Crisis en INCAA: las razones de la salida de Luis Puenzo y cuál es el futuro del cine nacional

La movilización de trabajadores y cineastas al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales puso de manifiesto la grave situación que atraviesa el organismo. Los detalles del conflicto y quiénes podrían reemplazar al director

Télam
Télam

Este lunes se llevó adelante una movilización de diferentes sectores de la industria audiovisual frente a las puertas del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) en reclamo de cambios en las políticas para el sector. Algunas de las asociaciones convocantes exigieron también la renuncia del presidente del instituto, Luis Puenzo. Según todas las fuentes consultadas por Infobae Cultura, el director de La historia oficial ya perdió el apoyo político y su salida del cargo está decidida. Su reemplazante, confirmaron a este medio, sería una mujer y el anuncio de la salida del director se realizaría mañana.

Resta saber cómo se avanzará en la búsqueda de las soluciones a los problemas más acuciantes, entre ellos la posibilidad de que a fin de año el INCAA pierda su fuente de financiamiento.

“Me voy a reunir ahora con Puenzo. Va a haber cambios en el Incaa”, dijo el ministro nacional de la cartera cultural Tristán Bauer a IPNoticias al llegar a la sede de Lima, dando a entender que sus horas al frente del organismo estarían contadas. Según fuentes cercanas al ministerio, le ofrecerían el puesto a Lucrecia Cardoso, quien ya fuera directora del organimo entre 2014 y 2015 y que está al frente de la Secretaria de Desarrollo Cultural, por lo que su desplazamiento podría generar nuevos conflictos en la cartera cultural. El otro nombre que se escuchó en los pasillos fue el de Vanesa Ragone, presidenta de la Cámara Argentina de la Industria Cinematográfica, quien confirmó a este medio que no recibió ningún llamado, y que en este momento se encuentra trabajando en proyectos de producción.

Una protesta con accidentes y detenciones

Cuando el acto estaba finalizando efectivos de Policía de la Ciudad avanzaron sobre las personas presentes, empujándolas con sus escudos, y comenzó una represión que incluyó la detención de Juan Mascaró, presidente de Documentalistas Argentinos (DOCA) y representante de los directores del Consejo Asesor del INCAA y al menos tres estudiante de la ENERC. Los manifestantes intentaron evitar que trasladaran en un patrullero al primer estudiante detenido y allí se incrementó la violencia policial, de la que fueron víctimas incluso algunos periodistas que cubrían los sucesos. Alguno de los detenidos habría sido trasladado a la comisaría 1° y los otros permanecía retenidos a unas cuadras del lugar de los sucesos. El ministro de Cultura Tristán Bauer se dirigió a la sede del organismo rector del cine, pero antes de hablar con los manifestantes que permanecían en el lugar, informó que iba a interiorizarse sobre la situación de aquellas personas que permanecía bajo el control policial.

El reclamo más urgente, compartido por todo el sector, es la sanción de una ley que prorrogue la asignación de los impuestos directos que desde hace más de 25 años sostienen la producción audiovisual en el país, como lo explicó Hernán Findling, presidente de la Academia del Cine, en diálogo con Infobae.

Tristán Bauer, Luis Puenzo y Alberto Fernández
Tristán Bauer, Luis Puenzo y Alberto Fernández

Del acto realizado frente al INCAA participaron organizaciones y representantes de distintas actividades de la industria audiovisual, quienes manifestaron distintas situaciones que generaron la crisis grave que atraviesa el sector. Además de decisiones inmediatas que garanticen el financiamiento, se pidió por una política de distribución y exhibición que permita que el cine nacional tenga más llegada a los públicos en todo el país, por el desarrollo de políticas de federalización de la producción y el sostenimiento del cine independiente. Se pidió que se analicen políticas específicas para las producciones locales de las plataformas, que están produciendo una concentración de la producción en la región del AMBA, aprovechan la mano de obra calificada y barata a nivel internacional, más algunas ventajas impositivas respecto de otras formas de exhibición y que, aunque se desarrollan en el país, no reporta derechos de autor ni representan la diversidad de la cultura argentina. También se manifestaron trabajadores y estudiantes de la ENERC (escuela de cine dependiente del INCAA) reclamando por la decisión de cesar en su cargo a la secretaria académica a días de comenzado el ciclo lectivo, razón por la cual docentes, no docentes y graduados han decidido no iniciar las clases.

Otras razones del rechazo a Puenzo

A estos reclamos en los últimos días se sumó el rechazo al borrador de un decreto impulsado por Luis Puenzo para modificar el plan de fomento del cine. El miércoles pasado Puenzo lo habría elevado al ministro de cultura Tristán Bauer, con la intención que sea firmado por el presidente de la Nación. Aunque todo indica que el pedido del presidente del INCAA no prosperará, son muchas las personas del ámbito cinematográfico que advirtieron de la gravedad de la propuesta de Puenzo.

Incidentes En La Protesta De Trabajadores De Cine Frente Al Incaa

Además de las implicancias de este supuesto plan de fomento, el mismo no ha sido tratado por el Consejo Asesor, lo que es obligatorio según la ley de Cine. Horas antes de la movilización Paula Mastellone, representante del Noreste Argentino en el consejo, comentó a Infobae Cultura que el plan de fomento nunca fue compartido con ellos y que “una vez que se filtró el documento se solicitó a Presidencia que lo envié formalmente y se negó. Aún no hemos sido consultados por el plan”. Para ella, una de las representantes de las provincias en el cogobierno del INCAA, “El nuevo plan de fomento de Puenzo sería devastador las productoras de las provincias. Al igual que el aumento de costo medio, distorsiona todos los valores y escalas salariales, dando como resultado que solo puedan filmar las grandes productoras asociadas a canales o plataformas y que el audiovisual federal en vez acercarse, quede más relegado del sistema. El reclamo de las regiones se centra en el pedido de políticas activas para evitar la concentración de subsidios asignados a productoras de CABA”. La federalización es una de las grandes deudas de la actual gestión.

El costo medio de las películas es un monto que establece periódicamente el instituto y define la cifra que servirá para calcular los diferentes subsidios y beneficios que reciben las películas, según la calificación que el tipo de proyecto supone: presupuesto alto, medio o bajo. El mismo pasó a comienzo de este mes de 25 millones de pesos, importe definido en septiembre de 2019, a 96 millones. Considerando que el presupuesto anual disponible por el INCAA para el fomento es de aproximadamente 2500 millones de pesos, este aumento podría implicar una disminución real en la cantidad de películas producidas, priorizando la producción de películas de mayor impacto comercial en detrimento del cine independiente.

Luis Puenzo
Luis Puenzo

En ese sentido se manifestó Vanessa Ragone, presidenta de la Cámara Argentina de la Industria Cinematográfica. “Lo que expresa ese borrador que circula extraoficialmente está en línea con lo que ha dicho Luis Puenzo desde diciembre 2019, cuando asumió con presidente del INCAA: la prioridad, según él considera que es lo que la ley de cine establece, es fomentar películas de ‘presupuesto medio’. Al subir el costo medio de una película de 25 millones a 96 millones de pesos, lo que se propone es destinar el mayor financiamiento a películas de casi 100 millones de pesos, afectando de manera muy directa a las películas de menor presupuesto (que son la mayoría que se hacen hoy en Argentina) ya que, según ese borrador, esas películas recibirían un porcentaje menor de subsidios. Es difícil entender una propuesta de fomento estatal que decida fomentar menos a quienes más lo necesitan (primeras películas, películas regionales, documentales, films experimentales), es decir todo aquello que depende menos del mercado y más del fomento público, y que representa el espacio de diversidad y pluralidad de voces que toda industria cultural necesita”. Según Javier Diment, director de El apego, estas medidas afianzan una cultura de mercado en la que las productoras medianas y pequeñas no tienen lugar, porque “generan códigos y lecturas que se escapan a las lógicas del mercado”.

Por otra parte, en una nota dirigida a Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner y Tristán Bauer, miembros del Consejo Asesor del INCAA, apoyados por más de 30 entidades del cine de todo el país, reclamaron por la puesta en marcha de este órgano de cogobierno del instituto, al que Puenzo niega legitimidad. Por ley este consejo tiene como función “aprobar o rechazar los actos realizados por el presidente del INCAA”. Según los firmantes de la nota “la actitud de la actual gestión del INCAA reviste un carácter antidemocrático que se plasma en infinidad de conductas arbitrarias desde que el Consejo Asesor está en funcionamiento”.

zzzznacp2NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, ABRIL 11: El Colectivo de Cineastas realiza una manifestación frente al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), en protesta al decreto presidencial que reducirá la participación de los fondos del Estado en las peliculas argentinas. Foto NA: DANIEL VIDESzzzz
zzzznacp2NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, ABRIL 11: El Colectivo de Cineastas realiza una manifestación frente al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), en protesta al decreto presidencial que reducirá la participación de los fondos del Estado en las peliculas argentinas. Foto NA: DANIEL VIDESzzzz

Para Juan Mascaró, miembro del mencionado consejo y que conversó con Infobae antes de la movilización, el intento de imponer un plan de fomento por decreto presidencial implica la violación de la ley, porque el mismo debería contar con la aprobación de la Asamblea Federal. “La Asamblea diseña las políticas, el presidente del INCAA las ejecuta, y el Consejo Asesor aprueba o rechaza las decisiones, como si fueran el poder legislativo, el ejecutivo y la corte suprema. Eso hoy no está funcionando para nada. Nunca funcionó bien, pero diría que hoy menos que nunca”.

Respecto del borrador de plan de fomento, en su artículo 1° indica que se puede utilizar como máximo el 50% del presupuesto del INCAA al financiamiento de la producción, lo cual implica una sutil diferencia con lo determinado por la ley, que señala que debe utilizarse el 50%. Si se hubiera puesto en marcha este proyecto, el presidente del instituto estaría facultado a disminuir el porcentaje del total destinado a impulsar la producción audiovisual, y eso fue señalado por todos los referentes consultados. “Esa es una medida que directamente estanca, elimina la producción sistemática de películas, porque este podría usar para otras cosas el dinero y no para la producción y los subsidios a películas nacionales, que es lo que determina la ley”, aseguró Mascaró.

Luis Puenzo y Alberto Fernández
Luis Puenzo y Alberto Fernández

Por otro lado el articulado pondría límites a qué segmentos de gastos podrían subsidiarse y con qué límites. “Son topes a distintos rubros de rendición de gastos o de salarios dentro de una película, y haciendo las cuentas para cualquier caso, no importa el género o el tipo de película, casi nunca implicaría a la mitad del costo de producción de la misma. Eso obliga a quien produce a tener que asociarse en producciones internacionales o con canales de televisión o con plataformas, y los que están en posición de poder hacer eso son solo las grandes productoras, no más de 10 en todo el país. Esa es una medida que concentra aún más de lo que ya venían haciendo los planes de fomento anteriores. Esto es lo que terminó de rebalsar el vaso y movilizó a toda la comunidad hoy frente al INCAA”, concluyó Mascaró.

Distintas asociaciones de productores, realizadores y representantes del sector han enviado notas al ministro de cultura, Tristán Bauer, como a las autoridades del Instituto. En las mismas se coincide en reclamar que el INCAA encabece el reclamo del sector por la inminencia de la caducidad del financiamiento de la cultura; la definición de un nuevo plan de fomento con acuerdo de todos los sectores de la producción, que reemplace el impuesto por la gestión anterior que profundizó la concentración en el ámbito metropolitano y benefició a grandes empresas; la puesta en funcionamiento inmediato del Consejo Asesor como marca la ley; el impulso a los festivales nacionales, como una de las políticas federales fundamentales para la circulación del cine nacional en todo el país; la definición de una política que impida la concentración de la producción en manos de las plataformas, promoviendo una cultura argentina diversa y federal, con impulso a los sectores con menor acceso a los sistemas de financiamiento; la creación de un gravamen a los nuevos modos de exhibición audiovisual, como ya existe con las entradas de cine y la televisión; el cumplimiento de la cuota de pantalla para el cine argentino, la puesta en marcha del circuito de cines estatales y de la Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional (CINAIN), así como el llamado a concurso para los cargos directivos de la ENERC, entre otras medidas. Estos reclamos son sostenidos por asociaciones como Directores Argentinos Cinematográficos (DAC), Colectivo de cineastas, DOCA, CAIC, Asociación de Productores Independientes de Medios Audiovisuales (APIMA) y Red Argentina de Festivales y Muestras Audiovisuales (RAFMA), entre otras organizaciones del sector.

(Foto: NA / Daniel Vides)
(Foto: NA / Daniel Vides)

La crisis que se anunciaba por la posible finalización de la disponibilidad de fondos que financian a la cultura, ha tomado un cariz diferente en la industria audiovisual. En estas horas se aguardan definiciones que permitan encauzar el diálogo con los actores de la producción y los organismos de todo el país que reclaman también que se atiendan las demandas atrasadas de las diferentes provincias.


SEGUIR LEYENDO



TE PUEDE INTERESAR