En los alimentos la concentración de mercado es menor que en otros sectores
En los alimentos la concentración de mercado es menor que en otros sectores

En noviembre, el consumo en supermercados y otros puntos de venta del sector minorista cayó un 10,1% respecto del mismo mes del año pasado. Un bolsillo cada vez más exigido y menos oportunidad de extender el presupuesto con las tarjetas resultaron en una combinación fatal.

El último estudio realizado por Focus Market indicó un recorte fuerte en el consumo minorista –alimentos, bebidas, cuidado personal y limpieza–, por fuera de lo que venía siendo una caída sostenida de entre 3% y 5% en el sector a lo largo del año. El dato está en línea con otros informes desde el sector privado para el mes de noviembre. Por ejemplo, un reporte de CAME reflejó una baja del 15,6% en las ventas minoristas (además incluye otros rubros como ferretería, electrónica, joyería y otros).

"En definitiva se terminó llegando al piso de la pérdida de poder adquisitivo que se observaba durante el año", dijo Damián Di Pace, director de Focus Market. El analista económico consideró que el punto de quiebre que se vio en noviembre fue potenciado por "consumidores argentinos que se quedaron sin oxígeno: ya no pueden usar la tarjeta de crédito para financiar gasto y en el grueso de los casos no recibieron pagos de acuerdos paritarios".

Las compras navideñas darían un respiro al consumo minorista luego de meses a la baja (Matías Baglietto)
Las compras navideñas darían un respiro al consumo minorista luego de meses a la baja (Matías Baglietto)

El relevamiento de Focus Market vía Scanntech (lector de código en 515 puntos de venta) midió fuertes caídas en el cuidado de calzado (-34,7%), congelados (-24,5%) y lácteos (-19,8%).

La mayoría de los sindicatos más importantes terminaron cerrando reaperturas en negociaciones salariales sobre fines del mes pasado o principios de diciembre. Es decir, en la visión del analista, se recorrió un tramo importante de noviembre en el cual las familias debieron ajustar el cinturón mientras esperaban un acuerdo.

Otro factor que pegó de lleno en noviembre fue más psicológico, según Mariano Otalora. El experto en finanzas personales señaló que "un contexto de recesión como el de ahora siempre le pega de lleno a las expectativas tanto de los de mayor como de menor ingreso". En ese sentido, como explica Otalora, en un punto las compras se ajustan de manera más agresiva.

De cara a diciembre y enero, tanto Di Pace como Otalora consideraron que los datos de consumo probablemente repunten. En primer lugar, por el factor estacional de fiestas. Pero también esperan que pisen fuerte los efectos del pago del medio aguinaldo y algún tramo de aumento salarial por paritarias.

Seguí leyendo: