Diferencias entre Nación y CABA por la vuelta a las clases presenciales: el gobierno porteño presentará un nuevo protocolo

El ministro de Educación nacional aclaró que aún está en discusión el regreso de los 6.500 chicos que perdieron contacto con la escuela. La administración porteña prepara una nueva propuesta y pone fecha para octubre

De izquierda a derecha, la ministro de Educación porteña, Soledad Acuña, junto a su par nacional, Nicolás Trotta.
De izquierda a derecha, la ministro de Educación porteña, Soledad Acuña, junto a su par nacional, Nicolás Trotta.

Ayer por la tarde, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, volvió a reunirse con su par porteña, Soledad Acuña, para analizar la propuesta de retorno a la modalidad presencial de las clases de la Ciudad de Buenos Aires. Hoy ambos tomaron la palabra y volvieron a surgir diferencias.

En una entrevista radial, Trotta aclaró que “por el momento no hay” un acuerdo para que se lleve adelante la propuesta del gobierno porteño, que consiste en implementar una modalidad mixta, parcial y progresiva para el regreso de las clases presenciales en la Capital Federal.

Ayer, ni bien terminada la reunión que incluyó a los ministros de Salud Ginés González García y Fernán Quirós, fuentes porteñas aseguraron que había principio de acuerdo con Nación por la vuelta a clases. Pocas horas después, el propio Trotta desmintió la versión. Dijo que aún no era seguro el regreso.

Acerca de las discrepancias en torno al resultado, el funcionario nacional indicó que hubo un “acuerdo para emitir una comunicación conjunta que finalmente no pudimos realizar”, aunque aclaró: “Reafirmamos nuestra voluntad para trabajar con la Ciudad y en promover el regreso de actividades escolares, pero priorizando el cuidado de la salud”.

La propuesta del jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta planteaba el retorno en espacios abiertos como plazas y calles y contenía cuatro grupos prioritarios: los 6.500 chicos que la Ciudad identificó como aquellos que perdieron todo contacto con la escuela, los alumnos de primer grado que comienzan con su alfabetización, los estudiantes de quinto año que terminan su educación obligatoria en diciembre y los adultos que necesitan dar un examen presencial para terminar la carrera en un oficio.

Tras dos horas de discusión, al final se recortó la meta a solo los 6.500 estudiantes en situación de vulnerabilidad para que recuperen la presencialidad. La modalidad sería en los patios de las escuelas.

Según Trotta, a esta altura del debate institucional, las diferencias en relación al retorno de la presencialidad con el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta apuntan a que “no está en discusión el regreso a las actividades escolares, sino cuál es la mejor estrategia para estos niños y niñas con mayor vulnerabilidad social.

La Ciudad dice que los chicos tienen que ir a la escuela, y lo que nosotros decimos es que la escuela vaya a esos chicos. Ahí tenemos una diferencia que queremos saldar a través del diálogo”, sostuvo en declaraciones a El Destape radio. En concreto, el ministro planteó que la agenda de trabajo está focalizada en tener un punto en común en relación a los “indicadores epidemiológicos” objetivos que permitan establecer las condiciones para el retorno de la presencialidad, y “acelerar la marcha de ”los contactos con los 6.500 alumnos que perdieron el vínculo pedagógico, ya que solo se pudo identificar a 1.500″ de este grupo.

Los funcionarios buscan un punto de acuerdo sobre cómo revincular a los grupos de estudiantes críticos en las escuela, y que requieren de un rápido retorno de la presencialidad.
Los funcionarios buscan un punto de acuerdo sobre cómo revincular a los grupos de estudiantes críticos en las escuela, y que requieren de un rápido retorno de la presencialidad.

Desde el gobierno porteño, la ministra Soledad Acuña tuvo como balance de la reunión que el Gobierno nacional “reconoció” que la sugerencia de un retorno parcial a las clases presenciales para grupos específicos de estudiantes “es una propuesta innovadora”.

Entre hoy y mañana, la Ciudad volverá a presentar un protocolo a Nación a partir de las observaciones que surgieron en la reunión de ayer. Será la tercera propuesta de retorno a la presencialidad y confían que en los primeros días de octubre reabrirán las primeras escuelas.

“Somos muy optimistas de los acuerdos alcanzados, que es haber encontrado una agenda de trabajo", sostuvo hoy la funcionaria porteña, en diálogo con radio Mitre. “Es fundamental y necesario que pensemos la vuelta de la presencialidad antes de fin de año”, puntualizó, y agregó: “En octubre estamos en condiciones para avanzar”.

De acuerdo a Acuña, la discusión con las autoridades nacionales fue “pura y exclusivamente técnica” sobre cuáles serán los indicadores objetivos y epidemiológicos para establecer los grados de habilitación para la presencialidad en las escuelas.

La ministra de Educación porteña recordó que el protocolo aprobado en mayo para un eventual retorno a clases durante la pandemia estaba definido para todos los establecimientos y alumnos de un distrito, lo cual aclaró que no sería posible en las condiciones actuales de circulación del virus ya que eso generaría “un cúmulo en el transporte público” y mayor posibilidad de contagios.

Sin embargo, diferenció ese esquema de la propuesta actual del Gobierno de la Ciudad. “Esto no quiere decir que no podamos hacer nada. Tenemos que encontrar la forma y ser creativos para volver de a poco a clases presenciales que sean complementarias de la virtualidad. Nosotros creemos que estamos en condiciones de hacerlo”, concluyó Acuña.

Seguí leyendo:

El Gobierno y la ciudad de Buenos Aires, más cerca de un acuerdo para que 6.500 chicos vuelvan a las clases presenciales

El Gobierno llega a la reunión con la Capital Federal con la decisión de no permitir las clases presenciales

La Argentina tiene la inversión educativa más desigual de la región

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos