En lo que fue una jornada financiera muy negativa, el dólar subió más de 50 centavos y terminó arriba de los $ 40 por primera vez desde el 1° de octubre. Pero no fue un movimiento aislado: también subió el riesgo país hasta 700 puntos y las acciones argentinas sufrieron duras caídas en Nueva York, con pérdidas de hasta 8,5%.

Este comportamiento contrastó con un mercado internacional que se siguió comportando de manera favorable. Wall Street continuó en alza y hubo en general subas de las monedas emergentes, incluso del real brasileño. Por eso, el contraste con la tendencia negativa del mercado local fue todavía mayor.

Pero desde el Gobierno pusieron paños fríos a la suba de la divisa. "Hay que animarse a ponerse en contra de la cosecha récord de maíz y la muy fuerte de soja", le dijeron a Infobae altas fuentes del ministerio de Hacienda, sugiriendo que en los próximos meses habrá mayor oferta de divisas para enfrentar la demanda.

La reacción del dólar en los últimos días parece dejar claro que la baja de tasas resultó exagerada. Por eso, cabría esperar un repunte que acomode un poco más arriba los rendimientos que los bancos están dispuestos a pagar por sus plazos fijos.

La firmeza del dólar muestra que se está produciendo un aumento de la demanda en el mercado local luego de varios meses de tranquilidad, en los que incluso había caído a niveles mínimos la compra de divisas para atesoramiento. Pero el Banco Central también hizo lo suyo para que el tipo de cambio opere en alza: compró casi USD 1.000 millones desde mediados de enero y además impulsó una fuerte baja de las tasas de interés, a través de la inyección de pesos.

Justamente ese proceso de baja de tasas es el que comenzó a revertirse en los últimos días. Ayer el rendimiento de las Leliq volvió a aumentar aunque levemente, para ubicarse en 44,5% anual. Pero todo indica que el proceso podría acelerarse en las próximas jornadas ante dos situaciones que confluyen: la necesidad de ofrecer una premio a los inversores que se quedan en pesos y al mismo tiempo ofrecer tasas positivas a los ahorristas ante el aumento de la inflación de enero y los índices elevados que se esperan para febrero y marzo.

La divisa acumula una suba del 5% en lo que va de febrero y para el Gobierno es clave evitar que siga tomando velocidad, faltando tantos meses para las elecciones. El titular del Central, Guido Sandleris, es consciente de que aumentará la dolarización en el periodo preelectoral, por lo que también se prepara para ese momento. Las divisas que liquidará el campo y los dólares que tendrá el Tesoro que recibirá nuevos préstamos del FMI serán claves para poder dominar al mercado. Pero eso estará disponible recién a partir de abril.

La renovación del 100% de las Letes que vencía que consiguió ayer la secretaría de Finanzas, a cargo de Santiago Bausili, es una noticia que alivia en el cierre de una jornada financiera tan caliente como el clima. Además, el Tesoro también colocó títulos en pesos que fueron bien recibidos en el mercado.

Seguí leyendo: