El barco pesquero "Playa Pesmar Uno" de bandera española tendrá que pagar una multa que podría llegar al  medio millón de dólares por realizar tareas de pesca sin permiso dentro de la Zona Económica Exclusiva Argentina (ZEEA), a la altura de la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia.

Según se informó oficialmente, el Gobierno iniciará un sumario administrativo a la empresa por faenar ilegalmente en la superficie del territorio del Mar Argentino. La suma oscilará entre los 5 y 10 millones de pesos, equivalentes a entre 256.703 y 513.406 dólares.

El buque, que llegó ayer al puerto de Comodoro Rivadavia tras haber sido apresado el domingo pasado por el guardacostas clase Halcón II GC-27 "Prefecto Fique", será retenido hasta que la empresa liquide la penalización.

El procedimiento se realizó en alta mar por parte de personal de la Prefectura Naval Argentina, integrantes de la Agrupación Albatros y de la Dirección Nacional de Pesca. El capitán de la nave no intentó huir ni opuso resistencia a la inspección, sin levantar la red de pesca tal cual lo establece el procedimiento.

Según las primeras estimaciones la embarcación llevaba a bordo más de 320 mil kilos de pescado procesado. Cuenta con 34 tripulantes a bordo, 63 metros de eslora y 12,50 metros de manga.

El buque español amarró ayer en Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut.
El buque español amarró ayer en Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut.

La dura respuesta de España

Ayer, el presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), Javier Touza, respondió en nombre del capitán del Playa Pesmar Uno, aclarando que se navegó en "aguas internacionales" y no sobre los mares soberanos. Y remarcaron la colaboración prestada por los integrantes de la tripulación, en su mayoría oriundos de Galicia, quienes debieron interrumpir su faena y fueron trasladados al puerto comodorense.

A través de un comunicado, la Asociación Española de Titulados Náutico Pesquera (Aetinape) justificó la navegación trazada por el navío al afirmar que "el buque pesca en Malvinas, pero descarga en Uruguay, por lo que es normal que se aborde la ruta del traslado en línea recta sobre aguas argentinas".

Sobre esta actuación, Aetinape acusó al país de "volver a usar a un barco español como rehén para mejorar la imagen interna de su gobierno" y pidió a la Unión Europea "utilizar su fuerza financiera para obligar" al país austral a "mitigar sus acciones populistas" contra embarcaciones que "pescan legalmente en el Atlántico Sur".

El interior del pesquero, en el puerto de Comodoro Rivadavia.
El interior del pesquero, en el puerto de Comodoro Rivadavia.

Las autoridades españolas esperan que la caja azul, el sistema satélital que monitoriza en cada momento la posición del barco, resuelva el entredicho.

El pesquero interceptado había partido desde Montevideo, Uruguay, el pasado 11 de enero.

El buque pertenece al Grupo Pesmar, que aglutina a las sociedades anónimas Pesquerías Marinenses (armadora de buques), Pesmarín, Pesmar y Safricope (plantas frigoríficas y comercialización), y que produce anualmente "más de 25.000 toneladas de productos congelados".

La compañía se define como armadora de buques congeladores arrastreros que faenan en caladeros del Atlántico norte y sur. La firma tiene cuatro barcos en la zona, en el llamado caladero de aguas internacionales de las Islas Malvinas (Falklands), donde pesca brótola, calamar, merluza, rosada, róbalo o nototenia, entre otras especialidades.

LEA MÁS: