Fenómeno inmobiliario en plena pandemia: por qué la construcción de casas inteligentes aumentó más del 20 por ciento

Cómo la tecnología beneficia al confort y el funcionamiento del hogar. Se triplicó la cantidad de instaladores certificados

En plena pandemia, aumentó más de 20% el uso de sistemas tecnológicos para que el hogar funcione como una casa inteligente
En plena pandemia, aumentó más de 20% el uso de sistemas tecnológicos para que el hogar funcione como una casa inteligente

Al estar más tiempo en el hogar, muchas familias optaron por dotar de mayor confort a sus viviendas. En plena pandemia, aumentó más de 20% el uso de sistemas tecnológicos que tornan a la casa en “inteligente”. Con sólo apretar algunos botones desde cualquier celular, se pueden poner en funcionamiento artefactos y dispositivos a distancia, reducir el consumo eléctrico y maximizar la seguridad del grupo habitacional.

Como sucedió en otros rubros ligados directa o indirectamente con la construcción, desde la llegada del covid-19, cambiaron prioridades, “la gente, ahora, disfruta la casa y privilegió la comodidad como premisa. Las consultas por la domótica, es decir por los sistemas capaces de automatizar una vivienda o edificación, aumentaron un 50%, y la ejecución de obras más de un 20%, si se compara 2020 con 2019. Si tomamos en cuenta lo que sucedió en otros países, este era un crecimiento que esperábamos para los próximos años. Nos sorprendió que el contexto de pandemia empuje esta situación. También se triplicó la cantidad de instaladores certificados que eligen capacitarse de manera online para tener una oportunidad laboral”, dijo a Infobae, Sebastián Ikonicoff, CEO de Life2Better.

La vivienda pasa a tener su autonomía, permitiendo que en determinadas situaciones tome decisiones por sí sola

Por lo informado, la vivienda pasa a tener su autonomía, permitiendo que en determinadas situaciones tome decisiones por sí sola. Por ejemplo, si una familia se fue a dormir, y olvidó de apagar las luces del jardín, el consumo energético baja en determinado momento, hasta un 20%, logrando un ahorro final significativo.

"Se triplicó la cantidad de instaladores certificados que eligen capacitarse de manera online para tener una oportunidad laboral", dijo a Infobae Sebastián Ikonicoff
"Se triplicó la cantidad de instaladores certificados que eligen capacitarse de manera online para tener una oportunidad laboral", dijo a Infobae Sebastián Ikonicoff

Belén Espir, CEO de iLiven, comentó a Infobae: “Si en algún lado quedó perdiendo agua, el sistema nos avisa para que podamos cortar la bomba. Se puede monitorear que está pasando en nuestra casa cuando no estamos, o nos preocupa algo en particular, cómo se puede encontrar una solución a alguna situación que nos resulta molesta. También, antes de ingresar a casa se puede regular la temperatura para prender la calefacción o el aire acondicionado, entre otras posibilidades”.

Los potenciales usuarios son los habitantes de casas particulares, departamentos, empresas, oficinas, clínicas, hoteles, barrios privados, entre otros. El home office, también alentó la expansión del rubro, ante las nuevas formas de trabajo y la mayor vinculación con el hogar.

El sistema está pensado para funcionar con cualquier celular Android o iOS. Operar la casa inteligente es tan simple como abrir una App (Sebastián Aued)

“El sistema está pensado para funcionar con cualquier celular Android o iOS. Operar la casa inteligente es tan simple como abrir una App. Es importante mencionar que una propiedad equipada de alta prestación, debe tener la capacidad de reaccionar y tomar decisiones propias. Por ejemplo, que la alarma se active de manera automática si la propiedad quedó vacía, y olvidamos hacerlo”, explicó a Infobae, Sebastián Aued, jefe de operaciones de Life2Better.

Estos sistemas se pueden aplicar en una casa que se levanta desde cero como transformar una construcción existente. Se trata de una tecnología modular, no invasiva que trabaja junto con los artefactos y teclas de luz tradicionales. Se puede realizar una instalación completa o escalonada, de acuerdo con las posibilidades de los propietarios. No requiere cableados ni cañerías específicas y puede funcionar en conjunto, colocándose un pequeño módulo detrás de las teclas de luz.

Se trata de una tecnología modular, no invasiva que trabaja junto con los artefactos y teclas de luz tradicionales
Se trata de una tecnología modular, no invasiva que trabaja junto con los artefactos y teclas de luz tradicionales

Sebastián Ikonicoff, agregó: “Las necesidades varían entre las personas de acuerdo con la posición socioeconómica, a sus costumbres y necesidades diarias. Hasta hace pocos años la domótica estaba dirigida a un público muy exclusivo, y las instalaciones se orientaban casi por completo a maximizar el confort. Hoy llegamos a un mercado más amplio, tenemos clientes preocupados por la eficiencia energética y reducción de costos. Otros preocupados por la seguridad de adultos mayores, entre otros casos. Existen desarrollos equipados con esta tecnología, en la Capital, y en todo el país”.

Cómo opera y costos

Una casa inteligente puede operarse, además de cualquier tipo de celular Android y IOS, como a través de vehículos con Android Auto y Apple CarPlay, tablets, notebooks, smartwacht, paneles, control remoto, parlantes inteligentes; Google home, Alexa, Siri, entre otras herramientas digitales.

El sistema no anula el funcionamiento manual de la casa, ni la persona está obligada a comprar determinadas marcas de luces

“Desde el punto de vista de seguridad, las posibilidades son muchas. El propietario puede simular presencia con encendido y apagado programado de luces, recibir aviso frente a una puerta o ventana abierta, una fuga de agua o de monóxido o bien la presencia de humo en la casa. Planteado desde el confort, es posible la creación de escenas por ejemplo, cuando nos vamos de la casa se apagarían todas las luces interiores, se apagarían los equipos de climatización, se activa la alarma y se bajan las cortinas. Como también activar el tipo cine, donde se atenúan las luces, se enciende la TV y se cierran las cortinas. En el caso de los edificios, se pueden automatizar tanto los departamentos como los espacios comunes, generando un ahorro de energía en el edificio y mayor seguridad”, contó a Infobae, Federico Lo Grasso, de la empresa Alejandro Lo Grasso.

El sistema no anula el funcionamiento manual de la casa, ni la persona está obligada a comprar determinadas marcas de luces, tiene una amplia compatibilidad con los productos del mercado.

El propietario puede simular presencia con encendido y apagado programado de luces, recibir aviso frente a una puerta o ventana abierta, una fuga de agua o de monóxido o bien la presencia de humo en la casa
El propietario puede simular presencia con encendido y apagado programado de luces, recibir aviso frente a una puerta o ventana abierta, una fuga de agua o de monóxido o bien la presencia de humo en la casa

“En Mendoza, estamos emprendiendo junto a SQ Desarrollos el barrio privado inteligente llamado Distrito Larrea, el primero que decidió apostar a la tecnología y automatización, tanto en el ingreso principal como en las propiedades, espacios comunes, donde priorizan la estética junto con la optimización de los recursos y sustentabilidad, cuidado, confort y seguridad. También estamos en el desarrollo de un edificio, donde se pensó por ahora en automatizar espacios comunes y cerraduras de cada departamento”, contó Belén Espir.

Los ambientes que más demanda requieren son los jardines (las teclas funcionan automáticamente, si no hay gente en la casa la iluminación puede estar al mínimo), los portones de acceso para abrirlos no necesitan recurrir al control (pudiendo accionarse su apertura desde el auto), cortinas, calefacción y aires, pasillos y escaleras que se encienden solo de noche y al detectar movimiento, living y quinchos.

El valor del sistema varía según la magnitud de la colocación, en un departamento monoambiente puede rondar USD 1.400, sube a USD 2.500 en uno de 3 ambientes; y en casas de 300 m2 cubierto llega a una media de 7.000 dólares (Aued)

“El valor del sistema varía según la magnitud de la colocación. En un departamento monoambiente las instalaciones pueden rondar USD 1.400, a un departamento de 3 ambientes, aproximadamente por USD 2.500, o casas de 300 m2 por USD 7.000, Aunque sean instalaciones muy grandes, como pequeñas, la ventaja, es que pueden realizarse de forma completa, como por etapas”, dijo Aued.

Mientras que en iLiven, el sistema al ser escalable, permite comenzar con un mínimo necesario, que puede estar en los $120.000, la inversión inicial siempre es más elevada ya que hay que comprar la central. Con el ahorro de energía (luz/gas) se paga en poco tiempo, y se puede monitorear el consumo. Luego, solo se incorporan los dispositivos que se necesitan específicamente.

La mayor parte de los usuarios del mercado son los menores de 40 años, porque es el público que prioriza el uso tecnológico, e incorporan herramientas de control por voz.

La mayor parte de los usuarios del mercado son los menores de 40 años, porque es el público que prioriza el uso tecnológico, e incorporan herramientas de control por voz
La mayor parte de los usuarios del mercado son los menores de 40 años, porque es el público que prioriza el uso tecnológico, e incorporan herramientas de control por voz

La variación de precios también depende del tamaño de la casa a automatizar y de la cantidad de dispositivos que se quieran controlar.

Se puede domotizar un espacio pequeño de la casa y luego extenderlo gradualmente a otras áreas. El agregado de esta modalidad en una inversión inmobiliaria permite sumarle un valor agregado, obteniendo así una distinción con el resto del segmento”, comentó Federico Lo Grasso.

SEGUIR LEYENDO:

Información provista porInvertir Online