Centurión y Cáceres, en un entrenamiento de la Reserva
Centurión y Cáceres, en un entrenamiento de la Reserva

Ricardo Centurión protagonizó un nuevo escándalo en Racing: se tomó a golpes de puño con Juan José Cáceres, juvenil categoría 2000, en la previa del entrenamiento de la Reserva del club. El mediocampista habría provocado al delantero con un par de bromas pesadas, lo que habría generado la pelea. Incluso, fuentes de la "Academia" aseguran que el ex Boca y Genoa no había llegado en buenas condiciones al entrenamiento. Y no formó parte de la práctica del plantel que conduce Juan Ramón Fleita.

En la escena se encontraba Miguel Gomis, de la secretaría técnica que encabeza Diego Milito. Vale recordar que Centurión se encuentra trabajando con la Reserva como castigo, luego de la pelea pública con Eduardo Coudet, entrenador del primer equipo, en ocasión de la derrota de Racing 2-0 ante River en el Monumental, el pasado 10 de febrero. Desde entonces, no volvió a trabajar con sus compañeros. Y ni siquiera estuvo en la fiesta del campeón de la Superliga, en la que fue repudiado por los fanáticos. Tras el nuevo escándalo, difícilmente continúe entrenándose con la Reserva.

Pues bien, ¿quién es Juan José Cáceres, el otro protagonista del incidente? La principal curiosidad es que es una de las promesas con las que mejor relación trabó Centurión en los dos meses que lleva trabajando con el preliminar. Mediocampista o lateral derecho, oriundo de la Isla Maciel, lo apodan "el paragua", porque su familia es oriunda de Paraguay.

Veloz y con capacidad para la asistencia, llegó a la institución a principios de 2017. Previamente había pasado por Boca, club en el que permaneció ocho años hasta que quedó libre. Arribó como extremo, pero luego se acomodó como volante por derecha o lateral.

"Sueño con la cancha colmada y asistiendo con un centro a Lisandro López para que él anote de cabeza", se imaginó el debut ideal en una entrevista que le brindó al sitio partidario Racing de Alma.

En la misma nota eligió como referente a "Gustavo Bou" e incluso señaló que tiene preparado un festejo para cuando le toque convertir su primer gol en el Cilindro: "Algún pasito de reggaetón, que es la música que escucho, o sino el Topo Gigio. Pero ojo, no por Riquelme eh, sino que por las orejas que tengo, ja". "Orejón", es otro de los apodos del juvenil, aunque es el que menos le gusta. Lamentablemente para él, la primera gran irrupción de su apellido en el fútbol de élite quedará ligada al incidente con Centurión.

Arribó como atacante, pero se acomodó como mediocampista y hasta como lateral con llegada. Ya tuvo entrenamientos con el plantel de Primera
Arribó como atacante, pero se acomodó como mediocampista y hasta como lateral con llegada. Ya tuvo entrenamientos con el plantel de Primera

SEGUÍ LEYENDO: