En 2018 las acciones argentinas restaron en promedio 45% en dólares. (AP Photo/Richard Drew)
En 2018 las acciones argentinas restaron en promedio 45% en dólares. (AP Photo/Richard Drew)

No hubo descanso para el derrape de algunas acciones argentinas que cotizan en el exterior, aún con el feriado de este lunes en la Bolsa porteña.

Entre los ADR, certificados a través de los cuales las compañías argentinas cotizan en Wall Street, los títulos de los bancos mantienen la insistente tónica vendedora que ya se observaba en el cierre de la semana anterior.

Como fundamentos de esta caída aparecen la suba de encajes para la liquidez de los bancos, dispuesta por el BCRA la semana pasada, en momentos en los que el dólar alcanzaba precios récord; el desarme de LEBAC, que resta a los bancos una fuente de ganancias a tasas altas; el escándalo de los cuadernos, que llevó a la desconfianza de los inversores internacionales sobre todos los activos financieros argentinos en general, y las dudas sobre la capacidad de pago de la deuda pública en dólares, una vez que finalice el stand by del FMI partir de 2020, dado que los bancos tienen buena parte de su cartera posicionada en títulos soberanos.

Los bancos argentinos perdieron hasta 11% en dólares en las últimas tres ruedas financieras

También impacta la salida de inversores de activos emergentes por la crisis de la lira turca, que no solo perjudicó a la Argentina, también a otros mercados como el de Brasil, Rusia o Sudáfrica.

En la rueda neoyorquina los papeles de Grupo Galicia restaron 3,2%, Banco Supervielle cedió 6%, Banco Macro cayó 2,3%, mientras que Banco Francés terminó sin cambios.

Los ADR de compañías del rubro energético hubo números mixtos: Edenor restó 1,1%, Pampa Energía finalizó sin variantes, aunque Transportadora Gas del Sur exhibe una mejora de 1,6 por ciento.

SEGUÍ LEYENDO:

La caída de la cotización en dólares de las acciones de los bancos argentinos se profundizó en las últimas tres ruedas. En ese período Grupo Galicia acumuló una baja de 10% (de USD 31,48 en el cierre del miércoles 15 a USD 28,34 este lunes); Banco Macro, un -4,8%; Supervielle, -12,7%, y Banco Francés, un -2,2 por ciento. El banco Supervielle retrocedió a su mínimo valor histórico de USD 8,83 por papel, tras perder 69,7% en lo que va del año.

Julio Patricio Supervielle es el principal accionista del banco cuyo precio cayó casi 70% en dólares en 2018. (Forbes)
Julio Patricio Supervielle es el principal accionista del banco cuyo precio cayó casi 70% en dólares en 2018. (Forbes)

Del lado negativo operaron Central Puerto (-0,1%) Corporación América (-0,6%) e IRSA (-0,4%), entre otras. De lado positivo, Telecom Argentina revirtió la baja de la rueda y cerró 1% arriba, Cresud ganó 2,1%; Tenaris, 0,4%; Ternium, 1,2%; YPF, 4,7% (a USD 15,59), y Despegar, 2,2 por ciento.

LOS BONOS NEGOCIARON ESTABLES

En cuanto a los bonos soberanos, estos operaron con moderada baja de 0,3% en promedio, aunque con escasos negocios por el feriado en la Argentina.

Un dato relevante en este caso es la caída de la tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU a 10 años, a un 2,82%, el rendimiento más bajo desde el 31 de mayo pasado. Un descenso de la tasa de estos títulos vuelve más atractivo invertir en deuda de países emergentes, incluida Argentina.

SEGUÍ LEYENDO:

En su Informe Económico Semanal, el Banco Ciudad señaló que "el retorno de la volatilidad a los mercados internacionales y sus repercusiones a nivel local, con suba del tipo de cambio e incremento en la prima de riesgo país, motivó al gobierno a tomar una serie de medidas tendientes a atacar ambos frentes, el cambiario y el fiscal. Desde el Banco Central, se incrementó la tasa de referencia al 45% y se puso en práctica un programa más acelerado de cancelación de las LEBAC, cuyos elevados vencimientos mensuales se habían transformado en una fuente de inestabilidad cambiaria".

"El Ministerio de Hacienda, en tanto, anunció medidas de corte fiscal orientadas a reforzar los ingresos del sector público, tanto este año como el siguiente", agregó el reporte.

Dos indicadores oficiales influyen sobre la dinámica de los títulos soberanos argentinos. Uno a favor: el Ministerio de Hacienda y Finanzas informó que el déficit fiscal primario de julio fue de $14.280 millones (equivalentes a USD 520,8 millones), lo que representa una caída de 35,4% respecto al mismo período del año anterior, conforme a los objetivos de rojo fiscal acordados con el Fondo Monetario. Pero, a la vez, el déficit financiero, que suma al rojo primario el peso de vencimientos de deuda, trepó un 90,6% interanual, a $62.380 millones (equivalentes a USD 2.275 millones).

SEGUÍ LEYENDO:

Luego del salto cambiario de 2018, en el que el dólar se encareció un 60,8%, la carga fiscal de los vencimientos de deuda superó a la del déficit primario. Y un presente recesivo, en el que la recaudación tributaria crece a un ritmo menor que la inflación y la devaluación, siembra dudas entre los inversores sobre la fortaleza de las finanzas públicas para cumplir con los pagos de deuda, una vez que termine el auxilio financiero del FMI, con mercados internacionales cerrados para la colocación de bonos argentinos, debido al elevado riesgo país, en 674 puntos básicos.

"En lo que hace al escenario externo, las mayores tensiones comenzaron a hacerse evidentes a fines de la semana pasada, siguiendo las continuas fricciones comerciales entre Estados Unidos y China, a las que se sumó luego la espiralización de la crisis financiera en Turquía. Al igual que en episodios recientes, las monedas emergentes se vieron afectadas por un proceso 'vuelo a la calidad' de los inversores internacionales, en un marco de mayor incertidumbre sobre el desenvolvimiento de la economía global", apuntaron los expertos del Banco Ciudad.

SEGUÍ LEYENDO: