La salida al campo de juego de los equipos de River y Boca para disputar la Superfinal de la Copa Libertadores tuvo un marco impresionate. El estadio Santiago Bernabéu de Madrid se vistió de fiesta para albergar el partido que define al campeón de América.

Los dos elencos saltaron a la cancha en conjunto, con sus respectivos capitanes a la cabeza. Leonardo Ponzio estuvo al frente de la fila del "Millonario", mientras que Pablo Pérez condujo al "Xeneize".

Esta vez no hubo fuegos artificiales, mosaicos, globos ni el fervor que suele haber en los estadios argentinos. Sin embargo, los hinchas aportaron el color desde sus ubicaciones. Los de River, ubicados en el Fondo Norte, y los de Boca, en el Fondo Sur, llevaron la pasión con sus cánticos.

Antes del partido, sonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino y los fanáticos acompañaron con el ya clásico "oh, oh, oh".

River y Boca juegan la vuelta de la final de la Copa Libertadores en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, luego de haber empatado 2-2 en la ida en la Bombonera. La Conmebol decidió mudar el partido a Europa luego de los incidentes en los alrededores del estadio Monumental que obligaron a postergar el partido el pasado 24 de noviembre.

SEGUÍ LEYENDO: