El precio del dólar asciende 10,9% en el transcurso de 2019. (Adrián Escandar)
El precio del dólar asciende 10,9% en el transcurso de 2019. (Adrián Escandar)

El dólar operó este viernes con firme tendencia alcista de 1,9%, para negociarse al cierre a 42,80 pesos para la venta en sucursales del Banco Nación. En el promedio de bancos del microcentro porteño concluyó a $42,86 para la venta.

El dólar mayorista  se transó a 41,80 pesos. El Banco Central estableció un piso de $39,163 y un techo de $50,682 para la zona de "no intervención" del día.

La divisa norteamericana se aproxima así a los precios máximos registrados el pasado 7 de marzo, cuando cerró a $43,41 al público y a $42,50 mayorista.

Una operación inicial en la rueda mayorista, por un millón de dólares, convalidó la impronta alcista para el billete verde, según consignaron desde ABC Mercado de Cambios.

Se trató de un monto irrisorio para un mercado que opera USD 700 millones al día en esta época del año, pero que fijó la cifra en el arranque de la operatoria.

La devaluación del peso argentino se encuadró, en estas horas, con la tendencia de las divisas emergentes respecto del dólar.

"El clima internacional nos adelanta una posible rueda movida para el peso argentino", indicó Portfolio Personal Inversiones, debido a depreciaciones superiores al 1% en divisas emergentes como el real brasileño, la lira turca y el rand sudafricano. "Con la referencia de estas monedas emergentes, todo parecería indicar que presenciaremos algunos ruidos en el tipo de cambio", agregó.

La suba del dólar en la plaza local se relaciona a la apreciación de la divisa en Brasil. En el país vecino trepa un 2,2% en la jornada, a 3,88 reales.

El intenso intercambio comercial con el país vecino determina que los movimientos cambiarios en Brasil tengan alta incidencia en la evolución local del tipo de cambio.

El desliz bajista de las monedas regionales genera cierto contagio en el volátil mercado local

El mercado financiero brasileño fue sacudido en las últimas horas por la detención del ex presidente Michel Temer, involucrado en las causas de corrupción conocidas como Lava Jato.

En términos estrictamente económicos, la detención del líder del Movimiento Democrático Brasileño (ex PMDB) complicaría la aprobación de la reforma previsional en el Parlamento brasileño, una de las medidas centrales propuestas por la administración del actual presidente, Jair Bolsonaro, y para la que contaba con el respaldo del ex mandatario.

Desde Research for Traders advirtieron "una jornada de elevada volatilidad, y en línea con Brasil donde el real operó en un clima de cautela e incertidumbre ante la detención del ex presidente Temer".

Seguí leyendo: