El martes 13 antes del esperado Superclásico en Mendoza que definirá al campeón de la Supercopa Argentina no se desarrolló de la mejor manera para Boca: el avión que debía trasladar al plantel a la provincia que cobijará el duelo sufrió desperfectos técnicos y generó el fastidio de los deportistas.

El charter privado contratado por la institución debía partir de Aeroparque alrededor de las 14:30, pero eso nunca sucedió. El plantel, que había abordado la aeronave media hora antes del despegue pautado, permaneció por más de una hora sin conocer detalles de lo ocurrido.

Según informaron en TyC Sports, el fastidio se extendió entre los 22 futbolistas que viajaron –incluidos Darío Benedetto y Fernando Gago–, quienes habrían advertido que no se quedarían en ese avión si tenía problemas técnicos. Se debió a un desperfecto en uno de los motores.

La delegación debía arribar a Mendoza alrededor de las 16, para luego partir rumbo al Hotel Arena Maipú en el que se hospedrán. Allí tenían programada la merienda, aunque a medida que se retrasó el viaje los planes se trastocaron y modificaron sobre la marcha. Recién remontaron vuelo a las 17:15, casi tres horas más tarde.

"Hace mucho calor en la aeronave", informaron desde el canal deportivo. Esto aumentó las molestias en los que debían viajar. Según se conoció extraoficialmente, el equipo decidió bajarse por la sofocante temperatura y aguardó en la pista por una respuesta.

Cerca de las 19, el avión tocó suelo mendocino. Y la odisea finalizó.

Seguí leyendo: