Las dificultades para afrontar el pago provienen, según el gobernador bonaerense, del excesivo endeudamiento de la gestión anterior
Las dificultades para afrontar el pago provienen, según el gobernador bonaerense, del excesivo endeudamiento de la gestión anterior

“Lo que vuelve insostenible la situación financiera de la Provincia es el fuerte endeudamiento ocurrido durante el período anterior”, enfatizó este martes por la tarde el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, en una conferencia de prensa que ofreció junto a su ministro de Economía, Pablo López, para referirse a la decisión de diferir el pago de un bono (BP 21) del 26 de enero al 1 de mayo.

Frente a estos dichos, y otros tantos del gobierno provincial que hacen referencia al “endeudamiento de la gestión anterior”, fuentes cercanas a la ex gobernadora María Eugenia Vidal aseguraron no sólo que “la deuda de Buenos Aires no es alta ni impagable”, sino que, “sin considerar la “deuda oculta” que no registró el gobierno de Daniel Scioli, entre 2015 y 2019 aumentó USD 1.800 millones, es decir, unos USD 100 por habitante. "¿Dónde está el endeudamiento exponencial?”, se preguntó un referente económico de la administración de María Eugenia Vidal, al agregar que además “se hicieron obras por USD 6.000 millones”.

Por otra parte, no omitió referirse al detalle de color de la jornada, y es que el bono que Kicillof busca refinanciar no fue emitido por el gobierno de Vidal, sino por su antecesor, Daniel Scioli, en 2011.

Además, las fuentes aseguraron que “bajo un enfoque de equilibrio general, no será gratis dejar defaultear a un subnacional por un monto insignificante, 1,8% de la deuda provincial y 0,06% de la nacional, que no puede renovar por causas ajenas (riesgo soberano) y que afectará el clima de reestructuración global”.

“Tenían opciones para hacer”, remarcaron las fuentes. En primer lugar, señalaron que podrían haber apelado a la autorización que les dio la Ley de Emergencia que habilitó a emitir nuevas letras por encima del stock vigente a ese momento de $ 8.000 millones, y a emitir nueva deuda por $ 66.786 millones, monto equivalente a los vencimientos del primer cuatrimestre de 2020.

El gobernador Axel Kicillof dio hoy una conferencia de prensa junto a su ministro de Economía, Pablo López
El gobernador Axel Kicillof dio hoy una conferencia de prensa junto a su ministro de Economía, Pablo López

Otra herramienta es usar el artículo 9 del Banco Provincia, que permite realizar adelantos. “Muy usable y con saldo disponible porque nosotros desendeudamos a la provincia con el Bapro”, aseguraron. Y la tercera alternativa, según las fuentes del anterior gobierno bonaerense, era pedir anticipos de Coparticipación a la Nación, “muy factible a esta altura del año”.

“Fondos suficientes”

Por otra parte, el vicepresidente del bloque de diputados de Juntos por el Cambio, Alex Campbell, cercano a Vidal afirmó: “Dicen que la historia se repite dos veces: la primera como tragedia y la segunda como farsa. La tragedia fue cuando la gestión de CFK y Kicillof discriminaba a la provincia por una pelea con Scioli. Fue ahí que se emitió el bono. La farsa es la actual, en el momento que hay que pagarlo quieren culpar a Vidal por sus peleas internas”.

“Vidal dejó al 10 de diciembre los fondos suficientes para pagar sueldos y aguinaldos. Además, como opositores responsables votamos la emergencia que era la herramienta que el gobernador necesitaba para poder avanzar en el pago y renegociación de la deuda,” agregó.

En la misma línea, los senadores de Juntos por el Cambio Roberto Costa, Alejandro Celillo, Andrés De Leo y Claudia Rucci señalaron en un comunicado que “estamos en un deja vu, donde el gobernador no quiere ir a pedir lo que corresponde en donde corresponde. Lo hizo Scioli y ahora Kicillof”.

“La deuda que se contrajo durante la gestión de Vidal está en las calles arregladas y pavimentadas, en los kilómetros de ruta, en las guardias de los hospitales. Faltó, por supuesto, pero la Provincia que encontró Kicillof no es el caos que encontramos nosotros en 2015”, agregaron.

Más allá de los argumentos del vidalismo, la decisión tomada por Kicillof, para muchos analistas estratégica y absolutamente coordinada con el equipo del ministro de Economía nacional, Martín Guzmán, fue anunciar el pedido a los tenedores de los títulos BP21 de diferir el pago al 1 de mayo. Lo que sospechan en el mercado es que este anuncio busca presionar a los bonistas y lograr una mejor renegociación de la deuda nacional.

La deuda de la provincia de Buenos Aires asciende al 9% del Producto Bruto Geográfico (PBG), que representan USD 650 por habitante. De acuerdo con las fuentes consultadas de Cambiemos, en 2015 había una deuda registrada por USD 9.362 millones y una no registrada por USD 1.842 millones, que “correspondían a deudas millonarias con el Banco Provincia, IOMA, ART, proveedores de hospitales, escuelas y cárceles, y moras en el envío de fondos a municipios. Todo sumaba más de USD 11.204 millones”, dijeron.

“Al 30 de noviembre de 2019, el stock de deuda estimado alcanzó los USD 11.160, considerando la deuda flotante, un número similar al de diciembre de 2015. Hoy representa sólo el 9,2% de nuestro producto; no es alta ni impagable, sino que se encuentra por debajo del promedio 2008-2011 (9,3%)”, aseguraron desde el equipo de la gestión pasada.

Seguí leyendo: