El dato de inflación de abril moderó las expectativas para el año
El dato de inflación de abril moderó las expectativas para el año

La desaceleración inflacionaria registrada en abril modificó a la baja las expectativas de suba de precios para los próximos doce meses. De acuerdo con el informe del Centro de Investigación de Finanzas (CIF) de la Universidad Di Tella, se redujeron a 30%, de acuerdo con la mediana de las respuestas. En abril, el número era 40%.

En tanto, de acuerdo con el promedio, las expectativas de inflación a nivel nacional bajaron 4 puntos porcentuales respecto de abril del año pasado y se ubicaron en 36,6%.  En ambos casos, las respuestas en Capital Federal y en el Interior fueron más optimistas que en el Gran Buenos Aires, donde la mediana se mantuvo en 40% para los próximos doce meses,  y el promedio, en 38,9%. En Capital Federal, la inflación esperada, según el promedio, es del 33,3% (reflejó una caída de 10,9 puntos), mientras que en el interior alcanza el 34,3%.

De acuerdo a la mediana, "y aproximando por el nivel educativo alcanzado, las expectativas de inflación bajan a 30% tanto para los sectores de ingresos altos como para los sectores de ingresos bajos", dice el informe. Si se tiene en cuenta el promedio, las expectativas de inflación bajaron 5,5 y 5,6 puntos respecto del mes anterior tanto en sectores de mayores como de menores ingresos.

"La población tiende a dar un numero redondo como respuesta a la encuesta sobre la inflación esperada. En octubre, marzo y abril esa respuesta mediana fue de 40%. Ahora, en mayo, volvió a ser 30% y se alinea un poco mas respecto al 31,4% que pronosticó el REM en su último relevamiento de fines de abril. Las expectativas de inflación parecen comenzar a alinearse lentamente después del rebrote del primer trimestre", aseguró el titular del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF), Nadin Argañaraz.

Después de conocerse la inflación de abril, que ascendió al 3,4% -frente al piso de 4% esperado por las consultoras privadas-, las expectativas comenzaron a moderarse, ayudadas también por el hecho de que el Gobierno anunció semanas atrás que no habría nuevas subas de tarifas durante el año (al menos hasta las elecciones) y que el dólar pareciera haber encontrado una nueva zona de confort. Además, la política monetaria contractiva que comenzó en septiembre del año pasado estaría empezando a surtir efecto. 

Ya para mayo, las estimaciones de suba de precios se ubican en torno al 3%, de acuerdo con el consenso de los analistas. Y ese valor se explicaría porque todavía impactará un 9% de suba del gas y el 26% en el caso de la tarifa del agua. Además, las cuotas de la medicina prepaga subieron 8% y los combustibles, 4% a comienzos de mes.

El gran signo de interrogación son las elecciones de octubre y cómo pueda afectar la incertidumbre política en la economía. Dependiendo de lo que sigan las encuestas, no se descarta una nueva disparada del tipo de cambio, lo que rápidamente se traduce en suba de precios.

Seguí leyendo: