El ministro Hernán Lacunza presentó el detalle del Presupuesto 2020 que cuenta con 4.435 páginas, con el centro puesto en la búsqueda del superávit de las finanzas públicas antes del pago de los intereses de la deuda pública y "despejar las dudas sobre la sustentabilidad de la deuda, para poder retomar la senda de crecimiento moderado a partir del primer trimestre de 2020".

El enunciado luce claramente razonable, pero el camino para lograrlo no parece que cuente con la rápida aprobación de la oposición, al punto que en forma anticipada los legisladores de ese sector dejaron trascender que el tratamiento de la denominada "Ley de Leyes" se postergará para después del 10 de diciembre, en la certeza que habrá un cambio de Gobierno. Y aunque, se pudiera dar el hipotético caso de que Cambiemos logre un segundo mandato, no cambiará mayormente la composición de las cámaras legislativas.

Es que frente a una proyección de inflación promedio del año del 44%, y del 34% entre extremos, el ministro Lacunza presentó un proyecto de Presupuesto 2020 con ingresos totales que suben 47,3% y gastos que aumentan 35,9%, una brecha clave para poder pasar de déficit a superávit de las cuentas públicas.

Frente a una proyección de inflación promedio del año del 44%, y del 34% entre extremos, el ministro Lacunza presentó un proyecto de Presupuesto 2020 con ingresos totales que suben 47,3% y gastos que aumentan 35,9 por ciento

Puntos de resistencia de la oposición

Si bien en términos generales los máximos dirigentes que aspiran a ocupar la presidencia de la Nación tienden a coincidir en el valor de la baja de la inflación, de la limitación de la expansión de la deuda pública y del control de la emisión monetaria, no muestran tantas coincidencias en los caminos para lograr esos objetivos múltiples, en particular en lo que respecta a la distribución del gasto público, y en especial en lo referente a las transferencias a las provincias.

El ministro de Hacienda, Hernan Lacunza, durante la presentación del proyecto de Presupuesto, realizada en el salón Delia Parodi, del Congreso Nacional (NA)
El ministro de Hacienda, Hernan Lacunza, durante la presentación del proyecto de Presupuesto, realizada en el salón Delia Parodi, del Congreso Nacional (NA)

Una de ellas se vincula con el "crédito para financiar los gastos de funcionamiento, inversión y programas especiales de las Universidades Nacionales" en todo el país, que suma $195.566 millones, porque en los giros para el conjunto de las jurisdicciones del interior para el área de la Educación se fijó una suba nominal de 5,2%, equivale a una caída en términos reales de casi 27% en términos reales, siempre que se cumpla el objetivo de desaceleración de la inflación.

Pero también se presenta como conflictivo para los legisladores de la oposición respaldar el plan de obras financiados bajo el sistema de Participación Público Privado (PPP), porque según pudo saber Infobae se trata de una hipoteca que limitará la decisiones de gastos para otros objetivos de política económica, habida cuenta que se asumieron compromisos con incidencia por varios mandatos presidenciales, hasta 2049, según se detalla en 3 mega planillas, en los folios 328 a 330 del proyecto de Presupuesto.

Así como las propuestas de financiamiento de las obras, con fuentes internas y externas, en medio de un escenario con control de cambios, default selectivo para la deuda de corto plazo del Tesoro y propuesta de reperfilamiento del resto de la abultada deuda pública.

Y también el detalle de las propuestas de otros programas de ejecución de obras pública se proyecta como un punto de amplio debate, porque cada legislador buscará no defraudar a sus votantes.

Sin embargo, el ministro Lacunza optó por no entrar en detalle de los supuestos de ejecución de gastos, y prefirió resaltar: "Prevemos un escenario macroeconómico donde, una vez superada la incertidumbre electoral y despejadas las dudas sobre la sustentabilidad de la deuda, se podrá retomar el sendero de crecimiento moderado a partir del primer trimestre de 2020. Con las exportaciones como motor más dinámico de la demanda agregada, con las cantidades exportadas orillando su máximo histórico, con previsiones de una buena siembra cosecha granaria, la maduración de algunas inversiones, como Vaca Muerta, y la tracción de Brasil como destino principal de nuestras manufacturas industriales".

Seguí leyendo: