Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.
Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) concluyó que la economía de la Argentina acumulará dos años de recesión hasta 2019. El país destaca por un año de contracción económica en 2018, junto a Nicaragua y Venezuela, mientras que consideró que la actividad económica en América Latina promediará una expansión de 1,2% este año y 1,7% en 2019.

La economía de América Latina crecerá el próximo año un 1,7%, en un escenario en que las "incertidumbres mundiales serán mayores y provenientes de distintos frentes", según el reporte.

Para la Argentina prevé una contracción de 2,6% en 2018 y 1,8% en 2019.

"El año 2019 se vislumbra como un período en el que lejos de disminuir, las incertidumbres económicas mundiales serán mayores y provenientes de distintos frentes. Esto repercutirá en el crecimiento de las economías de América Latina y el Caribe las que, en promedio, se expandirían 1,7%", dice el documento de la Comisión Económica regional.

En su último informe económico del año, la CEPAL proyectó también que la región finalizará 2018 con un crecimiento promedio de 1,2%, cifra que muestra un leve descenso desde el anterior pronóstico de octubre, de un 1,3 por ciento.

La CEPAL proyecta un debilitamiento estructural del comercio internacional por las tensiones entre Estados Unidos y China

Según el reporte, los países de América Latina y el Caribe enfrentarán "un escenario económico mundial complejo en los próximos años, en el cual se espera una reducción de la dinámica del crecimiento, tanto de los países desarrollados como de las economías emergentes, acompañada por un aumento en la volatilidad de los mercados financieros internacionales".

Adicionalmente, se proyecta un debilitamiento estructural del comercio internacional, agravado por las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.

Ya durante 2018, los mercados emergentes, incluyendo América Latina, evidenciaron una importante reducción en los flujos de financiamiento externo, a la vez que aumentaron los niveles de riesgo soberano y se depreciaron sus monedas en relación al dólar, de acuerdo con la CEPAL.

Venezuela, con una caída proyectada del 15% de su PBI, es el país que registra el peor desempeño económico de la región durante 2018.

Nicaragua, sumida también en una crisis política, sufrirá este año un descenso del PBI del 4,1 por ciento.

Para Brasil, la mayor economía regional, se espera una leve recuperación, con un crecimiento del 1,3%, que el próximo año se incrementaría en torno al 2 por ciento.

República Dominicana encabeza de su lado el crecimiento regional, con una expansión del 6,3%, seguida de Bolivia, con un 4,4 por ciento.