Joan Gaspart, ex presidente del Barcelona durante tres años (entre julio de 2000 y febrero de 2003), además de vicepresidente primero de la entidad durante 22 años (entre 1978 y 2000), brindó una entrevista al canal de Youtube Ídolos y imperdibles anécdotas de contrataciones top del conjunto español.

Entre otras historias, reveló cómo fue que se gestaron las llegadas al Barça de dos de los mejores futbolistas de las historia: Diego Armando Maradona y Lionel Messi. El caso de "Pelusa" fue realmente accidentado, ya que contó con "tanques" de policía por temor a un atentado por parte de los hinchas de Boca. Sus mejores frases.

LA ACCIDENTADA LLEGADA DE DIEGO ARMANDO MARADONA

"Se decide por Diego porque es un jugador excepcional que juega en Argentinos Juniors. Fueron los responsables de fútbol a la Argentina y no lo podemos fichar porque Argentinos no lo quiere dar, dice que lo necesita y que es muy joven. Además, la familia tampoco está muy animada a que el niño se vaya a vivir a Europa. Al cabo de unos pocos años, pasa a Boca Juniors y volvimos al ataque. Ahí sí conseguimos que Maradona venga al Barça".

"Lo que recuerdo es que nos llevamos un tesoro de Argentina, un jugador de una categoría enorme. Fuimos al aeropuerto en un tanque, porque la policía nos dijo que había riesgos de que en el trayecto desde el hotel al avión podíamos tener un atentado. Llevarse a Maradona en aquel momento de Argentina era casi un atentado para los aficionados del Boca. Nos subieron a un tanque y con coches y motos nos llevaron hasta la escalerilla del avión. Hasta que no estábamos sentados, no nos abandonaron. He fichado a muchísimos jugadores pero en este caso puntual que te lleven al aeropuerto protegido por la policía por miedo a los aficionados de Boca porque se marcha un jugador de su categoría, nunca me pasó".

EL ENTORNO DE MARADONA, EL MOTIVO DE SU FRUSTRADO PASO POR EL CLUB CULÉ

“Maradona no triunfó en el Barcelona, pero dejó jugadas espectaculares”
“Maradona no triunfó en el Barcelona, pero dejó jugadas espectaculares”

"Era y es una persona encantadora. Nos ha dejado el recuerdo de jugadas espectaculares, después su entorno, que es tan importante para el jugador, quizá no fue el ideal. Si algo algo tiene Leo Messi es el entorno familiar, un padre que se preocupa en los mínimos detalles. En aquel momento, el entorno de Diego Maradona no le animó para que continuase en el Barcelona y decidió irse al Napoli".

"Es un jugador irrepetible. Napoli luego bajó y nunca más ha ganado nada. En cambio, con él ganó dos ligas seguidas, que las ganó Maradona. Cuando se fue el equipo volvió a ser el que lucha el Scudetto pero no aspira a ser campeón".

"Fue un jugador excepcional, que en el Barça no triunfó pero que nos dejó unas tardes de gloria. También es verdad que tuvo mala pata, una lesión muy grave que todos recuerdan perfectamente, después una hepatitis que lo llevo estar apartado durante un tiempo del equipo. No consiguió triunfar y después demostró que cuando un jugador quiere irse por su entorno o por lo que sea, se va. Me dio mucha pena, se fue y siguió ganando. Quedó como uno de los mejores del mundo y de la historia".

CÓMO SE GESTÓ LA LLEGADA DE LIONEL MESSI

"Tenía 15 años cuando vino al Barcelona y nadie esperaba que fuera lo que es, el mejor jugador del mundo. En aquel momento no era consciente, cuando di la autorización para ficharlo, de que estábamos fichando a quién con el tiempo se ha convertido en uno de los mejores jugadores del mundo y de la historia. Carles Rexach lo ve jugar con equipos inferiores y se da cuenta que estamos ante un jugador que promete muchísimo, pero no al nivel de lo que finalmente ha sido. Si yo hubiera sido presidente, ya con Messi en el primer equipo, todavía seguiría en el cargo".

"En la historia del Barcelona, todo el mundo recordará al fundador Joan Gamper, Ladislao Kubala, Johan Cruyff y ahora Lionel Messi. Después han habido muchísimos jugadores, buenísimos que hicieron ganar muchos títulos, pero por nivel entre los más importantes estará sin dudas Messi".

EL DÍA QUE ENTRÓ A UN BAR PLAGADO DE ULTRAS DEL REAL MADRID

Joan Gasparte, ex presidente del FC Barcelona
Joan Gasparte, ex presidente del FC Barcelona

"Un día, después de empatar en Madrid, me metí en un bar a pedir una cerveza y el bar se quedó en silencio, como si fuera un funeral. Vino un chico y me dijo que si venía a provocar, que era el lugar de encuentro de los ultras del Real Madrid. Usted es el hombre más odiado que hay, me dijo. Le dije que yo era gilipollas, pero que no tanto como para meterme en la boca del lobo".

"El chaval le dijo a sus compañeros que yo era un cabronazo y que odiaba al Real Madrid, pero que era igual que ellos aunque al revés. 'No digo que sea nuestro colega, pero un mínimo de respeto, que se tome la cerveza y que se marche', dijo. Me bebí la cerveza y me acompañó a la puerta, donde me dio un consejo en el que tenía mucha razón. Me dijo, 'márchese caminando y no se le ocurra correr porque si corre, vamos a salir todos persiguiéndole y ya no respondo de lo que pueda pasar'. No se preocupe que si usted no corre, no se moverán. Esto dice algo a favor de los ultras del Madrid. Lo que me salvó es que ellos mismos reconocieron que el mismo odio deportivo que le tengo al Real Madrid lo tienen ellos al Barcelona".

HUGO SÁNCHEZ Y BUFFON, LOS FICHAJES QUE PUDIERON SER Y AL FINAL NO FUERON

"Uno que hubiera cambiado la historia del Barcelona fue Hugo Sánchez. Yo lo fiché, firmado, en su casa en Madrid cuando jugaba en el Atlético. Fuimos después de firmar a un restaurante mexicano a celebrarlo, pero el entrenador de entonces, Terry Venables me dijo que él no quería a Hugo sino a Steve Archibald, por lo que tuvimos que cancelar el acuerdo".

"A Buffon lo pudimos fichar. Desgraciadamente, en aquella época los porteros no eran algo que fuera imprescindible, como un 9 por ejemplo. Pero Josep María Minguella me insistió mucho en que podíamos cerrar la operación. Siempre hemos tenido porteros de casa y normalmente no ha habido fichajes de porteros extranjeros, por lo que al final, influenciado por otras opiniones que decían que no podíamos gastar mucho dinero en un portero, se desestimó".

SEGUÍ LEYENDO: