Desde la segunda mitad del año pasado hay una sostenida pérdida de participación de los puestos "asalariados registrados", a favor de los contratados y, en menor medida, del personal de agencia, dentro del mercado laboral, según reveló un informe privado, en base a datos del Ministerio de Trabajo.

El relevamiento fue elaborado por el Instituto de Estudios Laborales y Sociales (Idelas) de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (Uces) y señala que el planteo temprano por parte del gobierno del presidente Mauricio Macri de la necesidad de encarar una profunda reforma laboral, con claros incentivos para el blanqueo de empleados que se desempeñan en la informalidad, en particular en empresas pymes, explicaría en parte ese proceso de aumento de la precariedad laboral en las nuevas contrataciones que surgieron a partir de la reactivación parcial de la economía.

Fuente: IDELAS con datos del Ministerio de Trabajo
Fuente: IDELAS con datos del Ministerio de Trabajo

El mercado de trabajo se caracteriza por su elevada tasa de rotación del personal, tanto de entrada como de salida de la nómina ocupada, se ubica en el promedio general en poco más del 30% de los trabajadores en relación de dependencia, a un ritmo de 2,6% por mes. Sobre un total de 10 millones de asalariados registrados, las estadísticas del Ministerio de Trabajo registran que unas 260.000 entran y salen del mercado por diversas causas: busca de una mejor tarea o remuneración, estudio, retiro definitivo, renovación natural de la oferta de empleados.

"Las tasas más altas de rotación por tipo de contratación se observa en la franja del personal a plazo fijo y en la vinculada con una agencia de empleo, producto de su condición y del número muy pequeño sobre el total de la oferta laboral", aclararon los economistas de Idelas.

Fuente: IDELAS con datos del Ministerio de Trabajo
Fuente: IDELAS con datos del Ministerio de Trabajo

De todas formas, después de un sostenido declive de la participación de las tasas de entrada y salida de personal asalariado en los dos primeros años del gobierno de Macri, en el inicio del tercero se registró un notable impulso, destacó el informe. "Aunque habría vuelto a contraerse por las turbulencias cambiarias que surgieron al promediar el segundo trimestre por el cambio de escenario internacional, con mayores tasas de interés y depreciación de la mayor parte de las divisas respecto del dólar".

La precariedad laboral volvió a manifestarse en el crecimiento neto del personal a plazo fijo, como en el aumento de los puestos no registrados en el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y en las ocupaciones por cuenta propia, donde la franja más dinámica es la condición de monotributo social.

Por otro lado, el informe trimestral del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) del primer trimestre del año sobre la evolución del trabajo temporario de agencia mostró una leve caída respecto al trimestre anterior, pero con un saldo positivo en la comparación interanual. "En un contexto donde el desempleo en el primer trimestre del año alcanzó el 9,1%, aumentando casi 2 puntos porcentuales respecto del cierre de 2017, se espera continuar en los niveles actuales, más aún si consideramos que la proyección en la contratación de trabajadores temporarios se anticipa a la evolución de la economía", dijo José María Mariani, director ejecutivo de FAETT.

El personal temporario de agencia representa el 0,87% del global de empleos privados formales durante el primer trimestre, cuyo total asciende a 6,2 millones trabajadores, según datos del Ministerio de Trabajo. El 60% de los trabajadores temporarios se desempeñan en la ciudad de Buenos Aires y el GBA.

Seguí leyendo: