La Bolsa porteña procesa los cambios de política monetaria y cambiaria, y la expectativa por la nueva política energética
La Bolsa porteña procesa los cambios de política monetaria y cambiaria, y la expectativa por la nueva política energética

El desplome de precios fue anticipado en la preapertura del mercado por los certificados de las empresas que cotizan en Wall Street, por el impacto de las medidas monetarias y cambiarios sobre los balances de los bancos; y por la incertidumbre sobre cuál será la política energético del nuevo ministro.

Los operadores observaron un contexto de incertidumbre para los bancos, luego de la oficialización de las nuevas medidas monetarias y cambiarias del Banco Central, y para las compañías energéticas como consecuencia de los cambios de autoridades en el ministerio que lideraba Juan José Aranguren, reemplazado por Javier Iguacel, que implicaría algunos giros en la política de liberación de los precios del petróleo y el gas.

El indicador Merval retrocedió 8,33%, a 27.636 puntos, con un volumen de negocios que superó los $1.100 millones. Sobre 85 papeles operados se anotaron 72 bajas, 6 alzas y 7 sin cambios. Las principales caídas se registraro en los papeles de Banco Francés, BYMA, Banco Macro, Telecom y Grupo Supervielle, Loma Negra, Transener y Pampa, con bajas de entre 9 y 11 puntos.

En Wall Street las caídas fueron algo menores porque en la plaza local se agregó el efecto de la modesta apreciación del peso.

A los problemas se le suma el compás de espera hasta el anuncio de MSCI y las nuevas tensiones comerciales entre Estados Unidos y China

Varios factores impactan en los mercados financieros: el reciente acuerdo con el FMI, la abultada licitación de letras Lebac de hoy y a la espera de la decisión que tomará el gestor de índices MSCI (Morgan Stanley Capital Investment) de incorporar a la Argentina a la lista de mercados emergentes.

Los bonos públicos, si bien también fueron afectados por las medidas del Banco Central, cayeron en menor medida, en un promedio de 0,7%, de ahí que volviera a subir el índice de Riesgo País argentino, estimado por el banco JP Morgan, en 18 unidades, a 569 puntos básicos, y amplió la brecha con el correspondiente a Brasil a más de 225 unidades.

"A los grandes problemas que tenemos a nivel local se le suma el compás de espera hasta el anuncio de MSCI y las nuevas tensiones comerciales entre Estados Unidos y China que golpean a los mercados de la región", dijo un operador a Reuters.

Seguí leyendo: