Javier se hizo hincha del club a los 12 y 14 años después ya lo preside. Estudió Ciencias Políticas y discute con pares que lo doblan en edad (Foto: Matías Baglietto)
Javier se hizo hincha del club a los 12 y 14 años después ya lo preside. Estudió Ciencias Políticas y discute con pares que lo doblan en edad (Foto: Matías Baglietto)

En un deporte que aún busca reponerse del famoso 38-38, acostumbrado a los históricos dirigentes que se los ve por los pasillos de la AFA desde hace muchos años, incluso décadas, aparece alguien "distinto", con una particularidad única y que va ganando terreno. Excursionistas tiene en Javier Méndez Cartier, quien nació el 17 de julio de 1992, es decir, hace 26 años, al presidente más joven de todo el fútbol argentino.

¿Por qué Excursionistas? ¿Cómo empezó todo? Aquí también hay una historia "distinta" y particular que explica el dirigente: "Siempre está la famosa discusión de si uno nace o se hace del club. Yo puedo decir que me hice hincha de Excursionistas a los 12 años por decisión propia. Empecé a ir a la cancha del equipo de mi barrio. Me dio a mí, y creo que los demás clubes de ascenso lo hacen con sus hinchas, algo intangible y muy importante. Excursionistas me dio mi identidad".

Luego, Méndez Cartier explica cómo incursionó en la parte política del club y por qué, en tan poco tiempo, llegó al máximo lugar dentro de la Comisión Directiva (CD): "Empecé a colaborar para devolverle algo de todo lo que me dio. En 2014, con 22 años, entré a la CD como vocal suplente Nº 2. Pero había un desorden institucional que caracterizaba al club y en 2017, de un día para el otro, renunciaron un montón de dirigentes y, los que éramos tercera y cuarta línea tuvimos que ponernos los pantalones largos. Javier Sayegh dejó el cargo por la frustración de haber descendido a la C y me tocó asumir por esa circunstancia".

Méndez Cartier posa con personal del club, al que su lista aspira a convertirlo en modelo para 2030. (Matías Baglietto)
Méndez Cartier posa con personal del club, al que su lista aspira a convertirlo en modelo para 2030. (Matías Baglietto)

¿La renuncia de Sayegh no fue por un apriete de la barra?

-No. Si bien Excursionistas es un club bastante particular por su acervo, su historia reciente y por haber salido más en policiales que en otra sección, los episodios de allanamientos, líos y demás prácticamente no nos tocaron. Eso viene de una etapa anterior. Nosotros tuvimos que continuar y profundizar el camino. Como hinchas experimentamos situaciones y creo que la única manera de buscar otro camino y encontrar una alternativa para torcer el rumbo de la historia reciente es aceptarlo, reconocer lo que pasó, qué no tiene que volver a pasar y ver hacia dónde queremos ir. En ese 'dónde queremos ir' pasamos horas dialogando con actuales o ex dirigentes, en algunos casos que tienen más años dentro del club que yo de vida.

-Teniendo en cuenta este tipo de situaciones y sumando el caso reciente de lo que pasó en la cancha de River, que hizo que la final de la Libertadores se jugara en España, ¿cuál es tu opinión sobre la seguridad en el fútbol argentino?

-La violencia en el fútbol no es más que un síntoma de una sociedad violenta en general. No obstante, pienso que hay tres variables explicativas que son no excluyentes. Se pueden dar simultáneamente. La inoperancia policial, la cultura del aguante y los intereses económicos de los barrabravas. En el River-Boca confluyeron estas tres variables: hubo negligencia de la Policía, un grado muy alto de violencia cultural de los hinchas que vimos y que técnicamente no eran barrabravas, y que el día anterior se había allanado al grupo de violentos que tenían mucha plata y entradas para revender.

Méndez Cartier también es politólogo graduado de la Universidad Torcuato Di Tella, y revela que cuando tenía 13 años ya había decidido que estudiaría esa carrera y que sería dirigente de Excursionistas. Es muy cercano al mandatario de la AFA, Claudio Tapia, a quien conoció cuando todavía presidía Barracas Central y sus equipos compartían la Primera B Metropolitana. De hecho, desde su asunción, el titular del Verde es el encargado de ir a la calle Viamonte y es asambleísta por la Primera C.

Es consciente de su edad. Tiene claro e incorporado que es más joven que sus colegas, pero aún así asegura que, pese a apoyarse en sus pares, consultarles y hasta llevarlos a reuniones, las negociaciones no se hacen complicadas: "En el mano a mano es muy difícil que alguien te diga 'mirá, yo con un pibe de 26 años no me voy a sentar a negociar'. Si me pasara eso, que me estén subestimando, me levanto de la mesa y me voy. Pero no pasa. Igual no somos tontos, sé que en la cabeza del otro puede estar algo así, que no pueda creer que esté hablando de su sueldo, por ejemplo, teniendo más años de jugador de fútbol, técnico, dirigente o empresario que yo de vida".

Méndez Cartier dice que representar al club le exige cuidar sus salidas y reuniones sociales. Es amigo del presidente de la AFA (Matías Baglietto)
Méndez Cartier dice que representar al club le exige cuidar sus salidas y reuniones sociales. Es amigo del presidente de la AFA (Matías Baglietto)

"Cuando apareció la oportunidad de presidir el club conversé mucho con mis amigos y mi novia sobre la vida cotidiana. Era algo que me problematizaba. Me preguntaba: '¿No voy a poder salir a bailar o hacer otras cosas porque soy presidente de un club?' La reflexión que saqué es que hay una correlación inversa entre grado de representatividad y ser uno mismo. Cuanto más representás o buscás representar, menos vos tenés que ser, o quizá ser de otra manera. En este caso: ser el presidente de un club de fútbol argentino y representar a los socios e hinchas hace que no pueda salir a bailar o sacarme determinadas fotos con amigos o ir a cualquier evento sin pensar a quiénes represento. No se trata de falsear o esconder la personalidad, sino más bien ser consciente de lo que uno está ejerciendo y ser responsable", comenta el dirigente.

Hace unos años el club sufrió un episodio que salió en los policiales de prácticamente todos los medios: en un allanamiento al buffet del club encontraron drogas y armas de guerra que pertenecían a la barrabrava. Hoy, ese lugar ya no existe y fue reconvertido en el Salón de Usos Múltiples "René Orlando Houseman", que cuenta, por ejemplo, con una biblioteca. El objetivo fue precisamente darle un giro de 180º a la imagen que tenía la institución, y lo destaca como uno de los logros más importantes de su gestión.

Y no le escapa a uno de los temas principales recientes que se desarrollan en la sociedad: "Es sumamente positiva la incursión de la mujer en el mundo del fútbol, desde el lugar que sea, en todos los aspectos. Es fundamental que vayan ocupando cada vez más roles de toma de decisiones y de poder de los clubes. Que no tengan ningún impedimento, sino más bien incentivar su participación estatutariamente. Es la manera que tiene el fútbol argentino de aportar a la búsqueda de la igualdad de género, que trasciende todo tipo de frontera".

-¿Tu sueño?

-Mirá, nosotros presentamos la lista Excursionistas 2030, que no es un slogan, es pasar a papel un montón de consensos del club que queremos. Que por lo menos esté en la B Metropolitana, con inserción social y reivindicando su origen popular. Es plantearlo concretamente en un proyecto de 12 años. No es mucho, pero sueño que en 2030, con 38 años, pueda decir 'lo logramos, pusimos a Excursionistas donde se merecía'.

SEGUÍ LEYENDO: