El festejo alocado de Florencia luego del empate que le dio vida a la Selección (Foto: FRANCK FIFE / AFP)
El festejo alocado de Florencia luego del empate que le dio vida a la Selección (Foto: FRANCK FIFE / AFP)

*Enviada especial a Francia

Hasta julio de 2018, Florencia Bonsegundo se levantaba a las siete de la mañana para ir a trabajar en el local de ropa deportiva del Club UAI Urquiza. Antes de eso, se desempeñaba dentro del servicio de limpieza de la universidad, como actividad complementaria de su pasión, su vida: el fútbol.

Casi un año después, en el Mundial de fútbol femenino de Francia, Bonsegundo se transformó en la heroína de la épica remontada de la selección argentina ante Escocia: el conjunto dirigido por Carlos Borrello perdía 3-0 y la cordobesa apareció por duplicado para firmar el 3-3 que sostiene las ilusiones del combinado nacional en el certamen (necesita dos resultados mañana para avanzar como uno de los mejores terceros a los octavos de final).

A 11 minutos del final, con el resultado 1-3, Florencia sacó un remate furibundo, que dio en el travesaño, rebotó en la arquera Lee Alexander, e ingresó. La FIFA le dio el tanto a la guardameta, pero la participación de la mediocampista ofensiva resultó vital para el descuento. Y en el cuarto minuto de descuento se hizo cargo del penal que rubricó la igualdad. El desahogo llegó con suspenso: Alexander atajó el remate, pero la jueza Hyang-Ok Ri sancionó que hubo adelantamiento de la escocesa. En la revancha, Bonsegundo no perdonó.

"Ellas con el 3-0 pensaron que estaba todo cerrado, con el 3-1 sumamos confianza, los cambios de Carlos (Borrello) dieron un aire diferente. Estamos muy orgullosas de este plantel", dijo la jugadora del Sporting Huelva de España.

"Desde el primer partido quedó demostrado que Argentina tiene material, sólo falta trabajar y estamos viviendo un cambio maravilloso en lo deportivo y lo cultural", subrayó lo que generó la participación de la Selección en el público de nuestro país. "Por la competencia que hemos hecho, el torneo que hemos hecho, estamos acá peleando. Hay que decirle a la gente de Argentina que esto es el fútbol femenino", mostró las banderas de un plantel que hizo de la lucha su fuerza.

La Selección resultó vital en su carrera. El Huelva la vio jugar en la Copa América de Chile y la contrató. Fue en esa competencia donde las chicas hicieron visible su pelea por mejores condiciones en la Selección. Y allí lograron el lugar en el repechaje ante Panamá, que le otorgó la plaza en el Mundial de Francia.

Hoy, Bonsegundo tiene un solo trabajo: futbolista, en el que se destaca con la camiseta de Argentina. "Hoy puedo decir que mi único trabajo, y el que verdaderamente me importa, es el fútbol. Todo lo que hice en años anteriores fue para esto. No me arrepiento de nada de lo que hice. Hoy soy lo que soy y estoy donde quiero gracias a tanto sacrificio", le dijo Florencia a Infobae. Y el fútbol argentino se lo agradece.

El segundo tanto de argentina, con ayuda de la arquera Lee Alexander

El penal ejecutado por Bonsegundo: la segunda fue la vencida

"Estoy muy feliz por este equipo, por esta generación que dejó todo. Nos van a acompañar los resultados para poder clasificar. Argentina tuvo garra y corazón. Salimos como guerreras. Un saludo a todas mis compañeras que son guerreras de verdad", cerró Milagros Menéndez, la otra goleadora en la epopeya de la Selección frente a Escocia.

SEGUÍ LEYENDO: