Macri, en la previa de la foto de familia en la Cumbre del Clima en Madrid (REUTERS/Sergio Perez)
Macri, en la previa de la foto de familia en la Cumbre del Clima en Madrid (REUTERS/Sergio Perez)

Mauricio Macri transcurre parte de su última semana como presidente de los argentinos en la ciudad que se produjo la herida más profunda de su club. Boca y Madrid no se agradan, no se simpatizan. La capital española siempre quedará como la sede de la derrota máxima de los xeneizes.

Y justo a días de que se cumpla un año de la hazaña de Juanfer Quintero, Lucas Pratto, Pity Martínez y compañia, Macri recorre las calles de la capital española, por la visita oficial a la Cumbre del Clima, cita a la que concurren desde este lunes cerca de cincuenta mandatarios de todo el mundo. Este foro político para tratar la emergencia medioambiental debió realizarse en Chile, pero como la situación social tras la Cordillera no permitió su concreción, se mudó de apuro a Madrid. Cualquier similitud con la mudanza de la Copa Libertadores 2018, parece pura coincidencia, ¿o no?

Lo cierto es que aquí está Mauricio Macri, quien ya se reunió con el presidente español, Pedro Sánchez; con el principal opositor al gobierno del PSOE, Pablo Casado, representante del Partido Popular (más cercano a la ideología de Cambiemos); y que será recibido por el Rey Felipe en el Palacio Real. En el medio de 36 horas a todo ritmo, el actual presidente accedió a un agasajo que le brindaron sus seguidores y votantes que viven en España y que le dieron una victoria en este territorio de 70 a 25 con respecto a la lista de Alberto Fernández.

En el acto partidario realizado en el céntrico barrio Lavapies (zona de inmigrantes a 10 cuadras de Plaza Mayor) estuvo Luis Brandoni, quien se encuentra en Madrid representando Parque Lezama, la obra que dirige otro fiel y reconocido macrista, Juan José Campanella. El actor, emocionado por lo que ocurría, primero se fundió en un fuerte abrazo con Macri, y luego presentó al presidente saliente.

Macri agradeció a las cien personas presentes por su apoyo y por bancar su proyecto a diez mil kilómetros de Argentina, y tras un muy breve discurso, le pidió a sus seguidores que tengan listos sus teléfonos para las selfies.

Luego de esto, el presidente no accedió a las preguntas de otros medios, sobre temas políticos, ni sobre el medio ambiente, ni Cristina y el lawfare, ni tampoco acerca de su última semana como mandatario, pero sí decidió tener una charla futbolera con este cronista. Porque se sabe que si a Macri se le habla de fútbol, su animo se levanta y se entusiasma. Y porque siempre estuvo al tanto de lo que sucedió y pasa en la vida del club del que es hincha y que lo catapultó a gobernar Argentina. Por eso ante estas horas claves de un Boca Juniors que puede cambiar su signo político tras casi 25 años, Macri no da nombres, pero deja clara su voluntad en cuanto a la sucesión de Daniel Angelici, un hombre de su riñón,

-Presidente, ¿Cómo fue el año de fútbol para usted?

-En lo personal, hice unos cuantos buenos partidos este año aunque creo que marqué dos goles menos de tiro libre (risas)

-¿Y el 2019 de Boca, cómo fue según su mirada?

-Este año de Boca lo viví con tristeza porque estuvimos ahí, cerca, en partidos importantes y no se nos dio. Pero no se puede ganar siempre, hay que tener paciencia.

-El domingo habrá elecciones en el club que gobernó durante doce años, ¿sigue al tanto de todo?

-Sí, sigo con atención todo lo que pasa con las elecciones. Boca como club está muy bien. Es uno de los mejor plantados en América Latina, porque no sólo está bien en nuestro país. Lo veo ordenado, con un buen plantel. Lo único fue que tuvimos el accidente de que nos eliminó River cinco veces seguidas.

-Algo que en su presidencia no pasó...

- Bueno sí, pero a veces hay que tener suerte, también es cierto que ganamos muchas veces por penales, como aquella famosa semifinal en el Monumental (Libertadores 2004) sin público nuestro. Lo que tenemos que tener claro es que hoy Boca es un club bien parado y eso hay que cuidarlo.

- De la final de River ante Flamengo, ¿qué tiene para decir?

- Sobre River, bueno, a veces jugás bien y perdés... Te puede pasar. Jejeje

Macri luego del diálogo partió hacia la residencia de la embajada argentina en Madrid. Brasil será otra cita protocolar de la semana por la cumbre del Mercosur, aunque antes de volver al continente americano, se trasladará a Suiza para tratar diversos temas, uno de ellos tendrá que ver con el fútbol, ya que planea reunirse con el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, con quien probablemente dialogue sobre el nuevo formato del Mundial de clubes y la participación de su Boca; además de otros asuntos referidos a su gran pasión: la pelota.

SEGUÍ LEYENDO: