Desde la escuela secundaria hasta el auge y la caída: la historia de los dos jóvenes que fundaron Three Arrows, el último terremoto cripto

Kyle Davies y Su Zhu estudiaron juntos en Columbia, trabajaron codo a codo en Credit Suisse y en 2012 crearon 3AC, que desde 2018 se dedicó exclusivamente al mundo cripto y las finanzas descentralizadas

Kyle Davies y Su Zhu recorrieron un largo camino. El lunes, la plataforma cripto que fundaron entró en liquidación en las Islas Vírgenes Británicas y ayer se presentó el pedido de quiebra en EEUU
Kyle Davies y Su Zhu recorrieron un largo camino. El lunes, la plataforma cripto que fundaron entró en liquidación en las Islas Vírgenes Británicas y ayer se presentó el pedido de quiebra en EEUU

El fondo de cobertura especializado en criptomonedas Three Arrows Capital, que el lunes pasado había entrado en liquidación, entró ayer en proceso de quiebra en EEUU, de modo que el fiscal designado pueda seguir el proceso de liquidación en su sede, en las Islas Vírgenes Británicas.

Three Arrows, conocido también como 3AC, era uno de los fondos de criptomonedas más conocidos, pero entró en un remolino de problemas debido al desplome de TerraUSD, una “stablecoin” algorítmica, y su proceso de liquidación se inició al no poder pagar USD 80 millones a otro fondo digital, Deribit.

La liquidación está a cargo de Teneo, una firma especializada en liquidaciones, que está evaluando qué activos tiene realmente 3AC y deberá luego crear un sitio web con instrucciones para los acreedores sobre cómo ponerse en contacto y reclamar sus acreencias.

3AC, fundada en 2012 por Kyle Davies y Su Zhu, se basó originalmente en Singapur, cuya autoridad monetaria (o Banco Central de Singapur), que la estuvo investigando durante el último año, la acusó de proveer información falsa y violar limitaciones de manejo de activos.

Su Zhu, de bajo perfil, desarrolló una tesis sobre un "superciclo" a partir de la masiva adopción de las criptomonedas
Su Zhu, de bajo perfil, desarrolló una tesis sobre un "superciclo" a partir de la masiva adopción de las criptomonedas

Davies y Zhu, ambos de 35 años, se conocieron en la escuela secundaria y luego estudiaron juntos en la Universidad de Columbia, en Nueva York, para luego incorporarse, también juntos, como operadores de derivados de Credit Suisse en Tokyo, la capital japonesa.

Al cabo de tres años dejaron Credit Suisse para fundar, en 2012, Three Arrows Capital, que inicialmente se dedicó a la operaciones de divisas en economías emergentes y llegaron a operar entre 5 y 10% del mercado de divisas emergentes, que Davies calificó de “muy ineficiente”.

Three Arrows se inició en la cocina del departamento que Davies y Zhu compartían en la capital japonesa, Pero a partir de su diversificación en opciones, acciones y criptomonedas los dos jóvenes debieron contratar 35 personas y llegaron a operar entre 5 y 10% del volumen de monedas emergentes, con 3AC inscripta en Singapur y sus fundadores dirigiéndola desde San Francisco, en EEUU.

A partir de 2018, 3AC se concentró exclusivamente en el mercado cripto y hacia mediados de 2021 Davies y Zhu estaban, junto a inversores como Mike Novogratz, de Galaxy Digital, y Dan Morehead, de Pantera Capital, entre los pioneros en materia de criptoactivos. A principios de ese año, además, 3AC había reportado poseer el 5,6% de las acciones de Grayscale Bitcoin Trust, un fondo de inversiones cripto creado por Barry Silbert, que valía USD 22.000 millones.

Barry Silbert, fundador de Digital Currency Group, un fondo de USD 22.000 millones del que 3AC llegó a tener el 5,6 por ciento
Barry Silbert, fundador de Digital Currency Group, un fondo de USD 22.000 millones del que 3AC llegó a tener el 5,6 por ciento

Davies y Zhu aguantaron firmes la caída de mediados del año pasado, cuando bitcoin llegó a caer 30% en pocas semanas, luego de que Elon Musk, cofundador y principal accionista de Tesla, dijera que la firma dejaría de aceptar pagos en bitcoin en tanto esa criptomoneda, la más popular del mundo, pero cuya “minería” consume altísimos volúmenes de energía, disminuyera su “huella de carbono”.

Bajo perfil

Davies y Zhu dijeron entonces que había muchas criptomonedas basadas en sistemas menos demandantes de energía y aconsejaron a los criptomillonaris que, a diferencia de Musk, hablaran poco. Un billonario charlatán, sugirieron, no iba a derribar el ascenso de las criptomonedas. Mientras tanto, 3AC estableció también DeFiance Capital, un fondo especializado en DeFi, o Finanzas Descentralizadas que, según Davies y Zhu, desplazaría al mundo financiero tradicional. Además, invirtieron en InsurAce, un servicio de seguros, y CDEX, una plataforma de canje (swap) de criptomonedas.

Zhu postuló incluso una suerte de tesis sobre un “superciclo” cripto, según el cual su creciente y masiva adopción harían crecer sus valores durante muchos años, sin riesgo de bear market (mercado bajista) a la vista. El pico de 3AC, en noviembre de 2021, coincidió con el de Bitcoin, que ese mes llegó a valer casi USD 69.000 la unidad.

Desde entonces, la capitalización conjunta de las 500 principales criptomonedas del mundo cayó de USD 3,2 billones a menos de USD 900.000 millones, dejando un tendal de perdedores. En el caso de 3AC, un hito clave el colapso de Terra, que en 48 horas colapsó de USD 40.000 millones a nada y provocó una cascada de pérdidas de aproximadamente USD 300.000 millones.

El derrumbe en las cotizaciones de Bitcoin y Ethereum provocó centenares de miles de millones de dólares de pérdidas
REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración
El derrumbe en las cotizaciones de Bitcoin y Ethereum provocó centenares de miles de millones de dólares de pérdidas REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración

Liquidación y quiebra

El proceso de liquidación de la creatura de Kyle Davies y Su Zhu se inició el lunes pasado en las Islas Vírgenes Británicas a partir de no poder pagar USD 80 millones a Deribit. Y el pedido de quiebra, en el marco del “Capítulo 15″ de la ley de quiebras, se presentó este viernes en EEUU.

Con tantos acreedores buscando hacer valer sus derechos aumenta el riesgo de que esos activos se disipen entre deudas pendientes (Russell Crumpler, uno de los liquidadores de 3AC)

Así como el colapso de Terra afectó a 3AC, la caída de este probablemente reverbere en otros rincones del mundo cripto.

Rusell Crumpler, uno de los liquidadores, dijo al Financial Times que con tantos acreedores buscando hacer valer sus derechos aumenta el riesgo de que esos activos se disipen entre deudas pendientes.

Ya hay signos de eso. El cripto-fondo Voyager Digital, basado en Toronto, dijo que podría perder hasta USD 650 millones de los créditos que concedió a la firma fundada por Zhu y Davies, lo que llevó a su vez a la firma canadiense a suspender el retiro de fondos de su plataforma mientras “explora alternativas”. Y BlockFi, otro prestamista cripto, dijo ayer ya registró USD 80 millones de pérdidas debido a la caída de Three Arrows, aunque en su caso tenía un “salvador” a la vista, FTX, una de las plataformas cripto más grandes del mundo, basada en las islas Bahamas, la compraría por USD 240 millones.

SEGUÍ LEYENDO: