Guido Sandleris (centro), presidente del BCRA (BCRA)
Guido Sandleris (centro), presidente del BCRA (BCRA)

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) efectuó su subasta diaria de Letras de Liquidez (LELIQ), a 8 días de plazo. El monto adjudicado fue de $174.745 millones, en una jornada en la que vencieron títulos por 167.158 millones de pesos.

La tasa promedio de corte de LELIQ se ubicó en 63,291% anual, con un importante recorte de 1,7 punto porcentual respecto de la subasta del martes. La tasa máxima adjudicada se situó en 64,099 por ciento.

De esta forma, la entidad monetaria mantiene firme el sendero de reducción de los rendimientos de referencia del sistema, ahora de 10,2 puntos porcentuales desde la tasa máxima de 73,524% del pasado 8 de octubre.

La autoridad monetaria lleva aspirados a través de LELIQ unos $244.233 millones desde comienzos de octubre, un monto equivalente al 19,2% de la Base Monetaria.

Un dato auspicioso es que el recorte de rendimientos en el día se produjo en una rueda cambiaria estable, donde el dólar mayorista sondeaba los 36 pesos.

"Creemos que es una señal positiva que el tipo de cambio nominal se acerque al piso de la banda de no intervención en un escenario de caída de las tasas de LELIQ", subrayó un informe de la consultora Neix.

Para Gustavo Ber, economista del Estudio Ber, "con el dólar coqueteando la banda inferior, se abrieron diferentes escenarios desde el BCRA, que deben ser avalados por el FMI, que apuntarían a frenar la apreciación del peso mientras se extiende la gradual reducción de la tasa de LELIQ sin que dicho 'combo' altere las perspectivas de una desaceleración de la inflación en los próximos meses".

El BCRA redujo las tasas de interés de referencia por octava jornada consecutiva

La entidad monetaria debe atacar varios frentes abiertos. Por una parte, se comprometió con el organismo de crédito a mantener "congelada" la Base Monetaria (dinero circulante, cheques cancelatorios y depósitos en cuenta corriente) en torno al actual 1,27 billón de pesos, para ponerle contención a una inflación que se aproxima al 50% anual.

Por otra parte, incrementa su pasivo debido a las exorbitantes tasas de interés, unos 15 puntos porcentuales por encima de la inflación, dinámica que impone la necesidad de forzar un sendero bajista para los rendimientos. Hoy los pasivos remunerados del BCRA, cerca de $800.000 millones, están compuestos por casi $600.000 millones de LELIQ, más un remanente de casi 190.000 millones de LEBAC.

Y también tiene que actuar en el frente cambiario, pues una baja de las tasas puede presionar al alza del dólar y volver a incentivar la escalada inflacionaria, como ya se observó entre mayo y septiembre.