Gastón Fossati, director de ARBA
Gastón Fossati, director de ARBA

Desde la semana próxima, la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) implementará medidas de apoyo fiscal para pequeñas y medianas empresas bonaerenses y sectores dedicados a la producción y los servicios. La iniciativa incluye cinco medidas:

La primera establece el diferimiento, durante noviembre y diciembre próximo, del pago de Ingresos Brutos para contribuyentes que hayan facturado en 2017 hasta $2 millones anuales.

Se estableció el diferimiento del pago de Ingresos Brutos para contribuyentes que hayan facturado en 2017 hasta $2 millones anuales

Para acceder a este beneficio, que alcanza a 1.140.000 personas físicas y jurídicas que tributan Ingresos Brutos, los contribuyentes deberán presentar la declaración jurada que vence el próximo martes 20.

El saldo acumulado en el período diferido podrá cancelarse en hasta 3 cuotas sin intereses mediante un plan de pagos, al que se podrán adherir hasta el 28 de febrero de 2019.

Nuevas medidas fiscales para pymes de la provincia de Buenos Aires (iStock)
Nuevas medidas fiscales para pymes de la provincia de Buenos Aires (iStock)

La segunda medida dispone que estos contribuyentes serán excluidos de los regímenes de recaudación, tanto en acreditaciones bancarias como en el de tarjetas, por lo que no tendrán retenciones en noviembre ni diciembre.

En tanto, la tercera iniciativa, que se empezará a aplicar la próxima semana y estará vigente por tres meses, estipula que los contribuyentes con deudas tributarias en instancia judicial podrán levantar embargos en sus cuentas bancarias con solo formalizar un plan de pagos. De esta forma, no necesitarán abonar adelantos. En la actualidad, deben cancelar el 10% del monto total de la deuda como anticipo para el levantamiento automático de las medidas cautelares.

Todos los contribuyentes con planes de regularización de deuda caducos podrán rehabilitarlos durante un plazo de seis meses

La cuarta disposición, que estará operativa a partir de diciembre, prevé que todos los contribuyentes con planes de regularización de deuda caducos puedan rehabilitarlos durante un plazo de seis meses. En ese período, deberán cancelarse las cuotas vencidas e impagas actualizadas, que produjeron la caducidad del plan. Y, en caso de existir, también las cuotas a vencer, en su plazo original.

Por último, el quinto beneficio amplía de $50.000 a $100.000 el monto de devolución automática que pueden solicitar aquellos contribuyentes que posean saldos a favor con el fisco provincial. Esta medida, que regirá a partir de enero de 2019, abarca a quienes exhiban buen comportamiento tributario.

"En conjunto, estas medidas configuran un beneficio concreto para el 80% de los contribuyentes de este impuesto", explicó el director de ARBA, Gastón Fossati, en un comunicado. "El paquete de medidas fiscales forma parte de un programa amplio, integral, para sostener el trabajo y la producción. Las acciones abarcan ayuda financiera, acceso al crédito, incentivos productivos y asistencia impositiva", agregó.

Seguí leyendo