El valor de la divisa se mantiene casi inalterado en lo que va de julio. (Adrián Escandar)
El valor de la divisa se mantiene casi inalterado en lo que va de julio. (Adrián Escandar)

El dólar operó con leve tendencia al alza en bancos de la City porteña. En las sucursales del Banco Nación avanzó 20 centavos, a $43,60 para la venta. En el promedio de bancos del microcentro se ofreció a 43,87 pesos.

En la plaza mayorista subió a $42,66, para acumular una ganancia de 13,2% en el recorrido de 2019.

El monto operado en el segmento de contado (spot) fue de USD 733,1 millones, mientras que en futuros se pactaron USD 1.094.086 millones en el ROFEX más USD 32 millones en el Mercado Abierto Electrónico (MAE).

Los contratos de dólar futuro (en pesos atados al tipo de cambio) finalizaron a $43,04 para fin de mes y a $52,95 para las posturas a diciembre de 2019.

Según operadores, la autoridad monetaria volvió a efectuar ventas de en el mercado de futuros, para atenuar el incremento del tipo de cambio. Además, y como ocurre desde el pasado 15 de abril, el BCRA vendió USD 60 millones a cuenta del Tesoro, esta vez a un precio promedio de 42,6658 pesos.

En la presente rueda pudo atribuirse como fundamento de la suba del dólar el incremento que registra respecto de otras monedas emergentes. En Brasil ascendió 0,7% o tres centavos, a 3,77 reales.

También influyó que el Banco Central, con anuencia del Fondo Monetario Internacional, dispuso extender el plazo de cumplimiento de la meta de Base Monetaria de julio hasta fines de agosto, para aprovechar la tendencia estacional de mayor demanda de pesos, que crece en este mes por el pago del medio aguinaldo, pues de lo contrario hubiera forzado a una contracción monetaria más agresiva y a una suba pronunciada de las tasas.

La llamativa quietud en la cotización de la divisa de EEUU desde fines de abril es un objetivo buscado por la administración de Mauricio Macri y también por las autoridades del BCRA, ante un duro calendario electoral que pone en juego la reelección presidencial.

Para julio se espera que la tasa de inflación se aleje del umbral de 3%, en la medición más baja en lo que va de 2019, para encadenar el cuarto mes consecutivo en descenso.

En los últimos doce meses hubo un virtual empate entre la inflación y el alza del dólar

Las altas tasas del BCRA, que garantizan un piso de 58% anual, presionan a la baja del dólar, que a su vez ayuda a frenar la escalada de precios en la que es también determinante el congelamiento de tarifas.

Eso es unos 17 puntos porcentuales más que la inflación esperada para los próximos doce meses.

Según la Encuesta de Expectativas de Inflación de julio de 2019, realizada por el Centro de Investigación en Finanzas de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, la inflación esperada por la población para los próximos doce meses se mantiene en 30%, según la mediana de las respuestas.

En el promedio, las expectativas de inflación bajan 2,6 puntos porcentuales respecto de la medición de junio de 2019 y se ubican en 31,9 por ciento.

Para esta tendencia fue imprescindible acotar el alza del valor del dólar, que en el último año acumula un incremento de 54,5%, desde los $27,62 mayorista del 23 de julio de 2018, una tasa similar a la de la inflación de los pasados doce meses.

El “riesgo electoral”, la política del BCRA y el movimiento del real brasileño  condicionarán al dólar en el plano doméstico

Desde Invecq Consultora Económica apuntaron que "el cambio en la tendencia del dólar a su vez responde a una combinación de factores: una mejora de las condiciones financieras internacionales, un endurecimiento de la política monetaria llevada a cabo por el BCRA y un mayor optimismo en cuento al escenario político de cara a las elecciones para el oficialismo".

Para los expertos de Balanz, "el riesgo electoral pondrá un piso a las tasas y al dólar. En nuestra opinión, la prima electoral está cerca de su nivel más bajo, por lo que las caídas adicionales en las tasas son limitadas, y se esperan presiones sobre el dólar, que al menos debería subir al ritmo de la tasa en pesos".

El economista Rodolfo Santangelo subrayó que "la pregunta que se hace cualquier inversor es quién va a ser el próximo Presidente", al argumentar que "los modelos de régimen cambiario que los candidatos tienen en mente son diferentes". En diálogo con FM Milenium, resaltó que en ese caso "va a haber un pedido de mayores reformas y modificaciones" por parte del FMI.

SEGUÍ LEYENDO: