Aquel Franco Armani infalible que fue vital en la obtención de la Copa Libertadores 2018 parece estar atravesando un momento de inestabilidad. Al menos así lo exponen sus recientes actuaciones contra Inter de Porto Alegre y Atlético Tucumán.

Luego de tener fallas sensibles en la Copa Libertadores durante la última semana, el arquero volvió a vivir una jornada para el olvido. A los 33 minutos del complemento, ya con el partido 2-0 abajo, el arquero le regaló el tercer grito a los tucumanos en el duelo de ida de los cuartos de final de la Copa de la Superliga.

Un forcejeo en la puerta del área entre jugadores del "Decano" y del "Millonario" le dejó la pelota limpia al mediocampista Ramiro Carrera, quien sacó un disparo rasante que a priori parecía sencillo. Armani se complicó, dio un rebote corto y Javier Toledo irrumpió en soledad para empujar la pelota al fondo de la red.

Previamente, David Barbona y el propio Toledo habían anotado el primero y el segundo gol con apenas tres minutos de diferencia.

El arquero de 32 años había sido protagonista principal del gol con el que el Inter de Brasil alcanzó la igualdad en el último partido de la fase de grupos de la Copa Libertadores. El delantero Rafael Sóbis sacó un disparo desde 35 metros de distancia que era sencillo de retener, pero Armani se quedó parado y miró cómo la pelota se metía en su arco.

El próximo miércoles el entrenador de la selección argentina Lionel Scaloni dará a conocer la lista de convocados para la Copa América. Armani será número puesto en esa nómina, pero además se perfila para ser el portero titular a lo largo de la competencia que se desarrollará entre el 14 de junio y el 7 de julio en siete ciudades de Brasil.

Seguí leyendo: