Domingo, en su lugar en el mundo: estuvo en la inauguración del Cilindro
Domingo, en su lugar en el mundo: estuvo en la inauguración del Cilindro

"El fútbol no es solo un deporte", es una frase empleada por todo aquel amante del mundo de la pelota y sobran ejemplos que avalan esa afirmación.

El último fin de semana se viralizó la imagen de Domingo Antonio Freddi, un hincha de Racing de 82 años que no pudo contener su llanto de alegría cuando el equipo dirigido por Eduardo Coudet salió a la cancha para disputar el encuentro ante Belgrano por a fecha 23 de la Superliga.

En tan solo 14 segundos de video se puede contemplar la emoción del abuelo sentado al borde de la platea baja del estadio Presidente Perón, mientras agita un brazo para acompañar el cántico de la hinchada blanquiceleste y con el otro se seca las lágrimas.

El video de Domingo en la cancha de Racing que se hizo viral

Claro que la emoción de Don Domingo tiene una explicación. Nacido en 1936 y criado a tan solo cuatro cuadras del estadio de la Academia, Freddi se enamoró de los colores de Racing gracias a su hermano mayor, Rolando. A partir de allí empezó a ir a la cancha desde la época en que los viejos tablones de madera adornaban las tribunas y es uno de los pocos fanáticos de Racing que pueden decir que vieron los ocho títulos de Primera que se adjudicó la Acadé en la era profesional, desde el tricampeonato del 49/50/51, pasando por el mítico "Equipo de José" de 1966 y aquel de Reinaldo Merlo de 2001, hasta el Torneo de Transición 2014.

"Siempre íbamos a la cancha, dejamos de ir por unos años y en el 2014 volvimos antes de que saliera campeón. Nosotros somos Racing, no es un sentimiento. Cuando yo era chico, me acuerdo que todo el que saludaba a mi viejo le decía algo sobre Racing. Es un estilo de vida para él. Es lo que nos une, ir con él y con mi hijo a la cancha", explicó al otro lado del teléfono Eduardo, único hijo de Domingo, en diálogo con Infobae.

Además, Eduardo cuenta que su padre estuvo en la inauguración del Cilindro en 1950 y viajó a Uruguay en 1967, donde presenció el gol del Chango Cárdenas en el estadio Centenario, para consagrarse campeón de la Intercontinental ante el Celtic.

La familia Freddi, completa, en el estadio de la “Academia”
La familia Freddi, completa, en el estadio de la “Academia”

Toda una vida ligada a Racing, hasta que hace menos de dos años Domingo sufrió una enfermedad que lo alejó de las canchas por un tiempo. "En 2017 tuvo un accidente, lo encontré tirado en su departamento, estuvo internado y hubo que ponerle el hombro. Una de las pocas cosas que lo motivaban para recuperarse era volver a la cancha", describió Eduardo, quien se desempeña como profesor de comunicación en una universidad de CABA.

Una infección producto de una deshidratación tuvo internado a Domingo 15 días en terapia intensiva, para luego pasar a una sala común. Ya de alta, estuvo alrededor de un año rehabilitándose en un geriátrico hasta que Eduardo decidió trasladarlo a un casa cercana a la de él.

Hace unas semanas, padre e hijo se pusieron un objetivo: el retorno de Domingo al Cilindro, su lugar en el mundo. El contexto, con su amado club como líder del torneo y a pocas fechas de poder consagrarse, bastaron como motivación. "Siempre digo que él es un museo viviente de la historia de Racing, y lo chicaneaba con que necesitábamos gente que aportara experiencia en el final del campeonato", confesó.

Poco a poco fueron trabajando, sobre todo en su pie derecho, en el que sufrió una parestesia que le impedía moverlo voluntariamente. Con andador de por medio para asistir su caminata, el sábado por la noche Domingo se trasladó hacia el estadio con la ayuda de su hijo, aunque los últimos metros fue llevado en una silla de ruedas hasta su asiento, debido al cansancio producido por el esfuerzo.

"Somos socios abonados, tenemos nuestra platea. Yo se la mantuve todo un año aunque él no pudiese ir para que no la perdiera", contó Eduardo otro de los esfuerzos que hizo con su familia por su padre.

Una vez allí, Domingo pudo volver a sentir esa sensación de ver a su equipo, alentar junto a la gente y gritar un gol con su hijo y su nieto. La victoria de Racing por 1 a 0 frente a Belgrano lo dejó en las puertas de lo que puede ser un nuevo título. "Si contra Tigre abren el estadio vamos a ir, ya tenemos la logística armada. Y, si no se da, más que nunca vamos a ir con Defensa, vamos a ir bien temprano y a esperar la definición", expresó el heredero de la pasión de Domingo.

Claro que la victoria del equipo del Chacho ante el Pirata apenas fue uno de los regalos de Racing a Domingo. Luego de que su video fuese difundido por el usuario de redes sociales Racingmaníacos, jugadores cono Jonatan Cristaldo y Marcelo Díaz se comunicaron con Eduardo.

"Decile que nos emocionó hasta las lagrimas a todos! Cuando quieran están más que invitados al Cilindro! Nos encantaría conocerlo, abrazo grande", escribió el Churry, mientras que Eduardo informó que su padre irá a un entrenamiento del plantel de Primera en los próximos días y conocerá a los jugadores. También comentó que la esposa del volante chileno se contactó con él para hacerle llegar una camiseta. "En cuanto tengan la grilla de entrenamientos me van a avisar así podemos ir. Es algo muy fuerte que los jugadores quieran conocer a mi Viejo, sobre todo en estos días que estamos cerca de algo único", informó con emoción Eduardo.

Eduardo trazó un paralelismo entre la recuperación de su padre y el camino que recorrió Racing en esta Superliga. "Mi Viejo se convirtió en un sobreviviente de sí mismo y todo lo que ocurra con Racing es un impulso más de vida. Lo motiva a seguir. Yo le digo que se está entrenando a la par de los jugadores. El final los está encontrando a los dos juntos. Mi Viejo ya ganó su campeonato al volver a la cancha y ahora falta que Racing haga lo suyo", concluyó.

Seguí leyendo: