Otra calificadora de riesgo estadounidense colocó a la Argentina en situación de "default selectivo", luego de las medidas que anunció el Gobierno el miércoles pasado.

Se trata la agencia Fitch Ratings, que calificó la deuda soberana argentina en "default restringido" (RD) –una denominación propia que se equipara al incumplimento "selectivo" con el que se conoce usualmente a estas bajas de notas– tras la decisión unilateral del Gobierno de extender el plazo de pago de algunas de sus obligaciones, lo que consideró como un canje de deuda en crisis.

El gobierno del presidente Mauricio Macri había anunciado el miércoles que buscaría extender los plazos de la deuda privada y con el Fondo Monetario Internacional (FMI), tras una fuerte crisis de confianza que siguió a un triunfo de la oposición en elecciones primarias de agosto.

Katz y Lacunza en al confererencia de prensa del miércoles pasado (Gustavo Gavotti)
Katz y Lacunza en al confererencia de prensa del miércoles pasado (Gustavo Gavotti)

El Gobierno anunció además planes para retrasar el servicio de instrumentos de corto plazo (Letes, Lecaps, Lelinks y Lecers) en distintos pagos.

"Fitch entiende que esta extensión de vencimiento se ha impuesto a los instrumentos que vencen el 30 de agosto, y se aplicaría a los siguientes vencimientos en las próximas semanas", dijo el comunicado de la calificadora.

Ayer, S&P también había usado la misma denominación para la deuda corta local, pero luego, cuando los detalles de estiramiento de plazos fueron  comunicados de manera oficial, retiró la esa calificación.

La baja anterior

Fitch Ratings recortó entonces la calificación de Argentina como emisor a largo plazo en tres niveles a CCC desde B, con lo que el país quedó a la par con Zambia y República del Congo. S&P, en tanto, bajó la calificación soberana de B a B- y le dio una perspectiva negativa.

Seguí leyendo: