El actual entrenador de la Selección Sub 17 y talentoso mediocampista, Pablo Aimar, quien se había retirado hace casi tres años como futbolista profesional, disputó 50 minutos en un partido oficial en la serie de la fase clasificatoria de la Copa Argentina con Estudiantes de Río Cuarto, como local frente a Sportivo Belgrano de San Francisco.

(@SC_ESPN)
(@SC_ESPN)

Con Marcelo Bielsa en la platea, como un espectador más, el encuentro se jugó en el estadio "Antonio Cadini" de la ciudad cordobesa. El dueño de casa intentó dar vuelta el 1-2 sufrido como visitante el viernes pasado por la Fase Eliminatoria A de la competencia federal, sin embargo, se topó con la barrera infranqueable de Cosentino, el arquero del conjunto de San Francisco, que se transformó en figura, incluso atajándole un penal a Reynoso. Pero el 0-0 que eliminó a Estudiantes no opacó el reconocimiento al "Payasito", de 38 años, que regaló algunas perlas de las que solía ofrecer en sus épocas de mayor brillo.

Durante la primera etapa, Aimar exhibió estiletazos del frondoso talento que supo mostrar con las camisetas de River, Valencia, Zaragoza, Benfica, Johor Darul Takzim de Malasia y la Selección. Por ejemplo, a los nueve minutos, dibujó una acción que bien pudo haberse extraído de sus mejores épocas: en el borde del área grande, el Nº 10 enganchó de zurda para sacarse a su marcador y remató de derecha, esquinado, pero se encontró con la resistencia de Cosentino, portero de Sportivo Belgrano. A los 24′ sacó a pasear a un adversario, que lo golpeó y terminó amonestado. Y, a los 25′, la bajó de pecho con calidad y, de primera, habilitó a su compañero Comba con un pelotazo al claro.

(@SC_ESPN)
(@SC_ESPN)

Apenas permaneció cinco minutos en campo durante la segunda parte, tiempo suficiente como para volver a probar al arco: su remate no salió con la potencia necesaria y fue atajado una vez más por Cosentino. Luego, le indicó al entrenador que era momento de su salida; Sepúlveda, con el dorsal 17, se preparó para tomar su lugar. Todo el estadio se puso de pie para ovacionarlo y hasta el mismísimo Marcelo Bielsa aplaudió a rabiar para acompañar el "olé, olé, olé olé, Pablooo, Pablooo", que bajó de las tribunas. Conmovedor. 

"Es muy probable que sea mi último partido, mi despedida, y es bueno que no sea en un amistoso. La cuenta pendiente era esa, jugar por algo, más allá de que puede salir mal. Sin desafíos no se puede vivir", contó Aimar la semana pasada, al anunciar su retorno.

"Salió bien la locura. Hubiera sido más lindo que el equipo pasara de ronda. Yo no me voy a olvidar más de esto. Hoy debuté en la Primera de Estudiantes. Fue debut y despedida. Me gustó que sea así, jugar por algo, con mi hermano…", declaró luego del partido.

(@SC_ESPN)
(@SC_ESPN)

El "Payaso" había jugado su último partido como profesional el 31 de mayo del 2015, con la camiseta de River en un 2-0 ante Rosario Central. Pero se dio el gusto de compartir una cancha junto a su hermano Andrés. El ídolo de un tal Lionel Messi volvió a pisar un campo de juego para decir adiós en su ciudad natal, en el equipo que lo impulsó. La pelota también lo ovacionó.

LEA MÁS: