Enzo Francescoli, manager de River (Foto: Nicolás Stulberg)
Enzo Francescoli, manager de River (Foto: Nicolás Stulberg)

Enzo Francescoli contó una anécdota desconocida que tuvo con Zinedine Zidane y su hijo Marco Francescoli. El ex futbolista francés, hoy entrenador del Real Madrid, es un confeso admirador del uruguayo, como también Marco de "Zizou".

"Hola pa, voy a contar el día que estábamos en el partido de las estrellas en Ginebra (Suiza) y pude conocer a mi ídolo Zinedine Zidane. Después del partido justo lo encontramos en el bar. Bueno, dejo que cuentas vos la anécdota", adelantó Marco, en una entrevista con La Página Millonaria.

La anécdota con Zidane y su hijo Marco Francescoli

Enzo recogió el guante y reveló la historia: "Mucho no me gusta contar porque no me gusta hablar de mí. Fue un partido en Ginebra. Él (su hijo Marco) siempre admiró a Zidane y también sabía de la historia de Zidane con su hijo (le puso Enzo por su admiración por Francescoli). Jugamos ese partido, estuvo bueno y divertido, con figuras como Raúl, Maldini y muchos jugadores, hoy ex todos. Marco entró a la cancha y estuvo cuando volvimos al hotel. Nos ponemos en la barra a tomar algo con Zidane y Marco estaba del otro lado, porque es tímido, más que yo en público. Hablando de cualquier cosa con Zidane le digo: 'decile a "Zizou" qué es lo que siempre le querés preguntar'. Marco, todo rojo, lo dice que 'te admiro de toda la vida, quería saber cómo hacés el control orientado y de pecho'. Zidane lo mira y le dice responde: 'preguntale a tu padre, si yo lo aprendí de él'. Es una anécdota mía que no me gusta contar, de hecho me hace transpirar. Estuvo bueno por eso, "Zizou", que es muy rápido de mente, le tiró a Marco para tratar de sacarle la timidez".

En otro pasaje de la entrevista, a Enzo le muestran un mensaje de Pablo Aimar. "Me hiciste vivir el privilegio y la satisfacción de jugar tu partido de despedida. Estaban todas las camisetas una al lado de la otra y estaba yo para tu equipo. Te agradezco sobre todo el hecho de lo que fuiste, no tanto hablando ni haciendo, sino siendo. Formaste a muchos chicos que pasamos por ese vestuario. Vos, Hernán (Díaz), Leo Astrada, todos los grandes que estaban ahí y nos trataban a todos que recién nos uníamos a ese vestuario como uno más", reconoció el "Payaso".

El mensaje de Pablo Aimar y la "devoción" por el "Payaso"

"Siempre tuve una cierta devoción por Pablo, desde que lo vi por primera vez con 15 años acá en el entrenamiento. Un jugador fino, con un toque ideal, con su manera de ser. Hoy voy de otra manera y en el vestuario te das cuenta de ciertas cosas. La vida es así, un aprendizaje constante y en el fútbol no hay excepción. Está arreglado el liderazgo porque también estuve del otro lado, es un poco la vida misma", afirmó Francescoli.

Sobre su etapa de líder y ejemplo del plantel, Enzo agregó: "Tengo más la idea de que el líder lo generan los demás. Yo por más que quiera llegar y ser líder si los demás no te ponen en ese lugar es difícil. Yo pude serlo y casi sin darme cuenta. Son los demás que te ponen en ese lugar, te escuchan, te piden consejos. Yo seguía mi vida y estaba bien, me sentía cómodo. Es el resto que te pone en ese lugar". Y sobre su etapa como futbolista, reconoció: "Me voy a morir extrañando al fútbol y todo lo que sentía adentro de la cancha".

Enzo Francescoli: “Me voy a morir extrañando al fútbol y todo lo que sentía adentro de la cancha” (Foto: Nicolás Stulberg)
Enzo Francescoli: “Me voy a morir extrañando al fútbol y todo lo que sentía adentro de la cancha” (Foto: Nicolás Stulberg)

Por último, el manager de River se refirió sobre si se imaginaba todo el éxito que tendría su ciclo en el "Millonario". En este sentido, destacó el rol de los jugadores, de Rodolfo D'Onofrio y Marcelo Gallardo por escucharlo.

"Sí, me imaginaba muchas de las cosas que pasaron. Después claro, tienen que suceder y llevamos cinco años y no siempre es así. El fútbol no tiene esa capacidad de que sucedan siempre lo que uno imagina. Que haya jugadores que puedan escuchar a un manager; no hay presidente como D'Onofrio que se siente en una mesa y diga 'bueno, quien decidas traemos y lo que vos quieras hacemos'; y no hay multicampeón de Copas como técnico como Gallardo que se sientan conmigo a deliberar por un jugador o comentarme alguna idea que tiene. Creo que muchas veces las cosas funcionan y como funcionó para mí es porque los demás también contribuyeron para que eso pasara".

SEGUÍ LEYENDO: