El calvario de Lucas Boyé ante las críticas en su paso por River

Apareció en River como una de las grandes promesas de las divisiones inferiores, debutó en Primera con apenas 18 años, bajo la tutela de Ramón Díaz. Pero nunca logró asentarse y, a pesar de haber formado parte de los inicios de la era de Marcelo Gallardo, terminó marchándose primero a préstamo a Newell’s y luego con el pase en su poder al Torino de Italia. Lucas Boyé disputó 37 partidos y anotó dos goles antes de edificar su carrera lejos de Núñez. En diálogo con el programa Ataque Futbolero, por FM 94.7, el actual delantero del Reading, de la segunda división de Inglaterra, narró el calvario que sufrió en la Banda por las críticas hacia su rendimiento y la confusión que se generó por una foto a partir de la cual lo identificaron erróneamente como hincha de Boca.

“La gente del Reading va bastante a la cancha, el estadio muy lindo, es totalmente distinto a lo que uno está acostumbrado. En este torneo no arrancamos bien, ahora mejoramos. Desde que me fui de Argentina cambié la posición, antes era 9, en Torino me han puesto más por afuera. Y acá también. Es otro estilo”, contó sobre su presente. Pero también recordó la época en la que sufrió bullying futbolístico en nuestro país.

Una imagen en redes sociales generó uno de los momentos más incómodos de su breve trayectoria (23 años). En la misma se lo podía ver a Boyé con una bandera con los colores azul y amarillo. Inmediatamente, se lo asoció con una simpatía por Boca. Pero la realidad era distinta. “La pasé muy mal. Era la bandera del San Gregorio; el club de mi pueblo tiene los mismos colores de Boca, la misma remera. No es que me jodió, me agarró en un momento en el que no sabía cómo manejarlo. Estaba durmiendo la siesta, me levanté y tenía mil llamadas. Era toda una revolución. Me costó bastante, era muy chico. A algunos chicos les cuesta menos manejar algunos cosas. Me afectaba demasiado. Fue feo”, confesó.

La foto de la polémica y una segunda en River siendo un niño, en la que se burló de la controversia
La foto de la polémica y una segunda en River siendo un niño, en la que se burló de la controversia

El atacante se animó a dar detalles de las situaciones extremas que vivió por las críticas. “En Argentina te enloquecen. En Instagram y Twitter debo tener más de 10.000 personas bloqueadas. En River lo sufría en otro nivel. Una vez se filtró mi número de teléfono, me llovían mensajes de whatsapp, me agregaban a grupos para bancarme o bardearme. Y en esos momentos he contestado alguno, me han dicho cosas muy muy fuertes. Pensás: ‘No puede haber tanta maldad, ¿qué te hice yo?’. Creo que hoy que no estoy en Argentina estoy mejor. En ese momento bloqueaba tres o cuatro personas por día”.

¿Cómo logró salir de ese contexto doloroso? “Teníamos un psicólogo en el club, pero no recuerdo haber hablado de este tema. Sí con mis amigos, con mi familia. Hablamos de todo. Soy más de guardármelo y pasarla mal yo”, detalló. Pero a pesar de los contratiempos nunca pensó en dejar la práctica deportiva. “Sacando esto, jugar al fútbol es lo que me encanta. No paro de jugar al fútbol, incluso en mi pueblo con amigos. Me gusta tanto que no puedo parar, en vacaciones he jugado en dos turnos. Es hermoso”, planteó.

En Rosario se reencontró con su mejor versión: “En Newell’s fue increíble como disfruté del fútbol, fueron los mejores ocho meses de mi carrera. Era un plantel lleno de jugadores de experiencia y de chicos”. Hoy busca explotar en el Viejo Continente, aunque no descarta, si el destino lo indica, volver al club que lo formó. “Ojalá tenga una segunda oportunidad en River. La gente quedó enojada porque me fui sin renovar contrato, pero muchos se fueron sin renovar. Mi rendimiento bajó mucho, sumado a las críticas, no lo podía resolver, cuando vi la oportunidad de salir porque River quería a Casco de Newell’s, me fui. Y no me arrepiento. Yo quería jugar, necesitaba sentirme importante y me estaba costando mucho. No sabía manejar las críticas”, se explayó.

En el Millonario tuvo la posibilidad de ser dirigido por Marcelo Gallardo. Y esa circunstancia la coloca en la columna de los hitos positivos. “Lo que hizo es increíble. En ese momento, cuando yo estaba, se vivía como algo muy bueno su gestión, porque River ganaba y jugaba bien; hablo del primer año y medio. Era sorprendente. Después, la regularidad hizo que fuera algo extraordinario y que todos hablen de eso”, concluyó.

SEGUÍ LEYENDO: