Las dos acciones que marcaron el partido de Armani

River igualó 2-2 ante Inter de Porto Alegre y cerró su participación en el Grupo A de la Copa Libertadores. El conjunto que dirige Marcelo Gallardo avanzó a octavos de final como segundo, detrás del conjunto brasileño, pero no perdió ningún partido: acumuló dos victorias y cuatro empates. En el Monumental, el entrenador armó una alineación con varios suplentes, pero en el arco estuvo Franco Armani, arquero indiscutido del equipo y una de las figuras en el título continental que obtuvo el equipo en 2018. Sin embargo, el portero de la Selección tuvo una noche errática: no mostró reacción en el 1-1 y protagonizó un blooper en la segunda parte que pudo haber terminado en el tercer gol del Inter.

El primer síntoma de que Armani, de 32 años, no pasaba por su mejor partido, fue a los 44 minutos de la primera parte. Rafael Sobis recibió el balón a más de 30 metros del arco, luego de que Inter cobrara rápido una falta inexistente sancionada por el árbitro Maza. El delantero no dudó y sacó un remate con efecto, que parecía ir hacia el medio de la valla, pero se desvió hacia la derecha. El guardameta quedó desorientado por el movimiento de la pelota y no se arrojó, permaneció parado, observando cómo se inflaba la red. Fue el empate parcial de los brasileños, en el mejor momento del "Millonario" en el partido.

Inter se puso en ventaja a través de un penal en la segunda etapa. El local arriesgó en busca de la igualdad y quedaron espacios para el contragolpe de la visita. Allí, cuando el cronómetro marcaba 73 minutos de juego, Armani volvió a fallar groseramente. La pelota cruzó el área de izquierda a derecha, y luego de derecha a izquierda. A sus guantes llegó un centro no muy potente, pero se le escapó el balón. Podía volver a atesorarlo, dado que no corría riesgo, pero se asustó y le dio un puñetazo, ante la sorpresa de Luciano Lollo, que cubría su posición.

En el segundo minuto de descuento, el que falló fue el portero del Inter, Marcelo Lomba. Y Lucas Pratto no lo perdonó, dejando los errores de Armani en un segundo plano. River, que le pagó 4 millones de dólares a Atlético Nacional de Medellín por su ficha, confía plenamente en el oriundo de Casilda, más allá de una noche errática, que todo arquero puede tener.

Los goles del partido

SEGUÍ LEYENDO: