La Argentina cuenta con una fuerte tradición con el automovilismo. A lo largo de su historia tuvo y tiene grandes exponentes en asfalto y tierra. En este caso el análisis se basa en los mejores pilotos de pista. Entre los diez elegidos suman 79 campeonatos a nivel local e internacional, un promedio de casi ocho cada uno. Algunos se lucieron en la Fórmula 1 o en diferentes categorías en el exterior. Otros escribieron las páginas grandes en el ámbito nacional. Infobae hace el repaso de cada uno. La descripción es por orden es cronológico según sus logros, aunque el número uno de esta lista está fuera de discusión.

Además de los cinco títulos del mundo de Fórmula Uno, Fangio obtuvo también dos subcampeonatos
Además de los cinco títulos del mundo de Fórmula Uno, Fangio obtuvo también dos subcampeonatos

1. Juan Manuel Fangio. Cinco campeonatos de Fórmula 1: 1951 (Alfa Romeo), 1954 y 1955 (Mercedes-Benz), 1956 (Ferrari) y 1957 (Maserati). Su récord de títulos recién fue igualado por el alemán Michael Schumacher en 2002 y quien luego llegó a siete coronas en total. Los números del Chueco en la Máxima se completan con 24 victorias, 35 podios, 29 poles positions y 23 récords de vuelta. Antes de alcanzar la gloria internacional el balcarceño fue campeón de TC en 1940 y 1941, ambos casos con Chevrolet. También obtuvo seis triunfos, incluido el Gran Premio Internacional del Norte (1940) que unió Buenos Aires, con Lima (Perú) y terminó en Luján. Sus laureles se completan con los cuatro torneos en la Fórmula Fuerza Libre en 1947, 1948 y 1949, con un Volpi-Chevrolet, y 1950, con un Talbot.

Los hermanos Gálvez: Oscar (der) y Juan (izq.). Crédito: Archivo CORSA.
Los hermanos Gálvez: Oscar (der) y Juan (izq.). Crédito: Archivo CORSA.

2. Oscar Alfredo Gálvez. Uno de los primeros campeones de TC. Junto con su hermano Juan coparon la década de los '50, salvo en 1959 cuando se les interpuso Rodolfo de Álzaga. Siempre con Ford, el Aguilucho se consagró en 1947, 1948, 1953, 1954 y 1961. Además el porteño fue el primer argentino que les ganó a los europeos, el 6 de febrero de 1949 en la categoría que era la precuela de la F-1, en una carrera realizada en el Parque 3 de Febrero en los Bosques de Palermo. Vivió a pleno la época de los Grandes Premios de TC que duraban varios días y recorrían miles de kilómetros. Ganó algunos como el GP Internacional (1947) que unió Don Torcuato, Chile y Luján. También el segundo tramo del GP de la América del Sur (1948) que partió de Lima y terminó en Luján.

3. Juan Gálvez. Es el que más campeonatos de TC ganó en la historia con nueve en total, todos con Ford. Logró cuatro cetros al hilo en dos oportunidades, de 1949 a 1952 y de 1955 a 1958. Su última corona fue en 1960. Además nadie consiguió tantas victorias como él, 56 en un total de 153 carreras disputadas, es decir, un promedio de un triunfo cada casi tres competencias. Es un ícono de la popular categoría al igual que su hermano Oscar. Ambos marcaron una etapa siendo pilotos y preparadores de sus autos. De forma muy merecida el Autódromo de Buenos Aires lleva sus nombres.

José Froilán González con su Ferrari. Crédito: F1 Retro.
José Froilán González con su Ferrari. Crédito: F1 Retro.

4. José Froilán González. Le dio a Ferrari su primera victoria en la F-1. Fue el 14 de julio de 1951 en Silverstone, en el Gran Premio de Gran Bretaña. Repitió en el mismo circuito en 1954, año en el que consiguió triunfar en las 24 Horas de Le Mans. Hasta ahora es el único argentino en ganar la clásica carrera francesa. Esa temporada también fue subcampeón en la Máxima en un histórico 1-2 para la Argentina con Fangio campeón y Pepe como escolta. A su vuelta al ámbito nacional fue bicampeón en la Fórmula Fuerza Libre en 1958 y 1959, con un Chevrolet. Y algo para destacar luego de retirarse fue su camaradería con los argentinos que corrieron en el exterior. Ante las históricas complicaciones presupuestarias, Froilán ayudó a muchos y por algunos en especial hizo tratativas para que pudieran sumarse a Ferrari, como Oscar Rubén Larrauri (1982) y José María López (2006).

Lole Reutemann F1 1981 3

5. Carlos Alberto Reutemann. Subcampeón de F-1 en 1981 por solo un punto detrás del brasileño Nelson Piquet. En la Máxima corrió entre 1972 y 1982 en los equipos Brabham, Ferrari, Lotus y Williams. En su debut marcó la pole positions en el Autódromo de Buenos Aires Oscar y Juan Gálvez. Ganó 12 carreras, algunas de ellas en circuitos emblemáticos como Nürburgring (1975), Brands Hatch (1978), sede ese año del Gran Premio de Gran Bretaña; y Mónaco (1980). Obtuvo 45 podios en 146 competencias (uno cada tres), y seis poles positions y récords de vuelta. Generó un récord de 15 carreras seguidas sumando puntos entre 1980 y 1981, que recién batió Michael Schumacher entre 2001 y 2003 con una cosecha al hilo en 24 competencias. En su segundo lustro en la F-1, Lole ya era considerado por los dueños de equipos como uno de los tres mejores pilotos del mundo. Se destacó como probador y como pocos sabía poner a punto un auto. Frío y calculador, aunque sabía atacar en los momentos justos. A su vez, en la Argentina fue campeón del Turismo Nacional en la Clase D en 1966, con un Fiat 1500 cupé, y en la Fórmula 2 Nacional en 1969, con un BWA-Fiat 1500.

Di Palma a fines de los ’60, en el TC.  Archivo Revista Corsa
Di Palma a fines de los ’60, en el TC.  Archivo Revista Corsa

6. Luis Rubén Di Palma. Es uno de los máximos ídolos. Alcanzó nueve títulos argentinos y 103 victorias en total. Consagrado en el TC (1970 y 1971), con Torino; Sport Prototipos (1971 y 1972), con un Berta LR-Tornado; Fórmula 1 Mecánica Argentina (1974, 1975 y 1978), los dos primeros con monopostos de Berta y el tercero con un Pianetto-Dodge; el TC 2000 (1983), con un VW 1500 y el Supercart (1993), con Torino. En el TC fue el único en ganar con las cuatro marcas, Ford, Chevrolet, Dodge y Torino. Fue el ganador más longevo de la popular categoría: tenía 53 años y 238 días cuando se impuso en Buenos Aires en 1998. También se destacó como preparador y estuvo a cargo de la atención de sus autos en sus últimos dos campeonatos.

Juan María Traverso en sus inicios con el Torino de TC. Archivo CORSA
Juan María Traverso en sus inicios con el Torino de TC. Archivo CORSA

7. Juan María Traverso. Es el que más campeonatos nacionales tiene en pista con 16 coronas: 7 en TC 2000 (1986, 1988, 1990, 1991, 1992, 1993 y 1995), 6 en TC (1977, 1978, 1995, 1996, 1997 y 1999) y 3 en Top Race (1998, 1999 y 2003). En el TC 2000 (hoy Súper TC 2000) es el más consagrado y le sigue Matías Rossi con cuatro cetros. En esta categoría el Flaco ostenta récords que son casi imposibles de batir: 68 victorias y 73 poles positions. En el TC tiene 46 triunfos y es el tercero en la tabla histórica detrás de Juan Gálvez (56) y Roberto José Mouras (50). Mientras que en el Top Race consiguió 19 éxitos. Es dueño de hazañas como ganar con un auto en llamas (General Roca 1988) o con una rueda en llanta (Pigüé 1986). Al igual que Di Palma es uno de los máximos referentes del público. Por todo eso en el presente, jóvenes que nunca lo vieron correr le piden una foto.

Roberto José Mouras sentado en su Chevrolet en 1992. Archivo CORSA
Roberto José Mouras sentado en su Chevrolet en 1992. Archivo CORSA

8. Roberto José Mouras. Tricampeón de TC (1983, 1984 y 1985). Consiguió 50 triunfos y es el segundo piloto más ganador en la especialidad. Fue muy fiel a la popular categoría y siempre corrió en ella, salvo en sus inicios en zonales o en el Turismo Anexo "J" (hoy Turismo Nacional), y luego en eventos especiales como las primeras carreras del Club Argentino de Pilotos en 1982 o el Desafío de los Valientes en 1988 (N. de la R: carreras promocionales en tierra y asfalto organizadas por Fiat). Muy áspero, siempre al límite, pero con códigos y sobrado talento. Son inolvidables sus duelos en la década de los '80 con Oscar Roberto Castellano, otro gran piloto y tricampeón. Si bien se consagró en el TC con Dodge, su gran amor fue Chevrolet, marca con la que marcó un récord que nadie pudo igualar y será muy difícil que pueda batirse: en 1976 logró seis victorias consecutivas. Diez años más tarde volvió al "Chivo" para lucir el "1" e intentar ser campeón. Dejó todo por conseguirlo, hasta su propia vida, falleciendo en un accidente en una carrera en Lobos el 22 de noviembre de 1992. Es muy querido y respetado por las hinchadas de las cuatro marcas. Hoy la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC) le rinde tributo al "Toro" o al "Príncipe de Carlos Casares", como se lo conocía a Mouras, con un autódromo que lleva su nombre, el de La Plata, y dos categorías promocionales, el TC Mouras y el TC Pista Mouras.

José María López en su época de piloto probador de Renault. F1. Crédito: Prensa Renault Sport.
José María López en su época de piloto probador de Renault. F1. Crédito: Prensa Renault Sport.

9. José María López. De haber nacido en Brasil o en algún país de Europa Occidental, en su época, habría llegado a correr en la F-1. La falta de apoyo económico desde la Argentina truncó esa gran posibilidad. Hizo toda la escalera en el Viejo Mundo para llegar a la Máxima: karting y promocionales, donde fue campeón en la Fórmula Renault Italiana (2002) y en la Fórmula Renault V6 Eurocopa (2003). Fue probador de Renault F1 hasta 2006, pero sin recursos para seguir en el exterior volvió al país para correr en autos con techo y fue campeón en el TC 2000/Súper TC 2000 (2008, 2009 y 2012) y en el Top Race (2009). En 2009 pudo haber logrado un triplete histórico, aunque faltando seis vueltas en la última carrera de TC, una mancha de aceite lo hizo despistar y le privó de coronarse. Sin embargo no bajó los brazos por su carrera internacional. En 2013 contrató un auto privado (un BMW de vieja generación) en el Campeonato Mundial de Autos de Turismo (WTCC por su sigla en inglés) y en su debut ganó en Termas de Río Hondo. Lo fichó Citroën y fue tricampeón mundial de turismo (2014, 2015 y 2016). Desde 2017 corre para Toyota en el Mundial de Endurance y viene de ser segundo en las 24 Horas de Le Mans, donde junto con el japonés Kamui Kobayashi y el inglés Mike Conway hicieron la pole positions y dominaron 23 horas, aunque un error técnico del equipo les privó de la victoria. Tendrán revancha en 2020.

Agustín Canapino tras ganar su tercer título de TC en 2018. Crédito: Prensa ACTC.
Agustín Canapino tras ganar su tercer título de TC en 2018. Crédito: Prensa ACTC.

10. Agustín Canapino. Es el presente y futuro. Tiene 29 años y con 20 fue el campeón más joven del TC. Tiene ya diez títulos en el automovilismo grande con tres campeonatos de TC (2010, 2017 y 2018), uno de Súper TC 2000 (2016) y siete en el Top Race (de 2010 a 2014 y en 2016 y 2017). Se suman dos en promocionales como el TC Pista (2008) y la Copa Mégane (2007). Su formación fue en simuladores y en sus inicios nunca corrió en karting. Con 16 años debutó de forma directa en autos de turismo contra pilotos que le duplicaban la edad. Considerando que en este deporte con un cuidado físico y continuidad se puede correr pasados los 50 años, no se descarta que supere al propio Traverso en cantidad de coronas. En 2018 logró el Olimpia de Oro por segunda vez para el automovilismo luego del que consiguió Fangio en 1954, quien empezó a escribir la historia grande de esta disciplina en pista.

Seguí leyendo: