Exequiel Palacios en acción contra la figura del Flamengo Giorgian de Arrascaeta en la final de la Copa Libertadores disputada en Lima. Foto: REUTERS/Henry Romero
Exequiel Palacios en acción contra la figura del Flamengo Giorgian de Arrascaeta en la final de la Copa Libertadores disputada en Lima. Foto: REUTERS/Henry Romero

Lo dijo Rodolfo D’Onofrio y lo confirmó la realidad económica de la Argentina. “La devaluación del peso afectó directamente a los clubes. Será muy difícil retener a muchos jugadores, porque van a llover ofertas. Incluso en muchos casos serán los propios futbolistas los que vayan a golpear las puertas del exterior”, había asegurado el presidente del Millonario luego de la final de la Copa Libertadores perdida en Lima ante el Flamengo.

En Núñez se estima que habrá un éxodo. Los contratos pesificados no podrán competir con el mercado internacional y las estrellas que consolidaron a la Banda como uno de los mejores equipos del continente migrarán en busca de mayores ingresos.

El primero que podría despedirse es Exequiel Palacios, de gran presente en el sector de la mitad de la cancha, quien en el pasado fue tentado por el Real Madrid. En este caso, el destino del volante central podría ser la Bundesliga, ya que el Bayern Leverkusen envió a Buenos Aires a su director deportivo para tentar al mediocampista.

Simon Rolfes es el encargado de llevar la operación alemana. El dirigente está dispuesto a pagar los 15 millones de euros para aplicar la cláusula de rescisión de Palacios y sumarlo al plantel en reemplazo del chileno Charles Aránguiz, quien el fin de semana recibió un claro mensaje por parte de los hinchas del Bayern Leverkusen, exigiendo que se quede en la institución.

El mensaje de los hinchas del Bayern Leverkusen a Charles Aranguiz
El mensaje de los hinchas del Bayern Leverkusen a Charles Aranguiz

Como el volante andino podría regresar al Inter de Porto Alegre, equipo que cambiará de entrenador en diciembre a partir de la asunción de Eduardo Coudet, los dirigentes germanos buscan un reemplazante de jerarquía para darle pelea a las potencias de su país como el Bayern Múnich y el Borussia Dortmund.

Cabe señalar que la relación entre los clubes no es buena, por el antecedente que tuvo como protagonista a Lucas Alario, quien se sumó al Leverkusen al cierre del mercado de pases en agosto de 2017. A pesar de pagar 24 millones de euros por el delantero, los directivos porteños quedaron disconformes por cómo se desarrolló la transferencia. Incluso tardaron un tiempo prolongado en enviar el transfer del goleador porque consideraban ilegal la operación (tuvo que intervenir la FIFA para que se resuelva el conflicto).

Sin embargo, en este caso la situación es diferente porque River necesita el dinero y el representante alemán vino a buscar a Palacios con margen de tiempo para que el Millonario pueda formar un plan para su sustitución. Auf Wiedersehen Exequiel.

Seguí leyendo