Por la devaluación, se requieren más pesos para pagar deuda en dólares. (Adrián Escandar)
Por la devaluación, se requieren más pesos para pagar deuda en dólares. (Adrián Escandar)

Un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) advirtió que durante mayo la economía argentina "sufrió una serie de eventos" desencadenados por una suba del tipo de cambio que se traducirán en distintos efectos sobre las cuentas públicas.

En ese contexto, desde IARAF señalaron que el rubro "Intereses de Deuda en Moneda Extranjera" de los gastos nacionales será el más afectado por la depreciación del peso.

Por el lado de los Gastos Nacionales, la entidad espera que el perfil de vencimiento de los intereses agendados para lo que resta del año aumente en $29.409 millones, "lo que implicaría un aumento en la participación de los intereses de deuda en relación al PIB igual al 0,2 por ciento".

Otro componente de las erogaciones gubernamentales que se encuentra atado a los movimientos en moneda extranjera son las transferencias corrientes del tesoro a ENARSA para financiar la brecha entre los precios internos y el precio que se paga por la energía importada. Las transferencias presupuestadas ascendían a $9.973,8 millones y luego de la devaluación se espera que las mismas signifiquen un extra por $1.899,8 millones.

PRINCIPALES MOVIMIENTOS FISCALES POST-DEVALUACIÓN

Fuente: IARAF en base a Ministerio de Hacienda.
Fuente: IARAF en base a Ministerio de Hacienda.

"En suma, el impacto directo de la devaluación sobre el resultado global de las finanzas públicas varía según el componente considerado", continuó el reporte. Por un lado, "el efecto neto sobre el resultado primario sería positivo, ya que el aumento en los ingresos aportaría un 0,14% del PIB extra" y por el lado de los gastos sólo habría un efecto directo equivalente a un aumento del 0,02% del PIB.

"No obstante, si el resultado considerado es el fiscal (luego del pago de los intereses) la devaluación empeoraría el resultado en un equivalente a 0,1% del PIB", advirtió el IARAF.

En perspectiva se tiene que el aumento en los ingresos totales amortiguaría el esfuerzo fiscal necesario para alcanzar la meta del 2,7% del PIB de déficit primario en 2018.

SEGUÍ LEYENDO:

Los efectos mencionados anteriormente "corresponden a los efectos directos y son los observados en el corto plazo ya que los componentes implicados están estrechamente vinculados a los vaivenes de la moneda extranjera", analizó el IARAF.

Aclaró que los "principales efectos indirectos son los que acontecen en un mediano plazo de tiempo por el posible traslado de la devaluación a los precios internos, y dependiendo de la magnitud que asuma el mismo".