecimientos educativos de nivel secundario y 25 de nivel primario. El 13, apertura de 50 establecimientos de nivel secundario y 50 de nivel primario. Y el 19, el retorno de 54 establecimientos educativos de nivel secundario y 177 de nivel primario.

El plan incluye un sinfín de medidas para garantizar el protocolo y la seguridad de los alumnos. Sin embargo se destacan cinco sobre el resto: los turnos tendrán una duración de 2 horas, pudiendo concurrir hasta 4 veces por semana; se escalonarán los horarios de ingreso y egreso a los establecimientos educativos; máximo 10 personas por turno; los estudiantes concurrirán a las instituciones en la cuales se encuentran escolarizados; y en caso de no poder concurrir, por cuestiones ligadas al transporte, se deberá coordinar la asistencia de los estudiantes a un establecimiento educativo de cercanía.

“El encuentro fue ameno y también se buscó establecer los indicadores para las futuras aperturas. Es decir que cuando nos dicen que no están dadas las condiciones epidemiológicas (a pesar de que en el territorio porteño los contagios de coronavirus estén bajando), buscar qué indicadores sanitarios observar para poder ampliar el regreso a clases”, indicaron desde la Ciudad en relación a una reunión que se desarrolló en el Ministerio de Salud de la Nación.

Los otros tres grupos prioritarios son los alumnos de primer grado que comienzan con su alfabetización, los estudiantes de quinto año que terminan su educación obligatoria en diciembre y los adultos que necesitan dar un examen presencial para terminar la carrera en un oficio.

El lunes por la tarde, el ministrio de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, se reunió con su par porteña, Soledad Acuña
El lunes por la tarde, el ministrio de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, se reunió con su par porteña, Soledad Acuña

Antes de la polémica por la coparticipación, el regreso a las aulas había sido uno de los principales contrapuntos entre Ciudad y Nación en la gestión de la pandemia. De hecho, el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, rechazó la primera propuesta porteña, que pretendía abrir las escuelas como espacios digitales para que los chicos más vulnerables se conectaran desde allí. Por entonces, consideró que no estaban dadas las condiciones epidemiológicas ni pedagógicas.

“Los otros tres grupos que teníamos como prioritarios quedarán para más adelante a medida que podamos lograr los acuerdos con Nación”, dijeron fuentes porteñas.

El lunes por la tarde el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, volvió a reunirse con su par porteña, Soledad Acuña. Tras el encuentro, en una entrevista radial, Trotta aclaró que “por el momento no hay” un acuerdo para que se lleve adelante la propuesta del gobierno porteño.

Esta mañana, la directora general de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Agustina Vila, aseguró hoy que la “vinculación con las y los estudiantes se lleva adelante desde el primer momento de la pandemia, todos los días, silenciosamente” y ratificó que la vuelta a las clases presenciales “es una decisión que se tomará en acuerdo con el gobierno nacional”.

La funcionaria completó: “Ellos definirán si las condiciones epidemiológicas son aptas para comenzar a transitar el regreso a la presencialidad. Cuando se den esas condiciones, se retornará a las clases presenciales de manera progresiva, de acuerdo a los lineamientos aprobados a nivel federal y con protocolos adaptados a la realidad del sistema educativo de la Provincia, que es muy diverso".

SEGUÍ LEYENDO:

El mensaje de una docente gremial que pide volver a las clases presenciales: “Tener PC e internet no reemplaza el vínculo que se genera en la escuela”

Dos municipios bonaerenses también propusieron volver a clases presenciales en los patios de las escuelas

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos