Durante las últimas audiencias públicas, las distribuidoras presentaron archivos con subas de entre 30 y 35 por ciento
Durante las últimas audiencias públicas, las distribuidoras presentaron archivos con subas de entre 30 y 35 por ciento

En lo que el Gobierno espera sea el último aumento en materia energética del año, el secretario de Energía Javier Iguacel confirmó este viernes que, con el comienzo del próximo cuadro tarifario, las facturas de gas llegarán con subas entre un 30 y un 35 por ciento.

"De la audiencia pública salió un promedio de entre 30% y 35% en pesos, que esperamos que como en el verano baja el consumo, no se sienta tanto en el bolsillo", sostuvo el otrora ministro en declaraciones a La Red. El razonamiento de Iguacel se basa en que a partir del próximo año se empezará a implementar un esquema de "tarifa previsible", nivelando el monto en cada factura bimestral que reciben los consumidores.

La factura final de consumo que reciben los hogares se basa en tres factores: la producción, la distribución y el transporte de gas. El dato final del aumento que se verá reflejado en las boletas de noviembre aún no fue confirmado por las distribuidoras luego de sus presentaciones en las audiencias públicas, en las que en promedio pedían subas en la zona del 29 por ciento.

Por eso, los comentarios del secretario son el primer indicio del impacto final que se verá. En teoría, el próximo aumento se implementaría a partir de enero de 2019.

Iguacel asumió en Energía el pasado 21 de junio
Iguacel asumió en Energía el pasado 21 de junio

Durante una conferencia de prensa el jueves, el Gobierno comunicó la decisión de un recorte en subsidios en tarifas sociales y un cierre al programa de bonificación por ahorro en el consumo de usuarios residenciales. Hasta ahora, quienes lograban consumir 20% menos comparado con un mismo período de 2015 recibían un descuento del 10% en el precio final de sus facturas.

A través del Boletín Oficial, se eliminaron los topes de aumento establecidos sobre los montos finales facturados, que en los casos de usuarios residenciales (R1) era de 300%, siempre que el monto total de la factura superaba los 250 pesos.

Para la cartera liderada por Iguacel, ambas medidas generarán un ahorro para el próximo año por $2.350 millones.

Seguí leyendo: