En la presentación de los lineamientos generales del proyecto de Reforma Tributaria, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne manifestó que "confiamos en enviar esta iniciativa dentro de dos semanas al Congreso, y lograr su rápida aprobación". Luego de la conferencia de prensa en el microcine de esa cartera, el ministro recibió a los diputados Nicolás Massot, Diego Bossio, Marco Lavagna, Fernando Sánchez, Pablo Kosiner, Jorge Franco, Alicia Ciciliani, Federico Pinedo, Esteban Bullrich, Juan Manuel Abal Medina, Marco Lavagna, Mario Negri, Silvia Elias De Perez, Alfredo Luenzo y Axel Kicillof para brindarle los detalles del proyecto que el Poder Ejecutivo enviará al Congreso Nacional.

Entre las medidas más importantes este proyecto se destaca una reducción del impuesto a las Ganancias en cuatro años, que pasará del 35% actual al 25% en el 2021. "El aumento de la inversión es fundamental para el crecimiento que venimos teniendo este año, y el próximo, se extienda en el tiempo", dijo Dujovne los diputados y señaló que "Argentina tiene una de las alícuotas del Impuesto a las Ganancias corporativas, más altas de la región".

También se buscará reducir, o directamente hacer neutro, el efecto de lo que denominan "impuestos en cascada" como son el que gravan a los cheques, y el de Ingresos Brutos. En cuanto al impuesto a los débitos y créditos bancarios, se podrá deducir de Ganancia de manera creciente para alcanzar a su totalidad dentro de cuatro años. Para Ingresos Brutos y los Sellos, dos de las principales fuentes de ingresos de las provincias, Dujovne manifestó que "hablaremos con los Gobernadores para alcanzar un acuerdo y lograr una rebaja".

En contrapartida, y por primera vez, se gravarán las rentas financieras a personas físicas, con una tasa del 5% a las ganancias mayores a $52.000 en plazo fijos. Dujovne defendió esta iniciativa señalando el escaso nivel de inversión financiera de Argentina, alrededor de 15% del PBI, lo cual "parece no haber reaccionado (favorablemente) por las exenciones". El ministro aseguró que los incrementos de esos impuestos se compensarán con la baja de costos que tendrán las empresas por el nuevo esquema impositivo que, confió, "se trasladarán a los precios" a la baja. "La reforma implicará una reducción en la presión tributaria nacional de 1,5 puntos del PBI al cabo del quinto año, lo que se sumará a la reducción de 2 puntos del PBI que tuvo lugar desde 2016", aseguró el Ministro.

Estos son los 20 puntos clave del Proyecto de Reforma Tributaria que el Gobierno enviará al Congreso:

1. Considera tres ejes principales: la inversión y generación de empleo para lograr la eficiencia y el desarrollo económico.

2. Se modifican ocho impuestos: aportes y contribuciones de la seguridad social, impuesto a las ganancias corporativas y personales, IVA, impuesto sobre los créditos y débitos -más conocido como impuesto al cheque-, ingresos brutos, sellos y aduanas interiores, impuestos internos, tributos ambientales y hasta el impuesto a la transferencia de inmuebles. El plazo de implementación será gradual: de uno a cinco años, y toma como referentes algunas de las reformas establecidas en Chile y Uruguay.

3. Se extiende la aplicación del impuesto a las ganancias con alícuota reducida a la renta financiera. La alícuota será del 15% para rendimientos provenientes de instrumentos en moneda extranjera o indexados. La alícuota será del 5% para rendimientos provenientes de renta fija en pesos sin cláusula de ajuste.

4. Se reduce el impuesto a las ganancias corporativas no distribuidas que se realizará por medio de la devolución anticipada de saldos a favor del IVA por inversiones y las ganancias de las empresas estarán alcanzadas por una alícuota del 25% en lugar del 35% y se aplicará un impuesto adicional sobre los dividendos o utilidades distribuidas para completar el 35% de la carga total.

5. Se reducirán los impuestos en cascada como el impuesto sobre los créditos y los débitos bancarios y los impuestos provinciales sobre los ingresos brutos. El impuesto al cheque podrá ser utilizado como pago a cuenta de ganancias y se buscarán un acuerdo con las provincias para reducir ingresos brutos, sellos y eliminar aduanas interiores.

6. Se elimina el impuesto a la Transferencia de inmuebles (ITI) es otro de los puntos a tener en cuenta y se introduce un tributo a la ganancia de capital por la venta de inmuebles -excepto casa habitación- con una alícuota del 15%.

7. Se reduce el impuesto interno a los celulares, televisores, monitores y otros productos similares del 17% de impuestos internos a 0%.

8. Se reduce el impuesto interno a los autos de gama media que van de $380.000 a $800.000 que pasará del 10% a 0% en cinco años.

9. Para las motos de gama media de $70.000 a $140.000 el impuesto interno pasa del 10% a 0% y para las motos de alta gama (más de $140.000) pasan del 10% al 20%.

10. Para las aeronaves el impuesto interno sube del 10% al 20%.

11. Para las embarcaciones de gama alta (más de $430.000) el impuesto interno pasa del 10% a 20%.

12. Los impuestos internos del whisky, coñac y otras bebidas blancas pasan del 20% a una propuesta gradual que los llevará al 29%, las cervezas del 8 al 17% y los espumantes del 0% al 17% de manera gradual. Los vinos y sidras de 0 a 10% también de manera gradual.

13. El impuesto interno para las gaseosas en general y otras bebidas sin alcohol pasa de entre 4% y 8%, a un 17% gradual las que tienen azúcar añadido en tanto las light o sin azúcar mantienen el 0%.

14. Se establecen también presunciones para evitar distribuciones de utilidades encubiertas: por ejemplo gastos personales de socios o accionistas pagados por la sociedad. El esquema será paulatino: del 35% actual al 25% en 2021. La justificación de este punto es que tener una de las alícuotas más altas del mundo desincentiva la inversión.

15. Habrá devolución de saldos a favor del IVA por inversiones porque se instrumentará un régimen que devuelve el crédito fiscal de IVA a las empresas que hayan realizado inversiones y no la hayan recuperado en un lapso de seis meses y a diferencia del actual sistema quien invierta no tendrá que esperar para recuperar su crédito fiscal de IVA por la inversión realizada.

16. Se simplificaran los impuestos a los combustibles y pasaran a ser dos montos de suma fija. Uno de ellos por emisiones de C02 y el otro de forma tal que no altere la carga tributaria actual.

17. Se aumenta la deducción especial en ganancias para trabajadores autónomos

18. Se establece un mínimo no imponible de $12.000 de salario bruto para las contribuciones patronales. Se implementará en cinco años y se ajustará por el índice de precios al consumidor.

19. Se unificarán de manera gradual las alícuotas de contribuciones patronales para el sector privado a una alícuota única de 19,5% y se elimina el esquema de reducción de contribuciones por zona geográfica. La apuesta en este caso es que el mínimo no imponible reduzca el costo de contratación e incentive la formalización del empleo.

Desde el ministerio de Hacienda sostienen que "el proyecto de ley plantea un gradualismo tanto la reforma tributaria nacional como la reforma tributaria provincial ya que se implementarán en entre uno y cinco años (según cada modificación) y esto le da previsibilidad a los cambios, asegura la sostenibilidad fiscal de la reforma y sigue los ejemplos recientes de nuestros vecinos (como Chile y Uruguay). Pero agregan además que los objetivos de la reforma son promover la inversión, la competitividad y el empleo de calidad, avanzar hacia un sistema tributario más equitativo, eficiente y moderno, reducir drásticamente la evasión impositiva, cumplir con las metas fiscales y avanzar hacia el desarrollo.

LEA MÁS