Las tasas de Leliq se mantienen en un nivel similar al del comienzo de año
Las tasas de Leliq se mantienen en un nivel similar al del comienzo de año

El Banco Central argentino efectuó este miércoles en dos tramos su habitual licitación de Letras de Liquidez (Leliq) a siete días, en la que convalidó un alza marginal de la tasa de referencia por octava rueda, aunque en este caso expandió liquidez por unos $13.000 millones, en un marco de dólar estable en bancos de la City porteña.

A falta de siete jornadas hábiles antes de las elecciones primarias, primer test electoral de magnitud en la carrera por la Presidencia de la Nación, la autoridad monetaria mantiene el foco en una política contractiva para evitar sorpresas en la evolución del tipo de cambio que, a su vez, contribuya a un rebrote de la inflación.

La tasa promedio total del día de la fecha, equivalente a la tasa de política monetaria, fue 60,396% anual, con una leve alza de doce puntos básicos.

El Central adjudicó a bancos un total de 245.499 millones de pesos. Frente a vencimientos en el día por $255.808 millones, la entidad efectuó una expansión neta de liquidez por unos $13.155 millones, al adicionar el pago de intereses por 2.856 millones de pesos.

El BCRA pagó en julio unos $62.000 millones por intereses de Leliq, para sumar más de $440.000 millones en 10 meses

El stock de Leliq descendió a $1.278.653 millones ($1,28 billón), equivalentes a unos USD 29.139,9 millones o 42,9% de las reservas internacionales, que el martes contabilizaron USD 67.951 millones, según datos sujetos a ajuste.

En los diez meses en que las Leliq funcionan como instrumento de política monetaria, el BCRA lleva pagados en concepto de intereses unos 441.785 millones de pesos. Solo en julio se pagaron a los bancos 62.349 millones de pesos.

Las entidades financieras no obtienen ganancia plena por estas colocaciones en títulos del Central, pues suscriben Leliq con los depósitos a plazo fijo de sus clientes, a los que a su vez les pagan una tasa de interés.

Según el Informe Monetario del BCRA, los depósitos en pesos a plazo fijo del sector privado sumaban unos 1.275.561 millones ($1,27 billón) el pasado 25 de julio, un monto comparable al de las Leliq.

Desde que Guido Sandleris asumió la presidencia del Central y se decidió adoptar un régimen de metas de agregados monetarios en lugar de las metas de inflación, las tasas de interés regresaron al nivel más alto desde la crisis de 2002.

La política de control de agregados monetarios sirvió para contener al dólar, pero surtió poco efecto sobre la inflación

Ahora, en torno a 60,4% anual están un punto por encima del inicio del año y son similares al 60% de fines de agosto del año pasado. En ese lapso, fueron útiles para "pisar" el precio del dólar, que acumuló un alza de apenas 16,7%, desde los $37,60 mayorista del 30 de agosto a los $43,88 de este miércoles.

Pero las altas tasas tuvieron un efecto débil para ponerle contención a la inflación, que aceleró del 34,4% anual en agosto de 2018 a cerca del 55% en julio de 2019, aún si se considera el compromiso asumido ante el FMI de crecimiento "nulo" de la Base Monetaria hasta diciembre de 2019, en 1.343.000 millones ($1,34 billón).

Economistas coincidieron en que el elevado nivel de las tasas de las Leliq contribuye a estabilizar al dólar y alimentar la demanda de pesos para inversiones financieras, aunque a la vez es perjudicial para la actividad productiva y el crédito.

El economista Claudio Loser -ex director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI- consideró que una tasa de interés "tan alta es imposible mantener por muchos años. Espero a fines de año o principios del que viene se note una mejora importante de la economía, porque no es sostenible una tasa al 60%".

Por su parte, el ex secretario de Finanzas Daniel Marx advirtió que las tasas de Leliq "no se pueden sostener en el tiempo", a la vez que aseguró que el precio del dólar "no está atrasado". El también director de la consultora Quantum indicó que "no se pueden sostener en el tiempo estos niveles de tasas de las Leliq. Hay que bajar la incertidumbre para poder reducirlas".

Seguí leyendo: