Fuerte caída de hasta el 75% en el sector industrial de la provincia de Buenos Aires por la cuarentena

Un informe oficial indicó que, sobre 13 rubros, 10 presentaron un importante retroceso; los peores resultados correspondieron a la siderurgia y los combustibles, entre otros; la excepción estuvo en el agro

La faena es una de las pocas actividades industriales que crecieron en abril
La faena es una de las pocas actividades industriales que crecieron en abril

Abril fue el mes que más se sintió la cuarentena en todo el país. Luego de la decisión de la Casa Rosada de finales de marzo, ese fue el mes en el que se llevó adelante un cierre casi total de las fábricas, ya que solo quedaron las industrial esenciales como aquellas relacionadas con la producción alimenticia.

En ese contexto, la provincia de Buenos Aires sintió fuerte el impacto ya que en su territorio se concentra buena parte de la producción industrial. Como suele repetir el gobernador Axel Kicillof Buenos Aires concentra el 55,3% del Valor Agregado Bruto (VAB) y el 47,3% del empleo de los sectores productivos.

Un trabajo del ministerio de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica de la provincia al que pudo acceder Infobae muestra que la provincia sintió el impacto de la caída de la producción en abril, pese a que algunas actividades se fueron flexibilizando.

Empleados de una fábrica con las norma de seguridad e higiene
Empleados de una fábrica con las norma de seguridad e higiene

De las 13 actividades productivas que se desarrollan en el territorio bonaerense, sólo tres mostraron un saldo positivo en la comparación interanual. Faena Bovina (2,5%), Molienda de Trigo (2.2%) y Producción de harina (1,4%).

El resto de los sectores productivos que se encuentran en el territorio gobernado por Axel Kicillof mostraron números en rojo. Un claro ejemplo del efecto-cuarentena es la fabricación de automotores (5 terminales radicadas en la provincia): en abril hubo producción nula por primera vez en la historia.

Los tres sectores que más cayeron fueron los de Laminados terminados en caliente (-72,8%), acero crudo (-74,6%) y nafta con -67,3 por ciento.

En un segundo pelotón quedaron las producciones metalurgia (-49,7%), refinación de petróleo (-29,3%), y Aceite de soja (-28,1%). También hubo rubros muy afectados como prendas de vestir, cuero, calzado, muebles y minerales no metálicos, con caídas superiores al 70% interanual.

En el medio de todo esto la provincia desarrolló un protocolo. La cartera que conduce Augusto Costa les hizo llegar un documento a las industrias en donde señala que cada fábrica o empresa que resulta exceptuada del aislamiento social, preventivo y obligatorio por las autoridades nacionales y provinciales, debe presentar y cumplir protocolos sanitarios coordinados con los sindicatos y con cada municipio.

El sector de la refinería cayó casi 80% en abril
El sector de la refinería cayó casi 80% en abril

“Hacia delante prevemos que la actividad va a seguir por el piso. La extensión de la cuarentena en el AMBA hasta fines de junio (al menos) implica que el segundo trimestre va a terminar siendo muy negativo en materia de actividad. Y si el daño es más permanente de lo que pensamos (por caso, que haya empresas que no pueden volver a abrir y personas que no puedan encontrar trabajo rápidamente), la recuperación va a ser más lenta y débil. Para el 2020 esperamos que la economía caiga un 10,4%, aunque la proyección tiene riesgos más volcados a la baja (caída más profunda) que al alza (más suave)”, explicó Matías Carugati, director de la consultora Seido.

Apertura y costos

Desde el 23 de abril, comenzó el proceso de reapertura de algunas empresas, aunque con protocolos de seguridad sanitaria que prioricen, en todo momento, la salud de los trabajadores y de sus familias. Las autoridades bonaerenses ya recibieron 605 expedientes solicitando reaperturas de actividades industriales.

Pero lo que trae aparejado esto es el costo que tienen que asumir las compañías. Según el documento, la apertura de la planta de Ford en Pachecho significó un un protocolo de preparación en sus casas para cada uno de los empleado, para antes de acceder a la planta, que contempla reemplazos de barbijos al ingresar, declaraciones, cuestionarios y autorizaciones digitales diarias. Los costos iniciales de reapertura para la terminal sumaron USD 475.000. Pero a la operación mensual hay que sumarle otros 200.000 dólares de costo de seguridad e higiene.

Ford Argentina tuvo que invertir casi medio millón de dólares para poder abrir nuevamente la planta
Ford Argentina tuvo que invertir casi medio millón de dólares para poder abrir nuevamente la planta

Esto no significa que todas las fábricas tengan que afrontar más de un millón de dólares al año en nuevas normas de seguridad e higiene por la pandemia. Compañías más pequeñas y con menos movimiento de personales tienen costos infinitamente menores.

Por ejemplo, las fábricas de juguetes que están reabriendo con la mirada puesta en el Día del Niño tuvieron que afrontar diferentes protocolos sanitarios pensando en que su actividad involucra dotaciones mínimas de personal, turnos rotativos y segmentación en grupos ante eventuales infecciones, capacitación sobre prevención y distanciamiento, elementos de higiene, cabinas sanitizantes y controles de temperatura. Según datos del ministerio de Costa, cada fábrica invirtió aproximadamente 120.000 pesos para su reapertura

Seguí leyendo:


Información provista porInvertir Online