Alejandro Mazza, el juez de línea de la polémica (Foto: www.rosarioarbitros.com)
Alejandro Mazza, el juez de línea de la polémica (Foto: www.rosarioarbitros.com)

Iban 25 minutos del primer tiempo del partido entre River y Godoy Cruz en el estadio Monumental. El delantero Juan Garro mandó un pelotazo para Santiago "Morro" García, quien anotó el 2-0 para el elenco mendocino. La acción generó un airado reclamo por parte de los jugadores, el cuerpo técnico y los hinchas del conjunto local ya que el delantero uruguayo estaba en una clara posición adelantada.

Alejandro Mazza era el árbitro asistente encargado de controlar el ataque de Godoy Cruz y el que cometió el error que perjudicó al elenco de Marcelo Gallardo, que luego logró empatar el partido para que termine 2-2.

"Es una situación muy difícil y complicada. Uno tiene una familia, trabaja. Yo soy docente, profesor de educación física, guardavidas. Trabajo a favor de la gente, quiero ayudar. Me apasiona el fútbol, me encanta estar en este lugar y acompañar", dijo Mazza este lunes, evidentemente acongojado por el error que cometió.

El línea admitió su falencia y pidió perdón: "Pido disculpas públicamente. Yo no quiero dañar a nadie. No quiero que me puteen 50 mil personas y salir el segundo tiempo sabiendo que me equivoqué".

El claro offside del “Morro” García
El claro offside del “Morro” García

"Mi actitud fue tratar de salir concentrado al segundo tiempo y, si algún jugador de River estaba en offside, cobrarlo. Si no, perdés la credibilidad. Tuve que sancionar dos fuera de juego en contra de River, ¿sabés cómo estaba mi cabeza? Quería actuar lo mejor que pudiera. Yo demostré que me equivoqué y me dije que no iba a compensar un error con otro error. No claudiqué de mis convicciones: hacer justicia, no volver a equivocarme y asumir el error", sostuvo en diálogo con el programa "Cómo te va" por Radio Rivadavia.

Mazza aseguró que "no hubo mala fe" en su accionar y pidió a los protagonistas del juego y a los hinchas "que no vean nada raro" detrás del error. "Somos humanos y nos equivocamos", lamentó.

"Mi viejo me enseñó a ganarme la vida laburando. Que no vean fantasmas, no hay nada atrás. Estamos conducidos por excelentes personas, idóneas y gente de bien", agregó, al mismo tiempo que afirmó "estar preparado" para una eventual suspensión o sanción por parte de las autoridades del arbitraje nacional.

Mazza también relató cómo vive estas horas de tanta exposición pública: "La familia está detrás. A veces es demasiado. Se meten con cosas que nada que ver, pero la gente que te quiere sabe cómo sos. No es lindo salir en los diarios, los programas de televisión y explicar constantemente. El error va a seguir estando, el tema es la honorabilidad".

"El arbitraje argentino es bueno y reconocido a nivel mundial. No hay que magnificar el error ni quedarnos en la pequeñez. No es justo", finalizó.

LEA MÁS: