El promedio de las expensas en Buenos Aires están cerca del nivel de 2.99 pesos (IStock)
El promedio de las expensas en Buenos Aires están cerca del nivel de 2.99 pesos (IStock)

Que los cambios en el precio de un objeto desencadene aumentos en otros no es algo nuevo. Las subas en el dólar influyen en los precios de electrodomésticos y alimentos. El aumento en naftas repercute en toda la cadena de producción. Y, para muchos incluso más importante, los ajustes tarifarios en energía y paritarias suben los alquileres y expensas de los edificios.

Al acumulado en lo que va del año en materia energética se le suman los últimos aumentos de gas, que Enargas comunicó serán de un promedio de 34,7%, y ajustes en el acuerdo paritario de encargados de edificios, para la cual queda activar la clausula de revisión luego de que la inflación sacara una ventaja enorme a la suba del 12% acordada en marzo de este año.

"Cada edificio es una realidad distinta, con lo cual desagregar como afectan cada suba en cada uno es complicado, pero en general un 80% de las expensas se explica por el factor de energía, el sueldo de los encargados y el de los empleados de seguridad", explican desde la Asociación Civil de Administradores de Consorcios de Propiedad Horizontal (AIPH). Y en algunos barrios los efectos se ven más claramente que otros.

Frente a una inflación del 34,4% respecto del último agosto (dato más reciente del Indec), las expensas subieron en promedio un 43%

Las expensas más altas están en los barrios donde los edificios cuentan con servicios adicionales, como guardias de seguridad, gimnasio y cocheras, o tienen en general edificios de mayor antiguedad y requieren más arreglos. De acuerdo con un relevamiento de Properati entre julio y septiembre de este año,  una plataforma especializada en compra, venta y alquiler de inmuebles, el desembolso para los inquilinos en Puerto Madero, Retiro y San Telmo están en el podio de los más caros de la Ciudad de Buenos Aires.

Del otro lado del espectro, Parque Avellaneda, Liniers y Monte Castro se ubican en el fondo de la tabla a la hora de monto total de expensas. Sin embargo, las expensas bajas también vienen con sus aspectos negativos, ya que son en los que se vieron aumentos respecto del año pasado por arriba del nivel inflacionario. Esos son los casos de Villa Lugano (201%), Parque Patricios (141%) y Villa Pueyrredón (103%).

En general la variable sigue ajustando por encima del aumento de precios generales medidos por el Indec. El relevamiento de Properati, en el cual no hay datos disponibles para Pompeya, Riachuelo y Soldati, estima un aumento promedio de 43% a lo largo de los 44 barrios listados, contra una inflación interanual de 34,4% en agosto.

"Las expensas creciendo por arriba de la inflación es una tendencia que viene desde hace 5 años mínimo, particularmente en el último tiempo con las subas en energía", contextualiza Hilarza.

La existencia de cocheras, gimnasios, personal de seguridad, calefacción central y otro tipo de ammenities son los factores que más contribuyen al nivel de expensas

Los inquilinos pagan dos veces los aumentos de energía. La primera cuando les llega la factura de servicios. Y la segunda cuando el consorcio transfiere los costos que eso genera a través de las expensas. "En el caso de los servicios, los que tienen calefacción central o agua caliente central ven un aporte al valor final de las expensas entre 50% y 70%. Por otro lado, el sueldo del encargado contribuye entre 6% y 7%", enumera Daniel Tocco, presidente de la Cámara Argentina de la Propiedad Horizontal y Actividades Inmobiliarias (CAPHAI).

 

"El factor que más influye en las expensas es si cuentan con seguridad 24 horas. Y por otro lado, la cantidad de unidades por las que hay que dividir los costos totales. Si se juntan esos dos factores, explican la gran diferencia que puede haber entre dos consorcios", agrega Gabriel Gruber, director regional de Properati.

Más aumentos, más morosidad

"Una parte importante de los edificios residenciales en Buenos Aires se construyeron en base a consorcios de menos de 20 unidades funcionales, cuando la energía era barata", recuerda Hilarza. Con la actualización de precios energéticos, y la cantidad de unidades manteniéndose constante, la ecuación termina poniendo un mayor peso de expensas en cada unidad.

Las cámaras y asociaciones consultadas por Infobae estiman que en lo que queda del año las expensas en promedio pueden llegar a aumentar entre un 10% y un 15%. Estos cálculos no incorporan el nuevo cambio tarifario en gas que empieza a registrarse este mes, y tampoco contemplan una reapertura paritaria para los encargados de edificios.

Históricamente, los meses de diciembre, enero y febrero son en los que más morosidad se ve en el pago de expensas. El aumento de expensas, junto con ajustes de alquileres por parte de propietarios buscando recuperar terreno contra la inflación, elevan las posibilidades de cese de pagos.

Seguí leyendo: