Los años gloriosos del Niza quedaron anclados en la década del 50, cuando la Ligue 1 estaba lejos de ser este torneo bañado en millones de euros y figuras de primera categoría. La institución centenaria afincada en el corazón de la asombrosa Costa Azul francesa persigue el deseo de retomar el camino de aquellos días dorados y bajo los tres palos se resguarda una de sus mayores esperanzas.

El arquero argentino Walter Benítez se marchó en silencio de su país, haciéndolo honor al apodo de "Mudo" con el que se lo identifica. Clubes de la talla de Boca e Independiente pujaron por él, pero desde su corta experiencia en Quilmes decidió pegar el salto directo rumbo a Europa con apenas 23 años y un puñado de presentaciones como profesional. El tiempo y su rendimiento lo transformaron en una celebridad de la Ligue 1.

"A veces lo hablo con mi gente: nunca pensé estar hoy en día en Niza. En una Ligue 1 tan importante, con jugadores de primer nivel, jamás lo hubiese pensado. Hoy en día miro para atrás y veo las cosas que pasé, dejar la familia tan joven, irme de un pueblo chico a una ciudad como Buenos Aires. Un cambio rotundo. A veces lo pienso, pero son sacrificios que uno hace por lo que ama y por lo que quiere para el día de mañana. En su momento fue complicado, pero agradezco todo lo que me tocó pasar", señaló en el estudio de Infobae.

Walter Benítez pelea mano a mano con los principales arqueros europeos (Foto: @ogcnice)
Walter Benítez pelea mano a mano con los principales arqueros europeos (Foto: @ogcnice)

Sus estadísticas debajo de los tres palos franceses son contundentes. Apabullan. Lo pusieron en un podio con los mejores de esa competencia, con jugadores experimentados de la talla de Gianlugi Buffon (PSG) o jóvenes promesas como Mike Maignan (Lille), porteros del líder y escolta del torneo, respectivamente. Benítez mejoró la performance de todos ellos: es el único que logró sostener su valla invicta en 10 presentaciones.

Actualmente, acumula 22 partidos jugados en el Niza y sufrió apenas 20 goles que le permitieron a su equipo ubicarse en las cercanías de la zona de clasificación a la Champions League, algo que la entidad sólo logró tres veces a lo largo de su historia. "Todos conocemos lo que es Buffon, o el mismo Lloris (hoy en Tottenham). Lo que dieron en sus clubes. Es un orgullo ser comparado con ellos, significa que el trabajo da sus frutos. Siempre los miraba desde Argentina; ahora estar frente a frente o compartir una estadística es un orgullo. Me pone feliz estar a la altura de ellos, pero sé que me falta mucho más para poder dar todo lo que ellos dieron", afirmó.

Con la camiseta de Quilmes, club que lo vio nacer (FotoBaires)
Con la camiseta de Quilmes, club que lo vio nacer (FotoBaires)

Los saltos siempre fueron largos para Benítez. No hubo paradas intermedias. De los pocos habitantes de la ciudad chaqueña de General San Martín saltó a Quilmes, uno de los distritos más populosos del país. Tenía 15 años y debió forjarse en la pensión "cervecera". En 2014, Ricardo Caruso Lombardi decidió darle la titularidad y unos cuantos meses más tarde apareció el Niza para contratarlo. Del muchacho que jugaba al fútbol en aquella plaza del norte argentino a una de las ciudades más lujosas del mundo.

"De un pueblo chiquito ir a una ciudad grande es un cambio enorme. Adaptarse a esa vida. Fue un cambio rotundo porque era muy chico cuando fui a Quilmes. Siempre estuve con la mentalidad de poder adaptarme a la ciudad lo más rápido posible y de estar tranquilo cuando me tocaba jugar. En Francia al principio fue difícil la adaptación por la cultura, el idioma y el estilo de vida. Me adapté bien y hoy es mi casa", expresó.

Es habitual ver a Benítez en el equipo ideal de la fecha de la Ligue 1 o en el top de diferentes estadísticas. Los números lo avalan, pero el ruido todavía no llegó hasta los oídos del seleccionador nacional Lionel Scaloni:  "La renovación que hubo me parece buena, positiva. Pensar en jugadores jóvenes y que están jugando en Europa y en Argentina me parece bien. Siempre apuesto a volver a estar en algún momento en la Selección, pero por el momento no recibí un contacto".

“Siempre apuesto a volver a estar en la Selección”, afirmó (Foto @ogcnice)
“Siempre apuesto a volver a estar en la Selección”, afirmó (Foto @ogcnice)

El "Mudo" pasó por las juveniles nacionales en el Sudamericano Sub 20 del 2013 y estuvo a punto de ingresar en la delegación nacional que participó de los Juegos Olímpicos de Río en 2016, pero una lesión lo marginó. También coqueteó con Independiente y Boca antes de emigrar a Francia: "Escuché las propuestas de Boca e Independiente, pero había venido previamente el Niza con su propuesta y me había gustado la idea. El proyecto que tenían sobre mí en ese momento. También me interesó conocer otro destino, otro lugar. Decidimos ir a Niza y, gracias a Dios, fue una buena elección".

Su performance es tan elevada que su técnico, el histórico Patrick Vieira, pidió que sea citado: "Espero que Walter Benítez sea llamado a la selección nacional. Por lo que muestra desde el comienzo de la temporada, merece ser visto". Él agradece, pero asegura: "Siempre pienso que trabajando se consiguen las cosas que uno quiere".

La Copa América aparece como una tentación en su horizonte, pero mientras tanto Walter se enfoca en seguir aprendiendo a sus 25 años: "Es diferente el estilo de Francia. Es un fútbol más táctico en el que tratan de mantener la pelota, de jugar un poco más. El fútbol argentino es intenso, fuerte. El juego con el pie lo trabajé mucho en las inferiores de Quilmes. En Francia hay muchos equipos que tratan de jugar, de salir jugando siempre. Son cosas que tenés que adaptarte lo más rápido posible porque el equipo necesita de eso. Trabajé el desplazarme un poco más en el juego con los pies para adaptarme".

Entre horarios corridos para intentar localizar los partidos de su "cervecero" a la distancia que acorta Internet y los elogios en los principales medios franceses –"Es una felicidad que un L'Equipe o un diario importante te esté nombrando, significa que el trabajo que hacemos día a día tiene sus frutos", sentenció–, planta la semilla del gran sueño de pisar la misma cancha que Lionel Messi con la albiceleste: "Obviamente sería algo más que bueno para mí poder compartir vestuario con él. Sería un gusto. Todos sabemos lo que significa, no hace falta que yo diga nada".

Benítez es el dueño del arco del Niza francés, un club que sueña con volver a jugar la Champions (Foto: Santiago Saferstein)
Benítez es el dueño del arco del Niza francés, un club que sueña con volver a jugar la Champions (Foto: Santiago Saferstein)

Seguí leyendo: