¿Caballerosidad deportiva, amistad que sobrepasa las camisetas aunque se trate de un clásico, o una actitud que le otorgó una ventaja al adversario? Durante la primera Superfinal de la Copa Libertadores en la Bombonera, Pablo Pérez y Milton Casco protagonizaron una escena que generó revuelo en el Boca-River. Y encendió la polémica entre los fanáticos: ¿obró correctamente el mediocampista del Xeneize?

Fue uno de los puntos más calientes del Superclásico: tras varios roces, Casco y Wilmar Barrios terminaron tomándose del cuello recíprocamente. Ahí varios futbolistas, de un lado y del otro, se metieron a separar o a levantar temperatura. Uno de ellos fue Pérez, de carácter fuerte y propenso a la sanción, pero en este caso con espíritu componedor: se acercó al lateral de River y le preguntó, instándolo a que terminara con el cortocircuito: "¿Vos no tenés amarilla?". Y lo corrió del escenario.

En realidad, Casco no corría riesgo de perderse la revancha por acumulación de tarjetas: tenía una acumulada. Sí, en un momento tenso como el que estaba viviendo, podía sufrir una expulsión.

El video se hizo viral. Vale recordar que Pérez y Casco fueron compañeros en Newell's. Incluso, juntos, celebraron el título con Gerardo Martino como técnico en 2013. Mantienen una buena relación. Probablemente, si el mediocampista no hubiera frenado a su hoy adversario, el árbitro Roberto Tobar lo hubiese amonestado. Y si la temperatura continuaba en alza, podía ver la roja y perderse la segunda Superfinal. ¿Dio ventaja Pérez? ¿O simplemente tuvo un buen gesto, digno de la tarjeta verde recientemente estrenada en el fútbol argentino? El debate está abierto.

SEGUÍ LEYENDO: