Los mercados de Nueva York hilvanaron cinco jornadas en baja.
Los mercados de Nueva York hilvanaron cinco jornadas en baja.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro de los EEUU superaron el 3%, el más elevado en más de cuatro años y sus repercusiones ya se sienten con fuerza en los mercados del mundo. El índice Dow Jones de Wall Street acumuló cinco ruedas consecutivas en baja, mientras que en el plano local volvió a posicionar al riesgo país argentino por encima de los 400 puntos básicos y a plantear la exigencia de pagar tasas más altas por las emisiones soberanas en el exterior.

El bono del Tesoro de los EEUU a 10 años, de referencia en el mercado, se sitúa este miércoles en 3,02% anual por primera vez desde el 31 de diciembre de 2013.

"Se está produciendo una tendencia que ya veíamos en el horizonte, pero preocupa la aceleración y el ritmo que está tomando. La economía de los EEUU está mostrando un crecimiento robusto, salarios que crecen y un desempleo en mínimos históricos", explicó a Infobae el gerente de inversiones de GMA Capital Nery Persichini.

Para la Argentina emitir deuda en el exterior es hoy 110 puntos básicos más caro que en diciembre

"El recorte de impuestos dispuesto por Donald Trump permitió mejor rentabilidad a las empresas, contrataciones e inversión, pero los inversores empiezan a advertir que en el futuro desfinancia las arcas del Tesoro norteamericano, porque significa menos recaudación. Es decir, se preguntan por la solvencia del Tesoro y si éste tendrá que recurrir a mayores emisiones de bonos en el futuro, a precios más bajos y la consecuente mayor rentabilidad", analizó Persichini.

Los expertos de Research for Traders indicaron que "los inversores han estado vendiendo Treasuries, impulsando los rendimientos ante las expectativas de mayor inflación, lo que podría alentar a la Fed a ajustar la política monetaria más rápidamente" y elevar las tasas de referencia.

Los operadores apuraron la liquidación de bonos del Tesoro durante abril, lo que impulsó el rendimiento de esos instrumentos, ante la posibilidad de que la inflación en EEUU suba más de lo previsto. Esa suba anticipa la posibilidad de que la Reserva Federal decida aplicar durante este año cuatro aumentos en las tasas de interés de referencia, en lugar de tres, como señaló anteriormente, y que presione a un fortalecimiento del dólar en el mundo.

LEA MÁS:

"Las expectativas de inflación en EEUU son más elevadas, por lo tanto, los inversores se adelantan, salen a vender tenencias en bonos del Tesoro y se da una suerte de profecía autocumplida", dijo Persichini.

Desde Puente SA advirtieron sobre este "recrudecimiento de las expectativas inflacionarias, que se sumó a las tensiones geopolíticas y comerciales que perduran, lo que fue parcialmente contrarrestado por los buenos resultados corporativos presentados para el primer trimestre de 2018" en Wall Street.

"La mayor aversión al riesgo en el plano internacional podría retacear el ingreso de capitales hacia las economías emergentes. Por ende, en caso de profundizarse la actual incertidumbre global, se complicaría la estrategia de ajuste gradual financiado con endeudamiento externo llevada a cabo por el gobierno nacional", subrayaron desde Ecolatina, en un escenario global tenso por la "guerra" comercial entre los EEUU y China y la incertidumbre política en Brasil.

POR QUÉ IMPACTA EN LA ARGENTINA

El repunte de los rendimientos en la deuda norteamericana se percibió en el aumento de las tasas de los títulos argentinos y la caída de los precios. El riesgo país de la banca JP Morgan, que mide el diferencial de tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU con sus pares emergentes, se sitúa en los 403 puntos básicos para la Argentina. Esto quiere decir que futuras emisiones de deuda Argentina deberán incorporar en sus rendimientos la tasa de los Treasuries a 10 años más este diferencial.

"Para la Argentina tiene efectos, porque si el mercado le cobra más a los EEUU por emitir deuda, también le van pedir tasas más altas a las emisiones soberanas de los emergentes. Y eso también se traslada a las emisiones de deuda de las empresas argentinas", apuntó Nery Persichini.

La incertidumbre global puede complicar la estrategia de ajuste gradual financiado con endeudamiento

Añadió que "el ministro de Finanzas Luis Caputo dijo que las necesidades de financiamiento de la Argentina en 2018 son de USD 30.000 millones y el año que viene, de USD 26.000 millones, son cifras importantes".

El riesgo país argentino aumentó casi 17% en 2018. Desde los 346 puntos básicos del 20 de diciembre avanzó más de 50 puntos básicos a partir del anuncio del cambio de las metas de inflación.

"Los rendimientos de los bonos del Tesoro de los EEUU a 10 años subieron 58 puntos básicos en 2018 y el riesgo país argentino subió 50 puntos básicos. Eso quiere decir que en promedio para la Argentina emitir títulos a 10 años se encareció cerca de 110 puntos básicos", puntualizó el gerente de GMA Capital.

LEA MÁS:

El Ministerio de Finanzas autorizó en enero la emisión de nueva deuda en el exterior por USD 9.000 millones. Por los títulos a 10 años se convalidó un rendimiento de 6% anual en dólares (cupón 5,875%). Si hoy la Argentina tuviera que recurrir al mercado internacional debería aceptar pagar una tasa superior al 7% en dólares.

"Esto se da por el cambio de condiciones financieras internacionales, más la propia idiosincrasia argentina", avanzó Persichini, y consideró que la perspectiva financiera local "está sufriendo las consecuencias de decisiones de política, pero va a estar muy atada a la reforma del mercado de capitales, tarifas y señales que los inversores reciban desde el Congreso, en momentos en el que el Gobierno necesita hacer pie con más firmeza en lo político".