Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Foto: Pablo E. Piovano/Bloomberg)
Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Foto: Pablo E. Piovano/Bloomberg)

Con el objetivo de actuar con mayor eficacia frente a los movimientos del valor del dólar, el Banco Central mantuvo durante esta semana el desdoblamiento en sus licitaciones de Letras, mediante dos tramos operativos por día.

Con el sobresalto cambiario de este viernes, contagiado por la apreciación global del dólar, la autoridad monetaria volvió a subir los rendimientos de las Letras de Liquidez (LELIQ) a siete días, para atenuar el ascenso del billete a un 2%, después de haber sondeado un alza de 3%, muy cerca de los precios récord del pasado 7 de marzo.

La tasa de referencia de política monetaria para este viernes fue del 66,655% anual, con una absorción total de 210.027 millones de pesos. Frente a vencimientos en el día por $204.863 millones, la contracción monetaria en la rueda fue escasa, al tener en cuenta el pago de intereses de la fecha.

El incremento de la tasa de LELIQ fue de 88 puntos básicos, con lo que sumó un incremento de casi 23 puntos porcentuales desde el piso del pasado 14 de febrero. La referencia de política monetaria subió al rango más alto desde el pasado 8 de noviembre.

De todos modos, no convence la eficacia de las tasas del Banco Central como instrumento casi solitario para ponerle contención al dólar. La primera aumentó casi 3 puntos porcentuales en la semana; el segundo subió 4,5 por ciento.

"A nivel cambiario, más allá de que continúa en ascenso la tasa de LELIQ -rozando ya el 67%- parece que este instrumento viene perdiendo eficacia, ante lo cual el dólar mayorista aceleró su reacomodamiento al alza hasta los $41,80 acompañando la debilidad de las monedas emergentes", resumió Gustavo Ber, economista del Estudio Ber.

Un motivo por el cual se mantiene firme la demanda de divisas en el mercado de cambios se relaciona con que las colocaciones a plazo aún no replican por completo los rendimientos que los bancos perciben por tomar LELIQ.

"El spread de tasas comenzó a operar por debajo de 20 puntos porcentuales, reflejando que el endurecimiento de la política monetaria del BCRA es como un cemento de secado lento. En otras palabras, tarda tiempo en fraguar, reduciendo la eficiencia en el corto plazo de la política monetaria", indicó un reporte de Portfolio Personal Inversiones.

Acotó que "las tasas nominales altas se transformarían en reales positivas y debieran ayudar a reducir los incentivos a la dolarización de pesos desde el punto de vista económico. No obstante, la otra rama de incertidumbre de carácter político definirá la dolarización deseada de los argentinos en los próximos meses, aún en este contexto ortodoxo".

Seguí leyendo: